La ver­dad se abre ca­mino

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a des­apa­ri­ción de Mau­ri­ce Au­din du­ran­te la gue­rra de Ar­ge­lia, de­te­ni­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do por mi­li­ta­res fran­ce­ses, ha si­do uno de los se­cre­tos más sucios del pa­sa­do re­cien­te de Fran­cia. Es­te pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas, par­ti­da­rio de la in­de­pen­den­cia, fue de­te­ni­do en la no­che del 11 de ju­nio de 1957. Su fa­mi­lia nun­ca vol­vió a sa­ber na­da de él. El pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron aca­ba de pe­dir per­dón en nom­bre del Es­ta­do francés por es­te cri­men, que sim­bo­li­za la bru­ta­li­dad de la gue­rra de In­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia. “La Re­pú­bli­ca no pue­de ni mi­ni­mi­zar ni ex­cu­sar los crí­me­nes co­me­ti­dos du­ran­te el con­flic­to. Fran­cia si­gue lle­van­do esas ci­ca­tri­ces, a ve­ces mal ce­rra­das”, re­za el co­mu­ni­ca­do pre­si­den­cial.

En el pri­mer pá­rra­fo de su dis­cur­so, Ma­cron rin­de ho­me­na­je a to­dos los que in­ves­ti­ga­ron es­te cri­men, que se en­fren­ta­ron a la cen­su­ra y a las ame­na­zas en un mo­men­to en que, co­mo de­mues­tra el ase­si­na­to de Au­din, no se ha­cían pri­sio­ne­ros en Ar­gel. Nom­bres co­mo el his­to­ria­dor Pie­rre Vidal-Na­quet, que pu­bli­có su in­ves­ti­ga­ción en Les Édi­tions de Mi­nuit en 1958, o el pe­rio­dis­ta Hen­ri Alleg que nun­ca se can­só de de­nun­ciar la tor­tu­ra, fue- ron claves pa­ra des­ta­par lo que el Es­ta­do francés, con to­da su fuer­za y vio­len­cia, tra­ta­ba de ocul­tar. Nun­ca cre­ye­ron la ver­sión ofi­cial y se ju­ga­ron la vi­da pa­ra des­men­tir­la. Ade­más, re­to­man­do la co­no­ci­da fra­se de Al­bert Ca­mus, en­tre la jus­ti­cia y su ma­dre eli­gie­ron la jus­ti­cia. Su con­cep­to del pa­trio­tis­mo pa­sa­ba por de­fen­der la idea de que los prin­ci­pios so­bre los que se sus­ten­ta una de­mo­cra­cia no se pue­den sal­tar ba­jo nin­gún con­cep­to.

Sin em­bar­go, pe­se a to­do, 61 años des­pués, no se ha lo­gra­do des­cu­brir có­mo mu­rió Au­din: no se sa­be có­mo fue ase­si­na­do o si fa­lle­ció ba­jo la tor­tu­ra. Te­nía en­ton­ces 25 años, pe­ro ni su es­po­sa, Jo­set­te Au­din, ni sus dos hi­jos conocen to­da­vía la for­ma (se­gu­ra­men­te atroz) en que fue ase­si­na­do. Ma­cron ha pe­di­do a los tes­ti­gos que ha­blen y ha or­de­na­do la aper­tu­ra de los ar­chi­vos. La ver­dad sur­gió pe­se al Es­ta­do y aho­ra ne­ce­si­ta abrir sus sen­ti­nas pa­ra que se co­noz­can los he­chos. So­lo así Mau­ri­ce Au­din po­drá des­can­sar en paz. El Es­ta­do que ocul­tó los he­chos no pue­de ga­ran­ti­zar una in­ves­ti­ga­ción jus­ta. Su ayu­da a la bús­que­da de la ver­dad con­sis­te en ga­ran­ti­zar el ac­ce­so y la trans­pa­ren­cia. Una bue­na lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.