El en­ro­que de Puig­de­mont di­vi­de a Junts per Ca­ta­lun­ya

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Nue­vas elec­cio­nes

Den­tro de Junts per Ca­ta­lun­ya con­vi­ven dos al­mas has­ta cier­to pun­to en­fren­ta­das. Un ter­cio de sus 34 dipu­tados se de­ben al PDeCAT y no di­rec­ta­men­te a Puig­de­mont, que tuvo la pre­rro­ga­ti­va de con­fec­cio­nar las lis­tas del 21-D a su gus­to y usar los re­cur­sos del PDeCAT. La ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia de los neo­con­ver­gen­tes es muy li­mi­ta­da, pe­ro el pa­so del tiem­po y la sen­sa­ción de blo­queo ha pro­vo­ca­do que den­tro de am­bos sec­to­res sur­ja una zo­na gris que se ha vuel­to más crí­ti­ca y pi­de en­con­trar una sa­li­da más rea­lis­ta.

El prin­ci­pal ac­ti­vo del PDeCAT es su po­der lo­cal y va­rios al­cal­des ya han ex­pre­sa­do a la di­rec­ción del par­ti­do su preo­cu­pa­ción por la pa­ra­li­za­ción de pro­yec­tos por la fal­ta de Go­vern y la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. La in­ca­pa­ci­dad de apro­bar in­ver­sio­nes en vís­pe­ras de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2019 ha en­cen­di­do mu­chas alar­mas y de ahí que in­sis­tan tan­to en la ne­ce­si­dad de que se for­me un Eje­cu­ti­vo co­mo en la de­nun­cia de la si­tua­ción de “in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca” que, a su pa­re­cer, se vi­ve en Ca­ta­lu­ña.

La re­la­ción en­tre el PDeCAT y la pla­ta­for­ma li­de­ra­da por el ex­pre­si­dent siem­pre ha si­do ten­sa. Los neo­con­ver­gen­tes, por ejem- plo, no ven con bue­nos ojos que la dipu­tada Elsa Ar­ta­di, una pie­za cla­ve del en­torno de Puig­de­mont, sea in­ves­ti­da pre­si­den­ta. Por otro la­do, Marc Sol­so­na, el al­cal­de Mo­lle­ru­sa (Lleida), es una de las apues­tas de la coor­di­na­do­ra del PDeCAT, Marta Pas­cal, pa­ra pre­si­dir la Ge­ne­ra­li­tat. Los puig­de­mo­nis­tas ven en su car­né una pe­ga pa­ra pro­mo­ver su nom­bre.

