Blas­fe­mia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l ac­tor Willy To­le­do no ha si­do de­te­ni­do por la acu­sa­ción de ha­ber ofen­di­do a los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, sino por no ha­ber acu­di­do a una citación an­te el juez. Pe­ro es­ta citación no se ha­bría producido si no se le hu­bie­ra acu­sa­do en pri­mer lu­gar. El ar­tícu­lo le­gal que pro­te­ge los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos es una re­li­quia de otro tiem­po, un anacro­nis­mo que de­be­ría eli­mi­nar­se has­ta por co­que­te­ría. La pro­tec­ción de esos sen­ti­mien­tos ya es en sí re­li­gio­sa. En cir­cuns­tan­cias en que la plu­ra­li­dad en ese te­rreno es­tu­vie­ra amenazada re­sul­ta­ría más com­pren­si­ble. Du­ran­te mu­cho tiem­po, quie­nes te­nían problemas en España eran quie­nes te­nían con­vic­cio­nes dis­tin­tas de las ca­tó­li­cas. Aho­ra, cuan­do no hay im­pe­di­men­tos pa­ra te­ner y ma­ni­fes­tar las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, al­gu­nas de las de­nun­cias par­ten de de­fen­so­res de la con­fe­sión ma­yo­ri­ta­ria.

Christopher Hit­chens re­cor­da­ba tres pro­ce­sos de­ci­si­vos por aten­tar con­tra la or­to­do­xia re­li­gio­sa: el de Só­cra­tes, el de Je­su­cris­to y el de Ga­li­leo. De­fen­der a Willy To­le­do pa­re­ce me­nos es­ti­mu­lan­te, pe­ro se pue­de ver al re­vés. Nues­tras so­cie­da­des son más li­bres, y bue­na par­te del de­ba­te so­bre los lí­mi­tes de la li­ber­tad de ex­pre­sión gi­ra en torno al de­re­cho a de­cir ton­te­rías.

La per­se­cu­ción de la blas­fe­mia es la per­se­cu­ción de un cri­men sin víc­ti­mas, pe­ro la alu­sión a los sen­ti­mien­tos re­cuer­da a otras ten­den­cias más con­tem­po­rá­neas, que tam­bién ape­lan a las emo­cio­nes. En el pri­mer ca­so, las que­jas sue­len ve­nir de la de­re­cha; en el se­gun­do, de la iz­quier­da. Con fre­cuen­cia, se ha­ce con bue­nas in­ten­cio­nes. El ob­je­ti­vo es pro­te­ger a los dé­bi­les: quien pi­de si­len­cio no es ne­ce­sa­ria­men­te el ofen­di­do, sino al­guien preo­cu­pa­do por la vulnerabilidad de un ter­ce­ro. Lo que se aco­ta tam­bién es un pe­rí­me­tro sa­gra­do: pue­de ser una doc­tri­na con­fe­sio­nal o una con­vic­ción ideo­ló­gi­ca.

De lo sa­gra­do sa­be­mos un par de co­sas. Por un la­do, es un asun­to del que no se pue­de dis­cu­tir: esa idea es una de las ba­ses del li­be­ra­lis­mo co­mo mar­co pa­ra la co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca. Y, por otro, que to­dos te­ne­mos un te­rreno sa­gra­do.

La li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá re­gu­la­da, co­mo to­do lo de­más; esa re­gu­la­ción de­be te­ner en cuen­ta las reali­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas y so­cia­les, los efec­tos bus­ca­dos y con­se­gui­dos. Pe­ro tam­po­co es­tá de más com­bi­nar­la con una de­ci­sión per­so­nal: no ha­cer de­ma­sia­do ca­so de quie­nes quie­ren ofen­der­nos y con­tra­rres­tar con un po­co de in­di­fe­ren­cia el pla­cer adic­ti­vo de la in­dig­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.