CLA­VES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es bien sa­bi­do que el chi­va­to tie­ne una ma­la repu­tación y que es­ta se ges­ta en el pa­tio del co­le­gio. El soplón cae mal por­que qui­ta a quien co­me­te la fal­ta el mé­ri­to de ha­ber sa­bi­do ocul­tar­la. Y por­que rom­pe el or­den na­tu­ral de las co­sas, se­gún el cual al alumno le com­pe­te ha­cer y al pro­fe­sor des­cu­brir (y cas­ti­gar).

En el mun­do de los adul­tos los chi­va­tos tam­bién cues­tio­nan el or­den na­tu­ral de las co­sas. El es­ta­ble­ci­do por la co­rrup­ción y la ile­ga­li­dad en una em­pre­sa o en una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Se jue­gan el ti­po y ha­cen al­go por no­so­tros, al pre­ser­var un bien co­lec­ti­vo. Pe­ro no to­dos los chi­va­tos son igua­les.

Tie­nen ven­ta­ja quie­nes des­cu­bren las ma­las prác­ti­cas de una em­pre­sa pri­va­da te­nien­do una sa­li­da. Pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos, pro­te­gi­dos por una re­gu­la­ción am­plia y con com­pe­ten­cias trans­fe­ri­bles. Los de­la­to­res de la vio­la­ción de da­tos en Fa­ce­book, por ejem­plo, res­pon­den a ese per­fil. En es­tos ca­sos el im­pac­to de la de­nun­cia afec­ta fun­da­men­tal­men­te a la repu­tación de la em­pre­sa.

En cam­bio, la de­nun­cia en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca sue­le con­cre­tar­se en nom­bres, ape­lli­dos y afi­lia­ción par­ti­dis­ta. Por eso pue­de que­dar más fá­cil­men­te en­ma­ra­ña­da en el jue­go de ban­dos po­lí­ti­cos e in­clu­so ser cues­tio­na­da o fis­ca­li­za­da. El cos­te per­so­nal pa­ra el fun­cio­na­rio que de­la­ta es es­tar con­de­na­do a con­vi­vir con la red que ha de­nun­cia­do, sin op­ción sa­li­da.

Peor lo tie­nen los tra­ba­ja­do­res no fun­cio­na­rios. Por­que a la ma­ra­ña po­lí­ti­ca tras la de­nun­cia se aña­de su vul­ne­ra­bi­li­dad la­bo­ral. Y si lle­van lar­go tiem­po en la ad­mi­nis­tra­ción, me­nos opor­tu­ni­da­des en el sec­tor pri­va­do. Así, sien­do tra­ba­ja­do­res de se­gun­da por lo que a es­ta­bi­li­dad se re­fie­re, se con­vier­ten en chi­va­tos de pri­me­ra por su he­roi­ci­dad (o te­me­ri­dad).

Pre­ser­var la éti­ca en la so­cie­dad no pue­de es­tar en ma­nos de hé­roes, sino de per­so­nas a quie­nes se ofrez­can ga­ran­tías pa­ra de­la­tar el frau­de. ¿Cuán­tas? Las que ase­gu­ren la de­nun­cia en las con­di­cio­nes me­nos fa­vo­ra­bles. To­da­vía se­gui­mos es­pe­ran­do a que esas ga­ran­tías se le­gis­len. Mien­tras tan­to, ten­dre­mos que en­co­men­dar­nos a los hé­roes oca­sio­na­les. A los ben­di­tos chi­va­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.