Re­cu­pe­ran­do el Fren­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a con­cep­ción de un fren­te político de ca­rác­ter plu­ri­par­ti­dis­ta, ideo­ló­gi­ca­men­te ho­lís­ti­co e in­te­gral pre­ten­de con­quis­tar la uni­dad na­cio­nal no so­lo des­de el sen­ti­do ro­mán­ti­co, sino tam­bién des­de el prác­ti­co.

¿Có­mo ven­cer a los fan­tas­mas del pasado y la in­cer­ti­dum­bre del fu­tu­ro? Con una ofer­ta po­lí­ti­ca con­cre­ta y rea­lis­ta. La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ha ge­ne­ra­do una ex­plo­sión de re­ce­lo so­cial en con­tra de una cla­se des­pres­ti­gia­da —a la que per­te­nez­co— que no ha con­se­gui­do co­lo­car al cen­tro de la agen­da a la ciu­da­da­nía. Si al­go nos de­jó ver el pe­rio­do de pre­cam­pa­ñas es to­do lo que no de­bie­ra ver­se a par­tir del 1 de abril, con las cam­pa­ñas fe­de­ra­les.

Y eso fue una ola de acu­sa­cio­nes, des­ca­li­fi­ca­cio­nes y ata­ques acom­pa­ña­dos por una gi­gan­tes­ca nu­be de nú­me­ros a ma­ne­ra de son­deos. La opor­tu­ni­dad de que la ciu­da­da­nía tu­vie­ra ac­ce­so a un pró­lo­go de pro­pues­tas de cam­pa­ña y pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas se per­dió, de­jan­do a los elec­to­res con el mis­mo agrio sa­bor de bo­ca.

Sin em­bar­go, en es­te mo­men­to tan pe­cu­liar y úni­co de la historia de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na es fun­da­men­tal que los me­xi­ca­nos de­ci­da­mos qué ca­mino que­re­mos to­mar ha­cia el fu­tu­ro. Es­to in­clu­ye a los di­fe­ren­tes ni­ve­les de Go­bierno y a los po­de­res del Es­ta­do.

Co­mo ju­ris­ta no con­deno a na­die a prio­ri. No po­de­mos te­ner a un can­di­da­to co­mo Ricardo Ana­ya con el au­ra, el ru­mor o la zo­zo­bra de que ha­ya co­me­ti­do al­gún ac­to fue­ra del mar­co de la ley. Y es que el fair play en po­lí­ti­ca es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral que fa­vo­re­ce el ar­gu­men­to de le­gi­ti­mi­dad y pres­ti­gio pú­bli­co.

La sos­pe­cha de cual­quier ac­ción irre­gu­lar de­be es­tar fun­da­men­ta­da, pe­ro so­bre to­do de­be ser es­cla­re­ci­da de­bi­da­men­te y no so­lo en la cor­te de la opinión pú­bli­ca. Si al­go nos ha en­se­ña­do la historia es que ac­cio­nes co­mo es­ta so­la­men­te re­fren­dan el que­ji­do ciu­da­dano que au­gu­ra un cam­bió de ré­gi­men y la rea­li­za­ción de que el sis­te­ma político ac­tual ha ca­du­ca­do. Por ello, mi ni­vel de apo­yo a Ricardo se en­cuen­tra in­trín­se­ca­men­te re­fe­ri­do a su reite­ra­da afir­ma­ti­va de inocen­cia.

Mi apor­ta­ción a Por Mé­xi­co al Fren­te no es­tá ba­sa­da en la ne­ce­si­dad de crear un es­lo­gan pa­ra co­lo­car­me a mí o a mis alle­ga­dos en una po­si­ción cer­ca­na al po­der. Tam­po­co se tra­ta de una cam­pa­ña opor­tu­nis­ta pa­ra apo­yar un pro­yec­to que sea más de lo mis­mo, pe­ro con di­fe­ren­te ca­pa. Sino pa­ra que el pue­blo me­xi­cano ad­quie­ra la ma­yo­ría de edad en su re­la­ción con los po­de­res que lo go­bier­nan.

Co­mo ciu­da­dano sin par­ti­do es­toy a fa­vor de un Go­bierno de coa­li­ción, por­que es­to sig­ni­fi­ca­ría de­jar a un la­do el en­fo­que he­ge­mó­ni­co de los par­ti­dos po­lí­ti­cos o fuer­zas po­lí­ti­cas, pa­ra así su­mar a to­dos aque­llos ciu­da­da­nos que es­tén dis­pues­tos a tra­ba­jar so­lo por el bien co­mún.

Es tiem­po de bus­car pun­tos de unión y con­ver­gen­cia pa­ra for­ta­le­cer­los y, des­de ahí, ge­ne­rar una agen­da po­lí­ti­ca por el bien de to­da la Fe­de­ra­ción. Se de­be per­mi­tir la con­cep­ción real de los Go­bier­nos de coa­li­ción y las fi­gu­ras ju­rí­di­cas al­ter­na­ti­vas. Se de­be ir un pa­so más allá de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los per­so­na­jes, me­dian­te la crea­ción de ma­yo­rías par­la­men­ta­rias. Es­to sig­ni­fi­ca for­jar una dis­tri­bu­ción efec­ti­va del po­der político con me­jo­res me­ca­nis­mos de con­trol en­tre los tres go­bier­nos y, so­bre to­do, re­gre­sar­le a Mé­xi­co un sen­ti­do de fe­de­ra­lis­mo efi­cien­te y efi­caz.