Los re­pu­bli­ca­nos tam­bién mi­ran con res­que­mor los mo­vi­mien­tos de Puig­de­mont. Des­de ERC da­ban por des­con­ta­do que el Tri­bu­nal Su­pre­mo im­pe­di­ría la in­ves­ti­du­ra de Jordi Sàn­chez y que en ese mo­men­to Junts per Ca­ta­lun­ya pro­pon­dría, fi­nal­men­te, otro La par­ti­ci­pa­ción de los dos sin­di­ca­tos es­ta­ta­les en la ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de los pre­sos ha si­do un ac­to irres­pon­sa­ble y cí­ni­co, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ca­rez­ca de mo­ti­va­ción. Es irres­pon­sa­ble, ya que co­lo­ca al dúo de cen­tra­les fren­te al or­den cons­ti­tu­cio­nal, pro­por­cio­nan­do un lamentable aval an­te el mun­do a quie­nes per­pe­tra­ron tan­to la re­be­lión del 27 de oc­tu­bre co­mo el gol­pe par­la­men­ta­rio del 6-7 de sep­tiem­bre. Pa­re­cen no en­te­rar­se de lo que es­tá en jue­go, ig­no­ran la es­tra­te­gia in­de­pen­den­tis­ta, y asi­mis­mo he­chos y leyes. Es cí­ni­co por­que la coar­ta­da de ser­vir de puen­te, cuan­do toman así re­suel­ta­men­te par­ti­do por la ile­ga­li­dad, cons­ti­tu­ye un in­sul­to a la ra­zón y a la mo­ral. Amén de ac­tuar con­tra los pro­pios in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res. Su ges­to so­lo pue­de en­ten­der­se co­mo so­me­ti­mien­to a la he­ge­mo­nía que an­tes y des­pués del 21-D ejerce el in­de­pen­den­tis­mo so­bre la so­cie­dad ca­ta­la­na.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, tal he­ge­mo­nía na­ce de la in­su­fi­cien­cia ori­gi­na­ria del pro­cés: aun- El ex­pre­si­den­te catalán Car­les Puig­de­mont po­drá votar en los ple­nos del Par­la­ment, aun­que es­tá en Ber­lín fu­ga­do de la jus­ti­cia es­pa­ño­la (y a dis­po­si­ción de la ale­ma­na). La Me­sa de la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca re­cha­zó ayer la pe­ti­ción de Ciu­da­da­nos y el PP pa­ra que se re­con­si­de­ra­se la de­le­ga­ción de vo­to apro­ba­da ha­ce dos se­ma­nas. El vo­to de Puig­de­mont es im­pres­cin­di­ble pa­ra que pros­pe­re en se­gun­da vo­ta­ción la in­ves­ti­du­ra de un aun­que re­sul­ta­ría insuficiente si no se pro­du­ce la de­le­ga­ción de vo­to o la re­nun­cia al ac­ta del ex­con­se­je­ro To­ni Co­mín, fu­ga­do en Bél­gi­ca. So­lo así Junts per Ca­ta­lun­ya y ERC su­ma­rían 66 vo­tos y po­drían ele­gir a un pre­si­den­te aun sin apo­yo de la CUP. Sin em­bar­go, ERC no ha so­li­ci­ta­do el vo­to a dis­tan­cia de Co­mín. El por­ta­voz de Ciu­da­da­nos en el Par­la­ment, Car­los Ca­rri­zo­sa, ins­tó ayer al Go­bierno cen­tral a que lle­ve an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la de­le­ga­ción del vo­to de Puig­de­mont. En su opinión se tra­ta de una me­di­da “irre­gu­lar” que cam­bia ma­yo­rías par­la­men­ta­rias “con tram­pas”. El pró­xi­mo Pleno del Par­la­ment se­rá el día 25 y apro­ba­rá te­mas de es­ca­so ca­la­do político. nom­bre. Pe­ro es­tos pla­nes se vie­ron al­te­ra­dos por la si­tua­ción ju­rí­di­ca de Puig­de­mont en Ale­ma­nia. El re­vés ju­di­cial ale­mán a las in­ten­cio­nes del Su­pre­mo dio un ba­lón de oxí­geno a los más puig­de­mo­nis­tas de Junts per Ca­ta­lun­ya. El éxi­to de la ma­ni­fes­ta­ción del pasado do­min­go tam­bién ele­vó los áni­mos. “Se es­tá apro­ve­chan­do del tiem­po político, que no era lo que ha­bía­mos acor­da­do”, se que­ja un lí­der re­pu­bli­cano.

Los dipu­tados más fie­les a Puig­de­mont in­clu­so no des­car­tan una ali­nea­ción as­tral com­pli­ca­dí­si­ma pe­ro po­si­ble: la even­tua­li­dad de que in­clu­so se de­nie­ge la ex­tra­di­ción del ex­pre­si­dent por que ha­bla­sen siem­pre del “pue­blo catalán” co­mo pro­ta­go­nis­ta de la in­de­pen­den­cia, tan­to di­se­ña­do­res co­mo por­ta­vo­ces su­yos eran cons­cien­tes de su con­di­ción mi­no­ri­ta­ria en el con­jun­to de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Las elec­cio­nes vi­nie­ron a pro­bar­lo. Así que des­de el pri­mer mo­men­to se pu­so en ac­ción un cons­tan­te pres­sing so­bre la opinión, a fa­vor del dis­cur­so de la Ge­ne­ra­li­tat y del mo­no­po­lio ejer­ci­do en sus me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con el res­pal­do lar­va­do pe­ro inequí­vo­co de pe­rió­di­cos su­pues­ta­men­te equi­dis­tan­tes y de quie­nes pre­su­men de ser la van­guar­dia de la te­le­vi­sión y de la pren­sa crí­ti­cas.

Ha si­do una obra maes­tra de to­ta­lis­mo, de to­ta­li­ta­ris­mo ho­ri­zon­tal, con men­ti­ras y des­acre­di­ta­ción sis­te­má­ti­cas de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, y una so­la cuer­da en el vio­lín: que Ma­drid re­cha­za el “de­re­cho a de­ci­dir” del pue­blo catalán. El re­sul­ta­do fue un efi­caz e im­pla­ca­ble cer­co a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Co­la­bo­ra­ron en ello pe­rió­di­cos res­pe­ta­bles, que ca­li­fi­can de in­ten­to la DUI del Tam­bién hay quien in­sis­te en vol­ver a las ur­nas. En el PDeCAT y en Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na res­pi­ra­ron un po­co más tran­qui­los cuan­do el pasado do­min­go, en una en­tre­vis­ta a TV3, el pro­pio Puig­de­mont ase­gu­ró que no es su apues­ta. “Aquí hay otra par­te que jue­ga, que es el Es­ta­do es­pa­ñol, y co­mo jue­ga siem­pre con las car­tas lim­pias hay que con­tem­plar que ha­ya un in­te­rés en ir a nue­vas elec­cio­nes. Pe­ro no tra­ba­ja­mos en ese plan y no nos gus­ta ese es­ce­na­rio. Ya he­mos he­cho unas elec­cio­nes y las he­mos ga­na­do”, ex­pli­có.

