EL ACEN­TO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Jen­ni­fer Egan, ga­na­do­ra del pre­mio Pu­lit­zer en 2011, se atre­vió a pu­bli­car un año des­pués una no­ve­la en Twit­ter. La re­vis­ta The New Yor­ker le pro­pu­so con­tar una historia de fic­ción en su­ce­si­vas en­tre­gas de 140 ca­rac­te­res, el má­xi­mo que per­mi­tía la red so­cial. Con la pre­ci­sión de un ci­ru­jano, fue cons­tru­yen­do los tuits pa­ra que ca­da mensaje cu­pie­ra en tan re­du­ci­do es­pa­cio y tu­vie­ra un cier­to sen­ti­do. Así fue co­mo po­co a po­co hil­va­nó Ca­ja ne­gra. Al fin y al ca­bo, Twit­ter no es na­da más que un lu­gar don­de con­tar his­to­rias, unas ve­ces fic­ti­cias y otras reales, so­bre cual­quier ám­bi­to: po­lí­ti­ca, de­por­te, eco­no­mía, es­pec­tácu­los.

In­di­rec­ta­men­te, la red so­cial ha te­ni­do pro­ta­go­nis­mo en­tre los ga­na­do­res de la 120º edi­ción de los pres­ti­gio­sos pre­mios. Al­re­de­dor de la eti­que­ta # MeToo se ar­ti­cu­ló un mo­vi­mien­to que sa­có a la luz un alu­vión de de­nun­cias so­bre aco­so se­xual en la in­dus­tria del ci­ne que hi­zo tem­blar las es­truc­tu­ras de Holly­wood. Ese es­cán­da­lo des­en­ca­de­nó el hun­di­mien­to de Har­ve­yWeins­tein, uno de los pro­duc­to­res ci­ne­ma­to­grá­fi­cos más po­de­ro­sos, y la sa­li­da del ex­pre­sen­ta­dor del ca­nal Fox News Bill O’Reilly.

El mé­ri­to se lo han atri­bui­do el dia­rio The New York Ti­mes y la re­vis­ta The New Yor­ker, que des­ta­pa­ron de for­ma “ex­plo­si­va e im­pac­tan­te” uno de los ma- yo­res es­cán­da­los de abu­sos. Sus in­for­ma­cio­nes de­nun­cia­ban la coer­ción y bru­ta­li­dad ejer­ci­da por “po­de­ro­sos y adi­ne­ra­dos de­pre­da­do­res se­xua­les” con­tra es­tre­llas del ci­ne y de la te­le­vi­sión. El es­truen­do pro­vo­ca­do por los tes­ti­mo­nios de ac­tri­ces co­mo Ash­ley Judd, Mi­ra Sor­vino, An­ge­li­na Jo­lie o Gwy­neth Pal­trow con­tra los se­mi­dio­ses del ce­lu­loi­de pro­vo­ca­ron un arro­lla­dor seís­mo glo­bal. Las víc­ti­mas del si­len­cio al­za­ban al fin su voz.

Ade­más de es­te ca­so, The New York Ti­mes com­par­te con The Was­hing­ton Post el pre­mio a la me­jor co­ber­tu­ra de in­te­rés pú­bli­co na­cio­nal por las in­for­ma­cio­nes en torno a la con­fa­bu­la­ción ru­sa pa­ra im­pul­sar a Do­nald Trump ha­cia la Ca­sa Blan­ca. Los Pu­lit­zer han des­ta­ca­do las no­ti­cias “pro­fun­da­men­te do­cu­men­ta­das” de las in­ter­fe­ren­cias ejer­ci­das por Moscú du­ran­te la cam­pa­ña a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016.

Trump tie­ne, sin em­bar­go, otra vi­sión de es­te es­pi­no­so asun­to. En su opinión, la tra­ma ru­sa es “la ma­yor far­sa con­ta­da al pue­blo ame­ri­cano”. De he­cho, el pre­si­den­te de EE UU premió a las dos his­tó­ri­cas ca­be­ce­ras con los de­li­ran­tes pre­mios Fa­ke News Awards, con los que po­nía el bro­che de oro a sus fre­cuen­tes en­con­tro­na­zos con las em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción que no ja­lean sus lu­ná­ti­cas ocu­rren­cias. Con es­tos ga­lar­do­nes, el gran enemi­go de la li­ber­tad de in­for­ma­ción qui­so dis­tin­guir el pasado enero a los me­dios “más des­ho­nes­tos del año”.

Ba­jo la pre­mi­sa de que la pren­sa de­for­ma, mien­te y en­ga­ña, Trump abrió su man­da­to con una in­tem­pes­ti­va de­cla­ra­ción de gue­rra. Sin en­trar en el jue­go de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes gra­tui­tas, los me­dios se han de­di­ca­do a ha­cer lo que de­ben: de­nun­ciar los abu­sos del po­der, ya sea en Holly­wood o en la Ca­sa Blan­ca. La ver­dad ob­je­ti­va, em­pí­ri­ca y ba­sa­da en he­chos es­tá sien­do pi­so­tea­da, pe­ro ahí es­tán los pe­rió­di­cos de ca­li­dad pa­ra res­ca­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.