La úni­ca ma­ne­ra de que los me­xi­ca­nos sea­mos due­ños de nues­tro destino es que no lo pon­ga­mos to­do en ma­nos de una so­la per­so­na. Los me­xi­ca­nos ne­ce­si­ta­mos una di­ri­gen­cia que res­pon­da a un pac­to político cla­ro con la ciu­da­da­nía y sea ca­paz de ad­mi­nis­trar y bien em­plear el po­der que el pue­blo le con­fie­re.

No se pue­de ha­cer del ata­que al pre­si- den­cia­lis­mo y la lla­ma­da a la asun­ción una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca in­di­vi­dual, una mu­ra­lla in­fran­quea­ble que so­la­men­te per­mi­ta con­quis­tar la silla del águi­la, pa­ra in­me­dia­ta­men­te des­pués ce­rrar­le las puer­tas al pue­blo.

Nues­tro país re­quie­re fo­men­tar una cul­tu­ra le­gis­la­ti­va y pro­mul­gar leyes en don­de se co­lo­que en el cen­tro del de­ba­te a las per­so­nas y sus ne­ce­si­da­des. Con ello se po­dría dar pie a un pro­ce­so con­ti­nuo y pro­gre­si­vo pa­ra erra­di­car la desafec­ción po­lí­ti­ca ciu­da­da­na.

Es por lo an­te­rior por lo que mi de­ter­mi­na­ción pa­ra par­ti­ci­par en la crea­ción del Fren­te (Por Mé­xi­co al Fren­te) tam­bién es­tá in­trín­se­ca­men­te re­la­cio­na­da con la cons­truc­ción de los me­ca­nis­mos efectivos pa­ra com­par­tir el po­der. Un pre­si­den­te del Fren­te sin un je­fe de Ga­bi­ne­te y un Go­bierno de coa­li­ción es más de lo mis­mo, se­ría un en­ga­ño más a Mé­xi­co. Co­mo go­ber­nan­te, co­mo hom­bre y co­mo ciu­da­dano no par­ti­ci­pa­ré en al­gún ac­to que in­ten­te crear pro­me­sas fal­sas a la so­cie­dad.

Des­pués del desas­tro­so sismo del pasado 19 de sep­tiem­bre, me en­fren­té a una de­ci­sión. Bus­car la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca o lu­char con­tra los efectos del sismo en la ciu­dad. En­ton­ces de­ci­dí, co­mo fue un im­pe­ra­ti­vo mo­ral, que­dar­me y lu­char por re­cons­truir mi ciu­dad, apo­yan­do en to­do mo­men­to a las y los ca­pi­ta­li­nos que más se vie­ron afec­ta­dos. En ese sen­ti­do, mi si­guien­te ob­je­ti­vo se­rá apo­yar en la re­cons­truc­ción na­cio­nal, con la cual se po­drá eli­mi­nar las prác­ti­cas an­te­rior­men­te uti­li­za­das que han pro­du­ci­do es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, de­sigual­dad so­cial y de­te­rio­ro político.

Bus­co re­pre­sen­tar y apo­yar un pro­yec­to de Es­ta­do; lo­grar im­pul­sar las nue­vas re­glas de con­vi­ven­cia so­cial; pre­sen­tar un mo­de­lo de res­tau­ra­ción a par­tir de la tran­si­ción pro­gre­sis­ta del ré­gi­men político. Es de­cir, una pla­ta­for­ma na­cio­nal, en don­de es el có­mo y no el quién go­ber­na­rá. Mé­xi­co ne­ce­si­ta un mo­de­lo al­ter­na­ti­vo que par­ta de la re­vo­lu­ción con­cep­tual de aque­llos mé­to­dos y es­truc­tu­ras del po­der que han ca­du­ca­do.

Es­to quie­re de­cir lle­var a ca­bo un cam­bio de ré­gi­men, que sig­ni­fi­ca lle­var al país a un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, a tra­vés de pro­yec­tos y pro­pues­tas en­fo­ca­das en el desa­rro­llo so­cial, las cua­les sean di­se­ña­das por un gru­po de es­pe­cia­lis­tas de ca­da sec­tor.

Fi­nal­men­te, se de­be pro­mo­ver el desa­rro­llo eco­nó­mi­co co­mo mo­tor prin­ci­pal del cam­bio, for­ta­le­cer los sec­to­res so­cia­les más vul­ne­ra­bles y ga­ran­ti­zar los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los me­xi­ca­nos. Se de­be rea­li­zar un ma­ne­jo res­pon­sa­ble y aus­te­ro de las ar­cas pú­bli­cas, en to­dos los ni­ve­les de go­bierno, sien­do los de ma­yo­res po­si­cio­nes je­rár­qui­cas quie­nes sir­van de ejem­plo.

An­te es­to se en­cuen­tra Por Mé­xi­co al Fren­te, una ofer­ta po­lí­ti­ca que bus­ca ha­cer fren­te a los ma­les que du­ran­te décadas han aque­ja­do a Mé­xi­co. Ter­mi­nar con el sta­tu quo de ma­ne­ra sen­sa­ta, in­te­li­gen­te e in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.