El Su­pre­mo re­pro­cha al tri­bu­nal ale­mán su de­ci­sión “ca­ren­te de ri­gor”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El ejem­plo del ‘land’

La de­ci­sión de la Au­dien­cia de

(nor­te de Ale­ma­nia) de de­jar en li­ber­tad a Puig­de­mont tras des­car­tar el de­li­to de re­be­lión no es re­cu­rri­ble, por lo que el Su­pre­mo no ha po­di­do re­ba­tir ofi­cial­men­te a los tres jue­ces que dic­ta­ron esa re­so­lu­ción. Pe­ro la Sa­la Pe­nal ha apro­ve­cha­do un au­to en el que ra­ti­fi­ca la de­ci­sión del juez Pa­blo Lla­re­na de ve­tar la pre­sen­cia de Sàn­chez en el Par­la­ment pa­ra re­ba­tir al tri­bu­nal ale­mán y po­ner en evi­den­cia su dic­ta­men.

Los tres ma­gis­tra­dos que com­po­nen la Sa­la de Ape­la­ción (Miguel Col­me­ne­ro, Fran­cis­co Mon­ter­de y Alberto Jorge Ba­rrei­ro, que ac­túa co­mo po­nen­te) con­si­de­ran que los ar­gu­men­tos de los jue­ces ale­ma­nes son “zig­za­guean­tes” y “ca­ren­tes de ri­gor” y le re­pro­chan ha­ber to­ma­do una de­ci­sión apre­su­ra­da sin es­tu­diar­se bien la cau­sa. “Es muy plau­si­ble que si el tri­bu­nal hu­bie­ra ope­ra­do con un ma­te­rial pro­ba­to­rio ade­cua­do y hu­bie­ra exa­mi­na­do re­po­sa­da­men­te el con­jun­to de las ac­tua­cio­nes pro­ce­sa­les, el re­sul­ta­do ha­bría si­do muy dis­tin­to”, ad­vier­te el Su­pre­mo. Los ma­gis­tra­dos es­pa­ño­les cri­ti­can no so­lo los ar­gu­men­tos y la de­ci­sión de la Au­dien­cia de Schles­wig-Hols­tein, sino tam­bién su in­ter­pre­ta­ción de cuál de­be ser “el con­te­ni­do, el al­can­ce y el ám­bi­to de in­ter­pre­ta­ción” de una eu­ro­or­den.

El al­to tri­bu­nal no es­tá de acuer­do con nin­gu­na de las ra­zo­nes ale­ga­das por los jue­ces ale­ma- nes pa­ra des­car­tar el de­li­to de re­be­lión. Res­pec­to a an­te­rio­res au­tos del Su­pre­mo en los que se ha ex­pli­ca­do el uso de la vio­len­cia, re­sul­ta no­ve­do­sa la in­ter­pre­ta­ción que ha­ce la Sa­la pa­ra re­fu­tar la te­sis prin­ci­pal de Ale­ma­nia: que pa­ra que exis­ta de­li­to de al­ta trai­ción al Es­ta­do (el equi­va­len­te ale­mán a la re­be­lión del Có­di­go Pe­nal es­pa­ñol) es exi­gi­ble que la vio­len­cia ejer­ci­da ten­ga in­ten­si­dad su­fi­cien­te pa­ra do­ble­gar la vo­lun­tad del Es­ta­do y, se­gún los ma­gis­tra­dos ale­ma­nes, eso no ha ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña.

Los jue­ces es­pa­ño­les con­si­de­ran, sin em­bar­go, que el pro­cés sí con­si­guió “do­ble­gar” la vo­lun­tad del Go­bierno de evi­tar la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta del 1 de oc­tu­bre. “Lo cier­to es que los 6.000 agen­tes que se uti­li­za­ron pa­ra im­pe­dir que el re­fe­rén­dum se ce­le­bra­ra re­sul­ta­ron os­ten­si­ble­men­te su­pe­ra­dos por los dos mi­llo­nes de vo­tan­tes. Tan­to es así, que el re­fe­rén­dum aca­bó ce­le­brán­do­se”, afir­ma la Sa­la, que ad­vier­te que pa­ra fre­nar a los ciu­da­da­nos “a los que se ha­bía con­ven­ci­do tor­ti­ce­ra­men­te de su de­re­cho le­gí­ti­mo a votar” se pre­ci­sa­ría un nú­me­ro muy su­pe­rior de agen­tes. “Lo que su­ce­de es que si hu­bie­ran in­ter­ve­ni­do un nú­me­ro bas­tan­te ma­yor de po­li­cías es muy pro­ba­ble que to­do aca­ba­ra en una ma­sa­cre y en­ton­ces sí se­ría muy fac­ti­ble que el re­sul­ta­do de la eu­ro­or­den fue­ra muy dis­tin­to”, sos­tie­ne el al­to tri­bu­nal, que con­si­de­ra “in­creí­ble” que, con dos mi­llo­nes de per­so­nas en la ca­lle in­ten­tan­do votar, los in­ci­den­tes se sal­da­ran so­lo con he­ri­dos le­ves.

