Es­tu­pi­dez in­con­ce­bi­ble

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En su re­la­to de los orí­ge­nes de la I Gue­rra Mun­dial, el his­to­ria­dor Max Has­tings ci­ta la con­ver­sa­ción en­tre un es­tu­dian­te y un al­to man­do bri­tá­ni­co. El es­tu­dian­te su­gie­re que “so­lo una es­tu­pi­dez in­con­ce­bi­ble por par­te de los es­ta­dis­tas” pue­de pre­ci­pi­tar la gue­rra. “Esa es­tu­pi­dez in­con­ce­bi­ble es jus­to lo que vas a te­ner”, re­pli­ca el al­to man­do. Em­ma­nuel Ma­cron ex­pli­có ayer que el “na­cio­na­lis­mo egoís­ta” ga­na te­rreno y pue­de me­ter a Eu­ro­pa en un am­bien­te de “gue­rra ci­vil”, en­tre de­mo­cra­cias li­be­ra­les y go­bier­nos au­to­ri­ta­rios. Los gran­des paí­ses de la UE ha­bían lo­gra­do con­te­ner los po­pu­lis­mos y que pa­re­cie­ra que ese era un fe­nó­meno an­glo­sa­jón, has­ta que Ita­lia nos des­per- tó de ese en­sue­ño. Ma­cron mien­ta la bi­cha por­que le ha vis­to las ore­jas a Le Pen, pe­ro su aná­li­sis va­le pa­ra el con­ti­nen­te en­te­ro. Por­que hay dos es­ce­na­rios po­si­bles. Eu­ro­pa pue­de sa­lir de la Gran Re­ce­sión con recetas de cor­te so­cio­li­be­ral y re­for­mis­ta, en un re­me­do del con­sen­so que emer­gió tras las gue­rras mun­dia­les. O que­dar­se de bra­zos cru­za­dos vien­do có­mo la ra­bio­sa es­pu­ma po­pu­lis­ta po­ne en pe­li­gro la UE, la cons­truc­ción más au­daz del úl­ti­mo me­dio si­glo: una nue­va es­tu­pi­dez in­con­ce­bi­ble.

Mien­tras eso se de­ci­de, el ai­re se car­ga de con­tra­dic­cio­nes y la po­lí­ti­ca pro­ta­go­ni­za un gi­ro sen­ti­men­tal, ro­man­ti­coi­de, con el mie­do co­mo mo­tor. To­da Eu­ro­pa se ras­ga las ves­ti­du­ras con Trump, pe­ro acep­ta que Tur­quía si­ga sien­do el pa­tio tra­se­ro de la UE. To­da Eu­ro­pa echa pes­tes de los po­pu­lis­tas, pe­ro na­die le pi­de ex­pli­ca­cio­nes al PP eu­ro­peo por dar co­bi­jo a Vik­tor Or­bán. To­da Eu­ro­pa abo­mi­na del muro en­tre EE UU y Mé­xi­co, pe­ro mi­ra a otro la­do con el de Bul­ga­ria y Tur­quía. To­da Eu­ro­pa, en fin, se echa las ma­nos a la ca­be­za por la ma­dre de to­das las cri­sis: la rup­tu­ra de la re­la­ción go­ber­nan­te-go­ber­na­do, el co­lap­so gra­dual de la de­mo­cra­cia li­be­ral, al que pa­ra­dó­ji­ca­men­te Ma­cron —la ex­pre­sión más lo­gra­da del nue­vo or­den o caos post-li­be­ral— pue­de ha­ber con­tri­bui­do co­mo en­te­rra­dor de los gran­des par­ti­dos.

Di­cen que cual­quie­ra pue­de con­ver­tir un lo­ro en un gran eco­no­mis­ta: bas­ta con en­se­ñar­le las pa­la­bras ofer­ta y de­man­da. A ve­ces pa­sa que pa­ra que­dar co­mo un gran es­ta­dis­ta pa­re­ce va­ler con de­cir re­for­ma, de­mo­cra­cia, re­fun­da­ción, esas co­sas. Ma­cron ha si­do un lo­ro es­tu­pen­do: do­mi­na los con­cep­tos de ofer­ta y de­man­da, de de­mo­cra­cia y re­for­ma. Le que­da lo más di­fí­cil, triun­far don­de los de­más han fra­ca­sa­do y con­ven­cer a Mer­kel de que el eu­ro ne­ce­si­ta al­go más que par­ches pa­ra que la pró­xi­ma cri­sis no se lo lle­ve por de­lan­te; esa se­ría la in­vi­ta­ción de­fi­ni­ti­va a los po­pu­lis­tas, el fin de la UE. “El que pue­de ac­tuar, ac­túa. Y el que no pue­de y su­fre por no po­der ac­tuar, ese es­cri­be”, de­cía Scott Fitzgerald. Ma­cron es­cri­be be­llí­si­mos dis­cur­sos (a ve­ces con un ex­tra­ño y me­lan­có­li­co clima Fitzgerald, por cier­to), pe­ro en lo que res­pec­ta a Eu­ro­pa de­be­ría pa­sar a la ac­ción pa­ra evi­tar in­con­ce­bi­bles es­tu­pi­de­ces.

Su pro­ble­ma es que Mer­kel es más de Tols­toi que de Fitzgerald. “To­do el mal pro­ce­de del ha­cer”. Esa fra­se del ge­nio ru­so es el leit­mo­tiv de la can­ci­ller des­de ha­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.