Psi­quia­tría y cri­men en la sór­di­da Nue­va York de 1900

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

The Alie­nist co­mien­za con la ex­pli­ca­ción de su tí­tu­lo, tan­to en la no­ve­la ori­gi­nal de Ca­leb Carr co­mo en su adap­ta­ción te­le­vi­si­va. Co­mo re­cuer­dan am­bas, an­tes del si­glo XX los en­fer­mos men­ta­les eran alie­na­dos, apar­ta­dos de la so­cie­dad. Y sus mé­di­cos, alie­nis­tas. Así se abre la po­pu­lar no­ve­la po­li­cía­ca, pu­bli­ca­da ori­gi­nal­men­te en 1994, y su ver­sión en una se­rie de 10 ca­pí­tu­los. Una historia don­de las an­dan­zas de Theo­do­re Roo­se­velt o de J. P. Mor­gan, an­tes de ser pre­si­den­te de EE UU y mag­na­te, se mez­clan con la mi­ra­da al Nue­va York po­bre de fi­nes del XIX.

La se­rie cuen­ta con nom­bres co­mo Cary Fu­ku­na­ga, John Say­les, Eric Roth, Pa­co Ca­be­zas (quien di­ri­gió dos en­tre­gas) o Hos­sein Ami­ni en su equi­po crea­ti­vo. “Mi ce­re­bro ex­plo­tó cuan­do pen­sa­ron en mí pa­ra en­car­nar a Lasz­lo Kreiz­ler”, el alie­nis­ta del tí­tu­lo, di­ce a EL PAÍS el ac­tor his­pa­no­ger­mano Da­niel Brühl. Su tra­ba­jo co­mo el pri­mer cri­mi­nó­lo­go que mez­cla la psi­quia­tría y la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial no so­lo es uno de los pa­pe­les que más le han in­tere­sa­do co­mo ac­tor; ade­más, hay un la­zo per­so­nal, ya que su es­po­sa, Fe­li­ci­tas Rom­bold, es psi­có­lo­ga. “Me re­co­men­dó que me psi­coa­na­li­za­ra pa­ra en­con­trar mis de­mo­nios y en­ten­der a mi ad­ver­sa­rio”, re­cuer­da.

Jun­to a Brühl, quien en­ca­be­za un re­par­to en el que tam­bién fi­gu­ran Lu­ke Evans y Da­ko­ta Fan­ning, el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la ver­sión es esa Nue­va York de fi­na­les del XIX y co­mien­zos del si­glo pasado, re­cons­trui­da con to­do de­ta­lle en Bu­da­pest.

Des­de la pu­bli­ca­ción del li- bro, el pro­ble­ma pa­ra adap­tar­la fue có­mo re­crear la sor­di­dez de esa ciu­dad emer­gen­te a cos­ta de los más dé­bi­les. Pri­me­ro se pen­só en ha­cer­lo en Ca­na­dá. Más tar­de, in­clu­so en la pro­pia Nue­va York. Pe­ro cuan­do no sa­lían los nú­me­ros, las ayu­das fis­ca­les a la pro­duc­ción fíl­mi­ca que con­ce­de la ca­pi­tal hún­ga­ra con­vir­tie­ron Bu­da­pest la Gran Man­za­na. “He­mos de re­sal­tar el ni­vel de de­ta­lle que he­mos con­se­gui­do al ro­dar aquí”, afir­ma la di­se­ña­do­ra de pro­duc­ción Ma­ra LePe­re-Schloop du­ran­te la vi­si­ta al set.

Ro­da­da en dos es­tu­dios, la se­rie re­pro­du­ce los tres ba­rrios en que trans­cu­rre la tra­ma: el lu­gar de re­si­den­cia de Kreiz­ler y la al­ta so­cie­dad, otro de cla­se me­dia y un pun­to en los ba­rrios ba­jos don­de so­bre­vi­vir es un lu­jo. Los sets son prác­ti­cos, cons­trui­dos pa­ra apor­tar a los in­tér­pre­tes el am­bien­te en el que se desen­vuel­ven. “Es un mun­do que se ex­tien­de más del do­ble en al­tu­ra y su­per­fi­cie gra­cias a los efec­tos es­pe­cia­les”, ex­pli­ca LePe­re-Schloop.

Mu­chos de los edi­fi­cios ya exis­tían, co­mo la ópe­ra o la es­ta­ción de au­to­bu­ses, re­con­ver­ti­da pa­ra la oca­sión. To­do pa­ra re­crear un am­bien­te co­mo el de los lar­go­me­tra­jes La edad de la inocen­cia o Éra­se una vez en Amé­ri­ca, pe­ro en te­le­vi­sión.

“No hay na­da que en­vi­diar en­tre am­bos me­dios”, di­ce Lu­ke Evans, quien ya tra­ba­jó an­tes en un Bu­da­pest con­ver­ti­do en el Bal­ti­mo­re en 1846 pa­ra El enig­ma del cuer­vo. “Aquí he­mos lo­gra­do la mis­ma in­ten­si­dad, pe­ro du­ran­te 10 ho­ras”, pro­si­gue. Brühl le se­cun­da: “Si hay al­go que me gus­ta de The Alie­nist es que re­cuer­da a lo me­jor, a Poe, a Jeckyl y Hy­de, a Jack el Des­tri­pa­dor...”.

La se­rie se desa­rro­lla en más de trein­ta es­ce­na­rios. Lo más com­ple­jo fue re­crear los bur­de­les es­pe­cia­li­za­dos en pe­dofi­lia, pa­ra lo que LePe­reS­chloop con­tó con do­cu­men­ta­ción del Mu­seo Lo­wer East Si­de Te­ne­ment.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.