El ba­ño de ma­sas de Sal­vi­ni

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce dos se­ma­nas, Mat­teo Sal­vi­ni fue acla­ma­do en la ciudad italiana de Vi­ter­bo co­mo una es­tre­lla del rock. Con la ca­mi­sa blan­ca em­pa­pa­da de su­dor, el mi­nis­tro ita­liano de In­te­rior re­co­rrió las ca­lles mien­tras cen­te­na­res de mu­je­res, hom­bres y ni­ños se des­ga­ñi­ta­ban co­rean­do su nom­bre. El fer­vor de la ma­sa era una bo­fe­ta­da a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les europeas. Sal­vi­ni ha pe­di­do ha­cer un re­gis­tro de to­dos los gi­ta­nos pa­ra ex­pul­sar a los que no ha­yan na­ci­do en Ita­lia; de­ni­gra a dia­rio a los in­mi­gran­tes y chan­ta­jea a la Unión Eu­ro­pea. La ima­gen de éxi­to po­lí­ti­co de su pa­seo triun­fal por la vi­lla cen­troi­ta­lia­na es­tá res­pal­da­da por las en­cues­tas: a su par­ti­do ul­tra, la Li- ga, se le atri­bu­ye hoy más de un 30% de in­ten­ción de vo­to. “La piel de ga­lli­na. Gra­cias, Vi­ter­bo, es­tos son los son­deos que pre­fie­ro”, es­cri­bió en Twit­ter el po­lí­ti­co.

La extrema de­re­cha eu­ro­pea lle­va años bus­can­do un re­la­to y es­tá con­si­guien­do ar­mar­lo al­re­de­dor de la xe­no­fo­bia, el po­pu­lis­mo y el an­ti­eu­ro­peís­mo. Son par­ti­dos di­ver­sos, con po­si­cio­nes que van des­de el ul­tra­na­cio­na­lis­mo al neo­na­zis­mo. Go­bier­nan en Ita­lia, Hun­gría y Po­lo­nia, y con­di­cio­nan la agen­da po­lí­ti­ca de una do­ce­na de paí­ses de la Unión. De mo­men­to no exis­te una in­ter­na­cio­nal ul­tra­de­re­chis­ta, aun­que lle­van tiem­po es­ce­ni­fi­can­do su bue­na sin­to­nía. Sal­vi­ni com­par­tió du­ran­te años mí­ti­nes con Ma­ri­ne Le Pen. Es­te ve- rano se unió al Gru­po de Vi­se­gra­do, in­te­gra­do por Hun­gría, Po­lo­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia.

Y con es­te te­lón de fon­do irrum­pe en la es­ce­na eu­ro­pea Ste­ve Ban­non, el exa­se­sor de Do­nald Trump que hoy no tie­ne quien le quie­ra en la Ca­sa Blan­ca. Un per­so­na­je con­tro­ver­ti­do, ob­se­sio­na­do con “fo­men­tar una re­vo­lu­ción con­tra la élite”. Ha crea­do en Bru­se­las la fun­da­ción The Mo­ve­ment pa­ra re­cau­dar fon­dos y en­ca­rri­lar la propaganda de ca­ra a las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo de 2019. El ob­je­ti­vo: ga­nar la ma­yor re­pre­sen­ta­ción po­si­ble den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ero­sio­nar­las.

La in­fluen­cia de Ban­non ten­drá un re­co­rri­do li­mi­ta­do, di­cen quie­nes si­guen sus pa­sos. Pe­ro no hay que sub­es­ti­mar­lo, ni tam­po­co a una ul­tra­de­re­cha que sa­be ha­blar­le a dis­tin­tos seg­men­tos de la po­bla­ción. Unos par­ti­dos ca­na­li­zan la ra­bia de los des­he­re­da­dos, pe­ro otros se­du­cen al tra­di­cio­na­lis­mo. En Ho­lan­da, el lí­der del Foro pa­ra la De­mo­cra­cia, Thierry Bau­det, to­ca el piano y ha­bla la­tín. En Fran­cia, la so­bri­na de Le Pen, Ma­rion Ma­ré­chal, aca­ba de inau­gu­rar su pro­pia es­cue­la de cien­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les pa­ra “for­mar a fu­tu­ros cua­dros del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do”, con pro­fe­so­res que han mi­li­ta­do en for­ma­cio­nes neo­fas­cis­tas.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo ha mos­tra­do los dien­tes es­ta se­ma­na al vo­tar con­tra Vik­tor Or­bán. Con unos ro­tun­dos 448 vo­tos a fa­vor, 197 en con­tra y 48 abs­ten­cio­nes (en­tre ellas, las del grue­so del PP es­pa­ñol) la Eu­ro­cá­ma­ra ha da­do un pri­mer pa­so pa­ra ac­ti­var el pro­ce­so san­cio­na­dor a Bu­da­pest por ame­na­zar el Es­ta­do de de­re­cho. Es la pri­me­ra re­frie­ga de una ba­ta­lla que cul­mi­na­rá el pró­xi­mo ma­yo en las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.