El Krem­lin con­tra Te­le­gram

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un día de pla­zo

Las au­to­ri­da­des ru­sas han lan­za­do una ofen­si­va pa­ra blo­quear el ac­ce­so al ser­vi­cio de men­sa­je­ría mó­vil Te­le­gram, cu­yo propietario, Pa­vel Dú­rov, se re­sis­tía y ex­hor­ta­ba ayer a opo­ner­se a la de­ci­sión ju­di­cial en nom­bre de la “de­fen­sa de las li­ber­ta­des di­gi­ta­les y el pro­gre­so”. El vier­nes, un tri­bu­nal de Moscú or­de­nó el blo­queo de Te­le­gram por ne­gar­se a en­tre­gar sus có­di­gos al Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad (FSB, en sus si­glas en ru­so), tal co­mo es­ti­pu­la la ley. La pug­na en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción ru­sa y el due­ño de Te­le­gram es­tá cau­san­do múl­ti­ples pro­ble­mas a los usua­rios de la red, in­clui­do el co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Ros­kom­nad­zor, el ór­gano ofi­cial en­car­ga­do de vi­gi­lar la red y re­gis­trar las páginas in­ter­cep­ta­das, blo­queó más de 16 mi­llo­nes de di­rec­cio­nes IP has­ta la tar­de de ayer, se­gún una pá­gi­na que con­ta­bi­li­za los re­gis­tros de Ros­kom­nad­zor. De es­ta ci­fra, 9.400 di­rec­cio­nes IP ha­bían si­do re­gis­tra­das por Te­le­gram, 3,6 mi­llo­nes per­te­ne­cían a Goo­gle y 12,1 mi­llo­nes, a es­truc­tu­ras de Ama­zon, se­gún el ser­vi­cio in­for­ma­ti­vo RBK. En­fras­ca­do en la lu­cha con­tra Te­le­gram, Ros­kom­nad­zor ha per­di­do el con­trol de al­gu­nos re­cur­sos por­no­grá­fi­cos blo­quea­dos an­te­rior­men­te, que vuel­ven a ser aho­ra ac­ce­si­bles, al igual que al­gu­nas páginas de gru­pos de opo­si­ción y ra­di­ca­les, se­gún Fon­tan­ka.ru.

Te­le­gram, que se si­tua­ba por de­ba­jo de What­sapp y Vi­ber, ha­bía lle­ga­do a te­ner 10 mi­llo­nes de usua­rios en Ru­sia, se­gún la emi­so­ra Kom­mer­sant fm. Se tra­ta de un ser­vi­cio de men­sa­je­ría que era muy po­pu­lar en­tre la cla­se po­lí­ti­ca ru­sa. Dmi­tri Pes­kov, el je­fe de pren­sa del pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin, que tam­bién ha­bía uti­li­za­do Te­le­gram, ex­pre­só ayer su es­pe­ran­za de que es­te ser­vi­cio cum­pla las con­di­cio­nes im­pues­tas por Ros­kom­nad­zor y pue­da vol­ver a tra­ba­jar en Ru­sia.

El con­flic­to en­tre Ros­kom­nad­zor y Te­le­gram es el ca­pí­tu­lo más es­pec­ta­cu­lar en la ofen­si­va em­pren­di­da por las au­to­ri­da­des ru­sas, en nom­bre de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, pa­ra con­tro­lar y res­trin­gir los es­pa­cios de li­ber­tad en las re­des so­cia­les e In­ter­net. Dos leyes a es­te efec­to se en­cuen­tran hoy en vías de apro­ba­ción en el Par­la­men­to. La pri­me­ra tie­ne por fin “in­cre­men­tar el ni­vel de cum­pli­mien­to” de las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les que obli­gan a eli­mi­nar de la red in­for­ma­cio­nes que man­ci­llen el ho­nor, la dig­ni­dad o la repu­tación de ciu­da­da­nos y de em­pre­sas y per­so­nas ju­rí­di­cas. El pro­ce­di­mien­to pa­ra cum­plir las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les so­bre eli­mi­na­ción de ma­te­ria­les de la web ha si­do len­to e in­efi­caz has­ta aho­ra. Ejem­plo de ello es una in­ves­ti­ga­ción del Fon­do de Lu­cha con­tra la Co­rrup­ción (di­ri­gi­do por el político Ale­xéi Na­val­ni) so­bre pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias atri­bui­das al je­fe del Go­bierno, Dmi­tri Med­vé­dev. En 2017 un juez or­de­nó eli­mi­nar al­gu­nos frag­men­tos de esa in­ves­ti­ga­ción (ac­ce­si­ble aún en In­ter­net), pe­ro la de­ci­sión no se ha cum­pli­do. Con la ley apro­ba­da, Ros­kom­nad­zor po­drá blo­quear los ma­te­ria­les san­cio­na­dos en un día.

La otra ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va en cur­so, apro­ba­da en pri­me­ra lec­tu­ra por la Du­ma, con­tem­pla el blo­queo de re­des so­cia­les y ser­vi­cios de men­sa­je­ría por di­fun­dir in­for­ma­ción que cual­quier ór­gano del po­der le­gis­la­ti­vo —de acuer­do con sus pro­pios cri­te­rios e in­tere­ses— con­si­de­re no fi­de­dig­na o fal­si­fi­ca­da. La di­fu­sión de in­for­ma­cio­nes muy exa­ge­ra­das so­bre el nú­me­ro de víc­ti­mas en el re­cien­te in­cen­dio en Ké­me­ro­vo (Si­be­ria) ha si­do el mo­ti­vo ale­ga­do pa­ra des­em­pol­var y re­to­car el pro­yec­to de ley, que da­ta del año pasado. En su nue­va ver­sión, la ley in­tro­du­ce el con­cep­to de “red pú­bli­ca” re­fe­ri­da tan­to a las re­des so­cia­les co­mo a los ser­vi­cios de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Se­gún el pro­yec­to, los re­cur­sos de In­ter­net que sean uti­li­za­dos por más de 100.000 per­so­nas en el cur­so de una jor­na­da de­be­rán te­ner una re­pre­sen­ta­ción en Ru­sia. Los pro­pie­ta­rios de las “re­des pú­bli­cas” es­ta­rán obli­ga­dos a im­pe­dir que se usen pa­ra di­fun­dir in­for­ma­ción pú­bli­ca­men­te re­le­van­te “no fi­de­dig­na” o que “in­frin­ge la ley”. Tras ser ad­ver­ti­dos por el ór­gano re­gu­la­dor, los pro­pie­ta­rios de las re­des es­tán obli­ga­dos a eli­mi­nar la in­for­ma­ción po­lé­mi­ca en el pla­zo de un día. La in­ter­ven­ción de los jue­ces no se con­tem­pla.

En su desafío a Ros­kom­nad­zor, Dú­rov afir­mó ayer que ha­bía co­men­za­do a pa­gar en bit­coins a los ad­mi­nis­tra­do­res de los VPN (Vir­tual Pri­va­te Net­work, que per­mi­te eva­dir el con­trol de los ór­ga­nos re­gu­la­do­res) y ser­vi­cios proxy “en el mar­co de la re­sis­ten­cia di­gi­tal”. En su pá­gi­na de la red so­cial Vkon­tak­te, el eje­cu­ti­vo rebelde ase­gu­ró que se dis­po­ne a in­ver­tir mi­llo­nes de dó­la­res de su pa­tri­mo­nio en es­ta cau­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.