El Su­pre­mo cues­tio­na tam­bién que el tri­bu­nal ale­mán pon­ga co­mo pre­ce­den­te ju­rí­di­co en el ca­so de Puig­de­mont los in­ci­den­tes ocu­rri­dos en 1981 du­ran­te unas pro­tes­tas con­tra la am­plia­ción del ae­ro­puer­to de Fránc­fort. Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá. “El jui­cio oral se­rá un me­ro trá­mi­te”, ha di­cho Rull an­te el juez y los fis­ca­les. “No es­ta­ría­mos aquí juz­ga­dos si no hu­bié­ra­mos ga­na­do las elec­cio­nes”, ase­gu­ró el ex­con­se­je­ro, que de­fen­dió que en los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa exis­te una jus­ti­cia “me­jor que la es­pa­ño­la”, en re­fe­ren­cia a las de­ci­sio­nes que es­tán adop­tan­do los tri­bu­na­les de Ale­ma­nia, Bél­gi­ca y Es­co­cia con los pro­ce­sa­dos fu­ga­dos. Ro­me­va in­sis­tió en el ca­rác­ter pa­cí­fi­co del y de­nun­ció la “cri­mi­na­li­za­ción” de las ideas in­de­pen­den­tis­tas, mien­tras que Forn man­tu­vo el tono con­ci­lia­dor de sus an­te­rio­res com­pa­re­cen­cias. Aun­que la Sa­la Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo de­fien­de que hay in­di­cios de que los lí­de­res del co­me­tie­ron un de­li­to de re­be­lión, el al­to tri­bu­nal re­cuer­da en su au­to de ayer que en la pre­sen­ta­ción de la que­re­lla la fis­ca­lía ya de­jó abier­ta la puer­ta a que los he­chos fue­ran con­si­de­ra­dos se­di­ción, “en el su­pues­to de que no se cons­ta­ta­ra su­fi­cien­te­men­te el ele­men­to de la vio­len­cia”, ne­ce­sa­rio pa­ra el de­li­to de re­be­lión, una po­si­bi­li­dad que si­gue vi­gen­te. Con es­ta afir­ma­ción, los ma­gis­tra­dos po­nen so­bre la me­sa una po­si­bi­li­dad que se plan­tea el Su­pre­mo si Ale­ma­nia des­car­ta de­fi­ni­ti­va­men­te la re­be­lión: pe­dir la en­tre­ga de Car­les Puig­de­mont por otros de­li­tos co­mo se­di­ción, or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y desobe­dien­cia. Pa­ra los jue­ces es­pa­ño­les, es­ta com­pa­ra­ción “no es ra­zo­na­ble”. “En nues­tro ca­so no se tra­ta­ba de am­pliar o no una de las pis­tas del ae­ro­puer­to de El Prat de Llo­bre­gat y que ello ge­ne­re la pro­tes­ta de mi­les de ma­ni­fes­tan­tes pa­ra im­pe­dir­lo. Lo que aquí real­men­te su­ce­día era que des­pués de más de dos años de­di­ca­dos a la­mi­nar el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­ta­tal y au­to­nó­mi­co se cul­mi­na­ba el pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta den­tro de un país de la Unión Eu­ro­pea, con una de­mo­cra­cia asen­ta­da, po­nien­do las ma­sas en la ca­lle pa­ra que vo­ta­ran en un re­fe­rén­dum in­cons­ti­tu­cio­nal”, agre­ga el au­to. En­tre lo ocu­rri­do en Fránc­fort y el pro­cés hay, ade­más, otra di­fe­ren­cia so­bre la que el Su­pre­mo cree que no se pue­de pa­sar de lar­go: en el ca­so catalán, las per­so­nas que lle­va­ron la ini­cia­ti­va no eran “una mu­che­dum­bre de per­so­nas”, sino los má­xi­mos res­pon­sa­bles de una comunidad au­tó­no­ma, por lo que con­ta­ban con los me­dios ju­rí­di­cos que les ha­bían pro­por­cio­na­do la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to y los uti­li­za­ron con fi­nes ile­gí­ti­mos. “En un con­tex­to de esa ín­do­le, es cla­ro que la vio­len­cia fí­si­ca pa­sa­ba a un se­gun­do lu­gar, pues só­lo era pre­ci­so uti­li­zar­la en al­gún cru­ce o trán­si­to pun­tual de la lí­nea de ru­ta que se ha­bían mar­ca­do”, afir­ma el tri­bu­nal, que re­pro­cha a los jue­ces ale­ma­nes que ape­nas ha­yan de­di­ca­do unas lí­neas a ana­li­zar có­mo ac­tua­ría la jus­ti­cia en su país si un land qui­sie­ra se­pa­rar­se del Es­ta­do.

“Muy pro­ba­ble­men­te en el ca­so de que se si­guie­ran en su aná­li­sis ar­gu­men­tal las re­glas pro­pias del dis­cur­so de la ra­cio­na­li­dad co­mu­ni­ca­ti­va, su desen­la­ce aca­ba­ría en la con­ce­sión de la eu­ro­or­den”, di­ce el au­to. El Su­pre­mo no tie­ne du­das de que si lo que ha ocu­rri­do en Es­pa­ña ocu­rrie­ra en un land, no se sal­da­ría ju­rí­di­ca­men­te “con una sen­ten­cia con­de­na­to­ria me­ra­men­te sim­bó­li­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.