Sto­ra­ro, el ci­neas­ta que do­mó la luz

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Adiós al ce­lu­loi­de

res”. El ci­neas­ta des­gra­na con de­ta­lle ca­da se­cuen­cia de aque­lla pri­me­ra de sus seis co­la­bo­ra­cio­nes con Sau­ra, de los sím­bo­los que se es­con­den en ca­da ac­tua­ción. “Sen­tí tal épi­ca y dis­fru­te en nues­tra la­bor co­mún... Nun­ca he po­di­do re­cha­zar sus pro­pues­tas. Siem­pre he­mos ha­bla­do mu­cho y por eso afron­ta­mos de ma­ne­ra tan dis­tin­ta re­tos co­mo Tan­go o Io, Don Gio­van­ni. Ca­da uno re­que­ría un cam­bio de pa­ra­dig­ma”.

Ahon­dar en su ca­rre­ra su­po­ne su­mer­gir­se en la pa­sión de su pa­dre. “Era pro­yec­cio­nis­ta en los es­tu­dios Lux Film, aquí en Ro­ma. A los 11 años em­pe­cé a es­tu­diar fo­to­gra­fía por­que él me em­pu­jó. Soy pro­duc­to de sus sue­ños; lo­gró con­ta­giar­me ese amor”. Nun­ca, por tan­to, ha pen­sa­do en de­di­car­se a otra co­sa. “Y por eso si­go tra­ba­jan­do: por­que no es un tra­ba­jo”.

Com­pa­gi­nó los es­tu­dios con vi­si­tas a mu­seos pa­ra ana­li­zar en de­ta­lle los cua­dros. Y a los 24 sus pa­sos se cru­za­ron con los de Ber­nar­do Ber­to­luc­ci: La es­tra­te­gia de la ara­ña, La lu­na, El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís… El pri­mer Os­car le lle­gó en 1980 con Apo­caly­pse Now, de Cop­po­la; el se­gun­do dos años des­pués por Ro­jos, deWa­rren Beatty, y el ter­ce­ro en 1988 con El úl­ti­mo em­pe­ra­dor, de Ber­to­luc­ci.

“Ca­da pe­lí­cu­la plas­ma la re­so­lu­ción de un con­flic­to, el de la luz y la os­cu­ri­dad. Y ma­ne­jas in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des con la luz, con las som­bras y los co­lo­res. El ar­te na­ce cuan­do acier­tas con tus de­ci­sio­nes en la com­po­si­ción, los mo­vi­mien­tos y esa luz”. Pa­re­ce con­tra­de­cir­se cuan­do se le pre­gun­ta por el fas­ci­nan­te pa­re­ci­do en pla­ni­fi­ca­ción y ro­da­je en­tre la se­cuen­cia wag­ne­ria­na de Apo­caly­pse Now del ata­que con he­li­cóp­te­ros a un po­bla­do viet­na­mi­ta y un Vit­to­rio Sto­ra­ro lla­ma la aten­ción so­bre la se­gun­da gran tra­ge­dia que en­ca­ra la con­ser­va­ción de las pe­lí­cu­las. “Pri­me­ro fue la ca­rre­ra por pre­ser­var el ce­lu­loi­de. Bueno, es­ta­mos en ello. Pe­ro aho­ra ya te­ne­mos la cons­tan­cia de que los ar­chi­vos di­gi­ta­les no son eter­nos, que se co­rrom­pen. La gen­te an­da equi­vo­ca­da con la eter­ni­dad in­for­má­ti­ca. En un lus­tro esos ar­chi­vos des­apa­re­cen”. Con to­do, hay so­lu­ción. “He apa­dri­na­do un sis­te­ma que ha desa­rro­lla­do Ko­dak pa­ra con­ser­var el ci­ne di­gi­tal y en Ma­drid voy a mos­trar­lo, por­que es fun­da­men­tal pa­ra las fil­mo­te­cas. Se lla­ma DOTS [por Di­gi­tal Op­ti­cal Tech­no­logy Sys­tem] y usa lá­se­res pa­ra co­di­fi­car te­ra­bits de da­tos. No per­da­mos el tiem­po; apli­qué­mos­lo”, re­sal­ta. no­ti­cie­ro ale­mán so­bre un avión ger­mano que apa­re­ce en un no­do de 1944. Am­bos, con La ca­bal­ga­ta de las val­qui­rias a to­do tra­po. “No lo co­no­cía, pe­ro creo que ten­go la ex­pli­ca­ción. Ese es uno de los tres mo­men­tos de Apo­caly­pse Now que ro­da­mos sa­bien­do de an­te­mano la mú­si­ca que le acom­pa­ña­ría. Y con la idea que que­ría­mos fil­mar y con Wag­ner so­lo pue­des po­ner la cá­ma­ra en un pun­to”.

Sto­ra­ro lle­ga al co­ra­zón de la conversación: “El ci­ne nun­ca es reali­dad, es in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad. El ci­ne no son imá­ge­nes ni so­ni­do; son ideas. No hay na­da más im­por­tan­te, ni diá­lo­gos ni per­so­na­jes. Ten cla­ro el con­cep­to; el res­to... cho­rra­das”. Se mues­tra igual de ro­tun­do so­bre la muer­te del ce­lu­loi­de. “No hay du­da. El di­gi­tal me­jo­ra nues­tra la­bor, de la tec­no­lo­gía en el ro­da­je a la pos­pro­duc­ción o el al­ma­ce­na­mien­to de las imá­ge­nes. Cop­po­la tam­bién su­po ver­lo y ya in­ten­ta­mos ha­cer al­go dis­tin­to en Co­ra­zo­na­da. Pro­pu­so ro­dar­la del ti­rón, con to­das las cá­ma­ras dis­po­ni­bles, pa­ra bus­car esa nue­va na­rra­ti­va. Tu­ve que pa­rar­le: lle­va­ba ra­zón, pe­ro no en ese mo­men­to. Dos años más tar­de, sí hu­bie­ra si­do po­si­ble con los sis­te­mas ro­bo­ti­za­dos y la al­ta de­fi­ni­ción. Sí, el ce­lu­loi­de es pre­cio­so, pe­ro la tec­no­lo­gía nos es­tá lle­van­do a otro mun­do. Creo que me­jor. En 2010, tras Fla­men­co, fla­men­co, yo pa­ré, es­tu­dié las po­si­bi­li­da­des, re­fres­qué mis plan­tea­mien­tos. No hay dis­cu­sión po­si­ble”.

¿Se­gui­rá tra­ba­jan­do con Allen? “Si se re­fie­re a las acu­sa­cio­nes, pa­ra mí Woody no es un mons­truo, sino una víc­ti­ma. En cuan­to a lo ci­ne­ma­to­grá­fi­co, ca­da di­rec­tor tie­ne su es­ti­lo vi­sual, y no ol­vi­do que es­tán con­tan­do su historia. Lle­vo tres pe­lí­cu­las con Allen y me su­bor­dino a lo que pi­de. Mu­chas de ellas na­cen co­mo tan­tas otras de Fe­lli­ni: de sus re­cuer­dos in­fan­ti­les. ¿Sa­ben lo úni­co que com­par­ten los di­rec­to­res ge­nia­les? Aman lo que ha­cen”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.