“Pe­ro no nos lo ter­mi­na­mos de creer. Y si se re­pi­ten las elec­cio­nes, nues­tra po­si­ción se­rá muy dis­tin­ta y a otro pre­cio”, aler­ta un al­to car­go del PDeCAT. Es­que­rra y los neo­con­ver­gen­tes apro­ve­cha­ron sus eje­cu­ti­vas del pasado lu­nes pa­ra en­viar un úl­ti­mo mensaje a Puig­de­mont. “No po­de­mos es­pe­rar, ne­ce­si­ta­mos un Go­vern de for­ma in­me­dia­ta y no ha­ce fal­ta ago­tar los pla­zos”, di­jo la por­ta­voz re­pu­bli­ca­na Marta Vi­lal­ta. “Tra­ba­ja­re­mos in­can­sa­ble­men­te pa­ra que se for­me Go­vern te­nien­do en cuen­ta que los mu­ros que se le­van­tan en Ma­drid no los ha­ce­mos no­so­tros”, agre­gó la por­ta­voz del PDeCAT, Maria Sen­se­rrich.

La en­tre­vis­ta de TV3 tam­bién de­jó en evi­den­cia la des­co­ne­xión de Puig­de­mont con ERC. El pro­pio Oriol Jun­que­ras, en pri­sión pre­ven­ti­va por un de­li­to de re­be­lión, pi­dió a tra­vés de una car­ta a su mi­li­tan­cia de­jar “las ges­ti­cu­la­cio­nes” y “las cam­pa­nas al vue­lo” y for­mar Go­vern. Tam­bién pi­dió su­pe­rar la po­lí­ti­ca de blo­ques en el Par­la­ment.

No es la pri­me­ra vez que des­de la cú­pu­la de Es­que­rra se ha­cen gui­ños pa­ra bus­car acuer­dos más allá de la CUP y Junts per Ca­ta­lu­ña. Los ofre­ci­mien­tos de los co­mu­nes no han te­ni­do una res­pues­ta, aun­que es­tos vo­tos per­mi­ti­rían ex­plo­rar una ma­yo­ría al­ter­na­ti­va. Y a na­die se le ol­vi­da que en 2016, con to­do en con­tra, el in­de­pen­den­tis­mo se pu­so de acuer­do en el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra in­ves­tir a Puig­de­mont. 27-O, y com­pa­ñe­ros de via­je (Co­lau-Po­dem). A con­ti­nua­ción la pro­pa­gan­da de des­gas­te se vol­có ha­cia el ex­te­rior, ju­gan­do a fon­do la ba­za del des­pres­ti­gio es­pa­ñol por los “pre­sos po­lí­ti­cos”. CC OO-UGT de­ci­die­ron su­mar­se al Sín­dic de Greu­ges, otro cons­truc­tor de puen­tes, con ese ob­je­to.

Ra­joy ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te des­de 2012 a pro­pi­ciar la cam­pa­ña, me­dian­te su ju­di­cia­li­za­ción va­cía de po­lí­ti­ca. La opinión pú­bli­ca se hi­zo eco, re­for­za­da por la sen­sa­ción de in­dig­ni­dad que trans­mi­te la to­le­ran­cia gu­ber­na­men­tal an­te su co­rrup­ción par­ti­da­ria. Más ca­sos tra­gi­có­mi­cos, co­mo el de Ci­fuen­tes, que re­que­ría so­lo una di­mi­sión a tiem­po. El PP ma­ne­ja pé­si­ma­men­te es­te as­pec­to, a di­fe­ren­cia de la ex­tre­ma iz­quier­da que al pro­mo­cio­nar­se ale­gal­men­te en el cam­po aca­dé­mi­co se mo­vió co­mo pez en el agua. Y la in­dig­ni­dad se pro­lon­ga ha­cia la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, en la gue­rra desata­da con­tra Ciu­da­da­nos, a dúo con PSCPSOE, ol­vi­dan­do to­do sen­ti­do del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.