A la es­cu­cha... de la Fran­cia eu­ro­peís­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un­pre­si­den­te sin es­cu­do, so­lo an­te los ciu­da­da­nos. Una ho­ra y me­dia de pre­gun­tas y res­pues­tas, sin guion. Un ejer­ci­cio de de­mo­cra­cia de ba­se: de per­sua­sión y de es­cu­cha.

Em­ma­nuel Ma­cron, des­pués de un de­ba­te de dos ho­ras y me­dia con los eu­ro­dipu­tados en el Par­la­men­to de Es­tras­bur­go, se tras­la­dó a 140 ki­ló­me­tros de ahí, a Épi­nal, pe­que­ña ciu­dad de la re­gión mon­ta­ño­sa de los Vos­gos con un eco po­ten­te en el ima­gi­na­rio fran­cés. La ex­pre­sión “es­tam­pa de Épi­nal”, que alu­de a imá­ge­nes de es­ce­nas in­ge­nuas e idea­li­za­das po­pu­la­ri­za­das en el si­glo XIX, de­no­ta un lu­gar co­mún y al­go cur­si. Y Épi­nal y los Vos­gos fue­ron, a fi­na­les del si­glo XX, el feu­do político de Phi­lip­pe Sé­guin, quien, ade­más de ser uno de los úl­ti­mos pe­sos pe­sa­dos del gau­llis­mo, tam­bién fue uno de los eu­ro­es­cép­ti­cos más há­bi­les e in­te­li­gen­tes.

Por la ma­ña­na, Ma­cron, al que de ado­les­cen­te mar­có el de­ba­te te­le­vi­sa­do en­tre Sé­guin y el pre­si­den­te Fra­nçois Mit­te­rrand so­bre el Tra­ta­do de Maas­tricht, en 1992, es­cu­chó e in­ten­tó per­sua­dir a los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo eu­ro­peo en Es­tras­bur­go. Por la tar­de, se pre­sen­tó an­te unos 300 fran­ce­ses que acu­die­ron a las 18.30 al cen­tro de con­gre­sos de Épi­nal pa­ra inau­gu­rar un ex­pe­ri­men­to in­cier­to del ma­cro­nis­mo: unas “consultas ciu­da­da­nas” que de­ben ser­vir has­ta oc­tu­bre pa­ra re­co­ger las in­quie­tu­des e ideas de los eu­ro­peos so­bre el fu­tu­ro del club a lo lar­go de to­da la UE.

“Soy proeu­ro­peo. Y pro-Ma­cron”, de­cía an­tes de en­trar Jea­nJac­ques Weis­rock, un exem­plea­do de una em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca, aho­ra ju­bi­la­do. “Por fin te­ne­mos un pre­si­den­te de ver­dad”, aña­dió jun­to a él Ch­ris­ti­ne Jan­nin, tam­bién ju­bi­la­da. “Es­toy se­gu­ro de que has­ta los es­pa­ño­les nos en­vi­dian”, son­rió Wei­sorcj, con­ven­ci­do de que Ma­cron, tras dos man­da­tos co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, pue­de ser el pri­mer pre­si­den­te de Eu­ro­pa ele­gi­do por su­fra­gio uni­ver­sal. Gran par­te del pú­bli­co es­ta­ba con­ven­ci­do de an­te­mano. “Hay que re­co­brar la sal de aque­llos debates”, co­men­zó Ma­cron en re­fe­ren­cia al de­ba­te en­tre Sé­guin y Mit­te­rrand.

La es­ce­no­gra­fía re­cor­da­ba a las reunio­nes de po­lí­ti­cos es­ta­do- uni­den­ses con sus vo­tan­tes, los lla­ma­dos town hall mee­tings, un ri­tual de­mo­crá­ti­co en el que el lí­der ha­bla de tú a tú al ciu­da­dano, y le rin­de cuen­tas. El político a ras de sue­lo, mi­cró­fono en mano, y de pie. Al­re­de­dor, los ciu­da­da­nos sen­ta­dos. El político re­par­te el turno de pa­la­bra, y los ciu­da­da­nos se le­van­tan pre­gun­tan­do lo que desean, y el político se las arre­gla pa­ra res­pon­der, pa­ra de­fen­der­se, pa­ra con­ven­cer.

A Ma­cron le pre­gun­ta­ron por la vi­gen­cia de las iden­ti­da­des na- cio­na­les en la Eu­ro­pa fu­tu­ra, por las be­cas Eras­mus, por el sis­te­ma ban­ca­rio, por la in­ter­ven­ción bé­li­ca en Li­bia, por los pro­yec­tos es­pa­cia­les de Eu­ro­pa y por la dis­cri­mi­na­ción de las mu­je­res. “La ver­güen­za ha cam­bia­do de cam­po. Ha pasado al la­do de los que dis­cri­mi­nan”, di­jo. “No hay que per­der el mo­men­tum”, aña­dió. Es de­cir, el vien­to fa­vo­ra­ble. Tam­bién le pre­gun­ta­ron por su “vi­sión” so­bre Eu­ro­pa den­tro de 20 años. Y res­pon­dió que cons­ta­ría de va­rios círcu­los y el más am­plio lle­ga­ría “has­ta Tur­quía y Ru­sia”. De­jó en el ai­re si es­tos paí­ses es­ta­rán den­tro o fue­ra. “¿Cuán­do ha­brá un car­né de iden­ti­dad eu­ro­peo?”, pre­gun­tó un ni­ño. “Hay que crear un car­né de iden­ti­dad eu­ro­peo”, res­pon­dió.

Es la pa­ra­do­ja de las “consultas ciu­da­da­nas”. Des­ti­na­das a fo­men­tar el de­ba­te de ba­se en­tre los ciu­da­da­nos, son un ejer­ci­cio idea­do y or­ga­ni­za­do por los Go­bier­nos. En un mo­men­to en que mi­llo­nes de eu­ro­peos vo­tan a par­ti­dos con­tra­rios a la UE, y en una re­gión, los Vos­gos, don­de uno de es­tos par­ti­dos, el Fren­te Na­cio­nal, ga­nó en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, es­tas vo­ces no se es­cu­cha­ron. No hu­bo pre­gun­tas hos­ti­les, y po­cas in­có­mo­das. Fal­ta­ba me­dia Eu­ro­pa, y me­dia Fran­cia en Épi­nal. El ries­go de las va­lio­sas “consultas ciu­da­da­nas” es que aca­ben con­ver­ti­das en au­tén­ti­cas “es­tam­pas de Épi­nal”. ex­per­tos, esa pro­pues­ta equi­val­dría a en­te­rrar uno de los pi­la­res de la re­for­ma de la eu­ro­zo­na.

Más allá de los tec­ni­cis­mos, lo cier­to es que la pro­pues­ta es un ata­que a una de las gran­des lí­neas maes­tras del cuar­to man­da­to de Mer­kel. Los par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res son cons­cien­tes de que to­do lo que hue­la a so­cia­li­zar deu­das y fi­nan­ciar des­gra­cias aje­nas pro­vo­ca re­cha­zo en el con­tri­bu­yen­te ale­mán. Pe­ro tam­bién te­men ce­der el mo­no­po­lio de la eu­ro­rre­ti­cen­cia a las dos for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que han en­tra­do con fuer­za en el Par­la­men­to: li­be­ra­les (FDP) y ul­tra­de­re­cha (AfD).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.