Po­lo­nia pierde la ba­ta­lla ju­rí­di­ca en la UE por la ta­la de un bos­que

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Fa­llo sin cas­ti­go

El pul­so en­tre Bru­se­las y Po­lo­nia a cuen­ta de la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal se ha sal­da­do a fa­vor de Bru­se­las. El Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE dic­ta­mi­nó ayer que el Go­bierno de Var­so­via in­frin­gió las nor­mas al au­to­ri­zar la ta­la de ár­bo­les en un bos­que pro­te­gi­do. El li­ti­gio por es­ta re­ser­va na­tu­ral se ha­bía con­ver­ti­do en sím­bo­lo de la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de las re­glas eu­ro­peas por par­te de Po­lo­nia y de los in­ten­tos co­mu­ni­ta­rios de po­ner­le coto.

El pasado ju­lio, la Co­mi­sión Eu­ro­pea lle­vó al Eje­cu­ti­vo po­la­co an­te la jus­ti­cia por au­to­ri­zar una ta­la que po­nía en ries­go el es­pa­cio Na­tu­ra 2000 Puszc­za Bia­lo­wies­ka, uno de los bos­ques na­tu­ra­les me­jor con­ser­va­dos del con­ti­nen­te. Po­lo­nia ar­gu­men­ta­ba que el ob­je­ti­vo era lu­char con­tra la pro­pa­ga­ción de un pa­rá­si­to que ame­na­za las es­pe­cies, pe­ro la re­ti­ra­da de ár­bo­les su­pues­ta­men­te da­ña­dos afec­tó a más de la mi­tad de la su­per­fi­cie to­tal del bos­que, de más de 60.000 hec­tá­reas. Y la pro­duc­ción de ma­de­ra en ese te­rri­to­rio se tri­pli­có.

En su sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va, el tri­bu­nal con se­de en Lu­xem­bur­go cons­ta­ta que la ges­tión fo­res­tal del Go­bierno po­la­co “con­du­ce a la des­apa­ri­ción de una par­te del lu­gar” y que lo que Po­lo­nia pre­sen­ta­ba co­mo re­me­dios al im­pac­to del pa­rá­si­to “no pue­den cons­ti­tuir me­di­das que ga­ran­ti­cen la con­ser­va­ción de di­cho lu­gar”. Re­pro­cha, ade­más, que las au­to­ri­da­des po­la­cas no eva­lua­ran pre­via­men­te el im­pac­to de sus ac­tua­cio­nes. To­dos esos ele­men­tos re­pre­sen­tan una vio­la­ción de las di­rec­ti­vas co­mu­ni­ta­rias so­bre los há­bi­tats na­tu­ra­les. El tri­bu­nal no fi­ja nin­gún ti­po de cas­ti­go a Var­so­via; sim­ple­men­te da la ra­zón a la Co­mi­sión en es­ta pug­na. Aho­ra la Co­mi­sión de­be­rá ga­ran­ti­zar que se cum­ple el fa­llo, lo que su­po­ne in­te­rrum­pir la ta­la. Si Po­lo­nia ig­no­ra el fa­llo, en­ton­ces el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio pue­de pro­po­ner una mul­ta.

La de­ci­sión ju­di­cial lle­ga en un mo­men­to de re­la­ti­va dis­ten­sión en­tre Bru­se­las y Var­so­via. Tras más de dos años de cho­ques ins­ti­tu­cio­na­les que han de­ri­va­do en la ac­ti­va­ción, por pri­me­ra vez, del me­ca­nis­mo que per­mi­te san­cio­nar a un país por vio­lar el Es­ta­do de de­re­cho, el Eje­cu­ti­vo po­la­co es­tá acep­tan­do al­gu­nos cam­bios le­ga­les. Las mo­di­fi­ca­cio­nes, so­bre el fun­cio­na­mien­to de la jus­ti­cia, son li­mi­ta­das, pe­ro si el diá­lo­go fruc­ti­fi­ca, el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio po­dría re­nun­ciar a em­plear es­te ins­tru­men­to con­tra el Es­ta­do miem­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.