El yerno fa­vo­ri­to de Erdogan

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ex­tra­ño in­ci­den­te

El 11 de ju­lio de 2004, Es­tam­bul aco­gió una bo­da de di­men­sio­nes im­pe­ria­les. Más de 7.000 in­vi­ta­dos, 5.000 agen­tes de po­li­cía en guar­dia y, co­mo tes­ti­gos del en­la­ce, el rey Ab­da­lá de Jordania; el ge­ne­ral y pre­si­den­te de Pa­kis­tán, Per­vez Mus­ha­rraf; y los pri­me­ros mi­nis­tros de Gre­cia y Ru­ma­nía. Los no­vios: Es­ra Erdogan, de 23 años, y Be­rat Al­bay­rak, de 26. Cues­tio­na­do por sus orí­ge­nes hu­mil­des des­de el ini­cio de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, el man­da­ta­rio tur­co Re­cep Tay­yip Erdogan siem­pre ha ma­ne­ja­do las cues­tio­nes fa­mi­lia­res co­mo asun­tos de Es­ta­do (y vi­ce­ver­sa), con la in­ten­ción de de­jar un clan que le so­bre­vi­va y pue­da mi­rar a la ca­ra a las gran­des fa­mi­lias que han im­pre­so su nom­bre con le­tras do­ra­das a lo lar­go de ca­si un si­glo de his­to­ria republicana. Y los ma­tri­mo­nios de sus hi­jas no han si­do una ex­cep­ción.

Be­rat es hi­jo de Sa­dik Al­bay­rak, un ve­te­rano es­cri­tor is­la­mis­ta que lle­gó a ser dipu­tado y que, pa­ra Erdogan, era un “ído­lo” en el que mi­rar­se. “Los hi­jos de don Tay­yip ve­nían a nues­tra ca­sa, no­so­tros íba­mos con los nues­tros a la su­ya. Cre­cie­ron jun­tos. No es que con­cer­tá­ra­mos su ma­tri­mo­nio, pe­ro sí que (Es­ra y Be­rat) se pro­me­tie­ron si­guien­do los usos y cos­tum­bres tur­cos. No es pro­pio de nues­tra tra­di­ción el flir­tear en las ca­lles”, re­la­ta­ba el con­sue­gro del pre­si­den­te tur­co al dia­rio Va­tan an­tes de la fas­tuo­sa bo­da.

Erdogan ha­bía co­men­za­do a pen­sar en el jo­ven Be­rat co­mo un buen par­ti­do pa­ra su hi­ja un par de años an­tes. Du­ran­te una gi­ra por EE UU pre­via a asu­mir el po­der, su fu­tu­ro yerno, que es­tu­dia­ba un más­ter en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en Nue­va York, le in- vi­tó a dar una conferencia. Aque­lla no­che ce­na­ron jun­tos y char­la­ron. Al­bay­rak se de­mos­tró un chi­co es­pa­bi­la­do y am­bi­cio­so, no iba a de­frau­dar a Erdogan.

En 2004, Al­bay­rak fue nom­bra­do re­pre­sen­tan­te pa­ra EE UU del gru­po Ça­lik —uno de los ma­yo­res con­glo­me­ra­dos em­pre­sa­ria­les de Tur­quía— y tres años más tar­de, cuan­do re­gre­só a su pa­tria, ya era el di­rec­tor eje­cu­ti­vo. Des­de ese pues­to em­pe­zó a de­mos­trar su va­lía pa­ra Erdogan, pri­me­ro, al ad­qui­rir en 2008 el gru­po Sa­bah-ATV, que con­fió a su her­mano ma­yor, y se con­vir­tió en el pri­mer gran al­ta­voz me­diá­ti­co de Erdogan en un mo­men­to en que bue­na par­te de la pren­sa es­ta­ba en su con­tra.

Más tar­de, en 2013, di­se­ñó el plan de ven­ta que per­mi­tió a Ça­lik des­ha­cer­se del gru­po —que fi­nan­cie­ra­men­te ha­cía agua, pe­ro se­guía sien­do una im­por­tan­te he­rra­mien­ta de propaganda— sin que ca­ye­se en ma­nos ex­tran­je­ras (Ti­meWar­ner y News Corp pu­ja­ron por él). Am­bas ope­ra­cio­nes, se­gún la opo­si­ción, es­tu­vie­ron pla­ga­das de irre­gu­la­ri­da­des.

Al­bay­rak fue re­com­pen­sa­do. En 2015 Erdogan obli­gó al en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro, Ah­met Da­vu­to­glu, a in­cluir­lo en su Go­bierno co­mo mi­nis­tro de Ener­gía. Los res­tan­tes miem­bros del ga­bi­ne­te se que­ja­ban de que el “yerno” se in­mis­cuía cons­tan­te­men­te en asun­tos de otras car­te­ras, pe­ro ése era pre­ci­sa­men­te el plan: Erdogan, que aún no ha­bía lo­gra­do im­po­ner su re­for­ma pa­ra trans­for­mar Tur­quía en un ré­gi­men Erdogan es de na­tu­ral des­con­fia­do y com­par­te los asun­tos más im­por­tan­tes con un nú­cleo ca­da vez más re­du­ci­do. Si son fa­mi­lia­res, me­jor. Más aún des­de 2013, cuan­do sus an­ti­guos alia­dos, la co­fra­día de Fe­tu­lá Gü­len, le acu­sa­ron de co­rrup­ción con prue­bas ba­sa­das en pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos, in­clu­so de sus lí­neas pri­va­das.

Por eso, cuan­do en­tró en vi­gor el nue­vo sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta, el pa­sa­do ju­nio, y las car­te­ras eco­nó­mi­cas fue­ron uni­fi­ca­das ba­jo un nue­vo su­per­mi­nis­te­rio, de­ci­dió co­lo­car al fren­te a Al­bay­rak, quien en su bre­ve eta­pa co­mo co­lum­nis­ta fi­nan­cie­ro se ha­bía de­di­ca­do a ex­po­ner las teo­rías eco­nó­mi­cas de su sue­gro: que la eco­no­mía de Tur­quía va bien, pe­ro las ma­lig­nas fuer­zas ex­tran­je­ras se em­pe­ñan en des­truir­la.

Erdogan de­bió pen­sar que, si Do­nald Trump co­lo­ca­ba a su yerno y a su hi­ja en la Ca­sa Blan­ca, por qué no iba a ha­cer­lo él con Al­bay­rak. Sin em­bar­go, el nom­bra­mien­to sen­tó co­mo un ti­ro en el mun­do de los ne­go­cios, es­pe­cial­men­te en aque­llos de ca­pi­tal ex­tran­je­ro. Mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras se vo­la­ti­li­za­ron en se­ma­nas, lo que cau­só una se­ria cri­sis de su di­vi­sa.

Res­ta sa­ber si Al­bay­rak se­gui­rá es­ca­lan­do y se con­ver­ti­rá en del­fín de Erdogan. El mes pa­sa­do pro­ta­go­ni­zó un ex­tra­ño in­ci­den­te, al chocar —li­te­ral­men­te— con un pe­so pe­sa­do del Eje­cu­ti­vo, el mi­nis­tro del In­te­rior Sü­ley­man Söy­lu, otro de los as­pi­ran­tes a fa­vo­ri­to del pre­si­den­te. La mi­ra­da de reojo que lan­zó Al­bay­rak pa­re­cía de­cir: cui­da­do, en el co­to fa­mi­liar no se ad­mi­ten ex­tra­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.