“En el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, man­da Ha­cien­da. Yo me voy”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ri­gi­dez ad­mi­nis­tra­ti­va

Cuan­do An­to­nio Mo­ral en­tró ha­ce ocho años, el Cen­tro Na­cio­nal pa­ra la Di­fu­sión Mu­si­cal (CNDM) era un re­mien­do de la cri­sis re­cién crea­do pa­ra aho­rrar den­tro del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Hoy aú­na el con­jun­to de ci­clos mu­si­ca­les im­pul­sa­dos des­de el sec­tor pú­bli­co más gran­de y exi­to­so de Es­pa­ña. Pro­gra­man más de 300 ac­tua­cio­nes al año en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, por Eu­ro­pa y Amé­ri­ca. Sus pro­gra­mas y fes­ti­va­les de Ba­rro­co, mú­si­ca de cá­ma­ra y sin­fó­ni­ca, jazz, fla­men­co y de­más fu­sio­nes cuen­tan con una ocu­pa­ción me­dia del 90%. Pe­ro su di­rec­tor aban­do­na. Ha anun­cia­do a los res­pon­sa­bles del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ar­tes Es­cé­ni­cas y de la Mú­si­ca (INAEM) que no re­nue­va su con­tra­to en sep­tiem­bre y se va. “A mi ca­sa, a pen­sar. Lue­go ya ve­ré”, ase­gu­ró ayer a EL PAÍS. Las ra­zo­nes son per­so­na­les, pe­ro tam­bién de cier­to har- taz­go: “En Cul­tu­ra no man­da el mi­nis­tro del ra­mo, man­da Ha­cien­da. Yo me voy, mi la­bor ya es­tá he­cha”.

Sa­le, pe­ro de­ja los de­be­res aca­ba­dos. “La tem­po­ra­da pró­xi­ma es­tá ce­rra­da”, co­men­ta. Aban­do­na cuan­do se en­cuen­tra en la cres­ta. De di­rec­tor ar­tís­ti­co del Tea­tro Real, don­de es­tu­vo cin­co años, pa­só al pre­sen­te car­go en la eta­pa de Félix Pa­lo­me­ro co­mo di­rec­tor del INAEM. Co­rría el año 2010 y apre­ta­ba la cri­sis: “Reunie­ron tres uni­da­des del or­ga­nis­mo en uno. Pe­ro de los 3,5 mi­llo­nes que re­pre­sen­ta­ban con la su­ma, se que­da­ron en dos. Hoy, el pre­su­pues­to ha au­men­ta­do a 2,2. Pe­ro la re­cau­da­ción ha pasado de 90.000 euros a 1,1 mi­llo­nes de euros”.

¿Có­mo? Con un cre­ci­mien­to va­ria­do de ofer­ta de pro­gra­mas ima­gi­na­ti­vos y un acer­ca­mien­to cons­tan­te a nue­vos pú­bli­cos con­vo­ca­dos tam­bién a ba­se de pre- Las crí­ti­cas de la com­pe­ten­cia —to­tal­men­te lí­ci­tas— no le han can­sa­do tan­to co­mo la ri­gi­dez de la Ad­mi­nis­tra­ción: “Es­toy can­sa­do des­pués de 13 años de ges­tión in­ten­sa, tan­to aquí co­mo en el Real. Ya he cum­pli­do 61 años y ne­ce­si­to un res­pi­ro. Lo di­je en fe­bre­ro y es­toy agra­de­ci­do por­que la di­rec­to­ra ac­tual del INAEM ha in­ten­ta­do con­ven­cer­me por to­dos los me­dios de que me que­de. Has­ta aho­ra he he­cho lo que he po­di­do con su apo­yo. Pe­ro des­gra­cia­da­men­te, in­sis­to, el INAEM no de­pen­de del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, sino de Ha­cien­da. Ellos tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra y es un pro­ble­ma que de­be­mos so­lu­cio­nar por­que ya son ocho años así”.

Lle­van una dé­ca­da fis­ca­li­za­dos cons­tan­te­men­te des­de den­tro, con una ri­gi­dez dia­ria que im­po­si­bi­li­ta giras, con­tra­ta­cio­nes o gas­tos im­pre­vis­tos. “Ni la di­rec­ción del INAEM ni yo es­ta­mos pa­ra lu­char con­tra los ele­men­tos. De to­do mi tiem­po, el 80% se va en so­lu­cio­nar pro­ble­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos, no ar­tís­ti­cos”.

¿Cuál es la so­lu­ción? “Más fle­xi­bi­li­dad. Que se con­vier­ta en una agen­cia pú­bli­ca o fun­da­ción de­pen­dien­te del Es­ta­do. Lo mis­mo que quie­ren ha­cer con el Tea­tro de la Zar­zue­la, ¿por qué no lo trasladan al res­to? No se­ría pri­va­ti­zar, co­mo de­nun­cian los sin­di­ca­tos. Eso no es co­rrec­to. Se tra­ta de fle­xi­bi­li­zar la ges­tión. Es la úni­ca sa­li­da y así se lo he di­cho al se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Cul­tu­ra, Fer­nan­do Ben­zo. Ha­bla­mos de una cues­tión de vo­lun­tad po­lí­ti­ca”, afir­ma Mo­ral. Y de re­ven­tar ata­du­ras: “No se pue­de pa­ra­li­zar la ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca por la burocracia y el cor­sé que im­po­ne la Ad­mi­nis­tra­ción. Es ri­dícu­lo, nos en­con­tra­mos an­te un pa­ra­guas inope­ran­te”. Por tan­to, Mo­ral da un pa­so atrás. “Pe­ro vol­ve­ré con al­go, no sé qué. A mí lo que me gus­ta es in­ven­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.