La gran­de­za de la boa cons­tric­tor de­mo­crá­ti­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La de­mo­cra­cia na­ve­ga en es­ta dé­ca­da en aguas pro­ce­lo­sas. Tras la épo­ca do­ra­da de ex­pan­sión pos­te­rior a la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, el nú­me­ro de so­cie­da­des que han abra­za­do el mo­de­lo se ha es­tan­ca­do, co­mo des­ta­can los in­for­mes del cen­tro de es­tu­dios Free­dom Hou­se. En el seno de las mis­mas so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas, po­de­ro­sos y en mu­chos sen­ti­dos jus­ti­fi­ca­dos sen­ti­mien­tos de ma­les­tar y de­cep­ción mar­can un ca­mino ac­ci­den­ta­do. La ex­ten­di­da co­rrup­ción y una ges­tión fre­cuen­te­men­te in­efi­caz co­rroen su te­ji­do y la ad­he­sión, no a sus idea­les, pe­ro sí a sus re­sul­ta­dos.

Aun así, con­vie­ne no sub­es­ti­mar el po- der de re­ge­ne­ra­ción —y por tan­to pro­gre­so— de las de­mo­cra­cias. Por ejem­plo, las boas cons­tric­tor ju­di­cia­les que pau­la­ti­na­men­te se en­ros­can y se en­cie­rran al­re­de­dor del cue­llo de Do­nald Trump y Ben­ja­mín Ne­tan­yahu tie­nen ras­gos de es­pe­ran­za­do­ra gran­de­za.

El fis­cal es­pe­cial Mue­ller avan­za im­pla­ca­ble en su in­ves­ti­ga­ción so­bre la tra­ma ru­sa pe­se a la llu­via dia­ria de fue­go pro­ce­den­te de la Ca­sa Blan­ca. Paul Ma­na­fort, ex­je­fe de cam­pa­ña de Trump, es ya el quin­to acu­sa­do del en­torno del pre­si­den­te que acep­ta su cul­pa. Co­mo otros, em­pie­za a co­la­bo­rar con la jus­ti­cia. Ale­xis de Toc­que­vi­lle es­ta­ría sin du­da or­gu­llo­so de ver la ac­ción de Mue­ller: la de­mo­cra­cia en la Amé­ri­ca del si­glo XXI to­da­vía tie­ne ele­men­tos ins­pi­ra­do­res.

En Israel, una de­mo­cra­cia que afron­ta gra­ves re­tos exis­ten­cia­les —en­tre otras co­sas, por re­for­mas que cris­ta­li­zan un coacer­vo de de­re­chos re­co­no­ci­dos úni­ca­men­te a sus ciu­da­da­nos ju­díos y no a los de­más— pue­de sin em­bar­go ce­le­brar­se que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les cie­rran el cer­co de múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes al­re­de­dor del pri­mer mi­nis­tro y su es­po­sa. No es des­car­ta­ble que en al­gún mo­men­to es­tas pue­dan cor­tar su lar­ga tra­yec­to­ria de po­der. Al­tos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos is­rae­líes han aca­ba­do en la cár­cel, otros sa­lu­da­bles sín­to­mas de­mo­crá­ti­cos. La ca­si ab­so­lu­ta fal­ta de de­pu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li- dades de los mi­li­ta­res pro­yec­ta una te­rri­ble som­bra so­bre es­tas lu­ces en am­bos ca­sos. Pe­ro las lu­ces exis­ten.

Mí­re­se tam­bién el ca­so de España. Po­drán apre­ciar­se más o me­nos los pla­nes y el sen­ti­do de Es­ta­do del ac­tual Go­bierno es­pa­ñol, pe­ro la ac­ción in­de­pen­dien­te de la jus­ti­cia que ha re­ve­la­do la co­rrup­ción en­dé­mi­ca en el an­te­rior par­ti­do go­ber­nan­te de­be­ría in­su­flar al­go de fe. La se­pa­ra­ción de po­de­res fun­cio­na.

Pe­ro la re­ge­ne­ra­ción tam­bién pro­ce­de del li­bre in­ter­cam­bio de ideas, aun­que vi­va­mos en un tiem­po en el que mu­chas sue­nan muy re­tró­gra­das. Chi­na es­tá dan­do pa­sos de gi­gan­te, en­tre otras co­sas en el te­rreno tec­no­ló­gi­co y aca­dé­mi­co. Pe­ro por lo ge­ne­ral pa­re­ce que los cen­tros de pen­sa­mien­to e in­ves­ti­ga­ción de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas si­guen sien­do los más atrac­ti­vos. No sub­es­ti­men el po­ten­cial de la li­bre cir­cu­la­ción de ideas y de las boas cons­tric­tor ju­di­cia­les en las de­mo­cra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.