Sán­chez è mo­bi­le qual piu­ma al vento

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En es­ta se­ma­na ho­rri­bi­lis de Pe­dro Sán­chez —aun­que aún sea pron­to pa­ra que su­pon­ga un an­tes y un des­pués, co­mo le su­ce­dió a Her Ma­jesty— la con­sis­ten­cia del pre­si­den­te sa­le mal­pa­ra­da. Y no se de­be tan­to a los 84 es­ca­ños co­mo a sus pro­pios erro­res. Las rec­ti­fi­ca­cio­nes y ban­da­zos si­guen ero­sio­na­do su ima­gen. Y a esas au­to­en­mien­das cons­tan­tes se suma un Go­bierno de­ci­di­da­men­te des­coor­di­na­do. El pre­si­den­te es­co­gió un ga­bi­ne­te lar­go de 17 car­te­ras y eso re­quie­re un li­de­raz­go de coor­di­na­ción con mano de hie­rro es­ti­lo Ri­che­lieu. Po­ner ahí a Car­men Cal­vo era una apues­ta te­me­ra­ria. Esa es ya, inevi­ta­ble­men­te, una de sus pró­xi­mas rec­ti­fi­ca­cio­nes pen­dien­tes.

Si Ra­joy se des­acre­di­tó por des­de­cir­se de ca­si to­do lo di­cho pa­ra lle­gar a la Mon­cloa, Sán­chez da me­dia vuel­ta de tuer­ca des­di­cién­do­se in­clu­so de lo di­cho ya en la Mon­cloa. Del con­cur­so de RTVE a la de­fen­sa de Lla­re­na, del im­pues­to de la ban­ca a la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, hay ma­te­ria pa­ra un Más­ter pre­sen­cial de ges­tión de­fi­cien­te. Le su­ce­dió con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, inau­gu­ra­da re­ci­bien­do al Aqua­rius co­mo las no­vias de los guar­da­ma­ri­nas al Juan Se­bas­tián El­cano, pa­ra aca­bar ti­ran­do de ex­pul­sio­nes en ca­lien­te a los ca­la­bo­zos alaui­tas; y es­ta se­ma­na se ha re­pe­ti­do con el ges­to de ve­tar la ven­ta de bom­bas a los sau­díes, con mu­cho ta­chin­ta­chán, pa­ra aca­bar ba­jan­do al ba­rro a gol­pe de real­po­li­tik pa­ra ase­gu­rar­se una ven­ta de cor­be­tas. Y to­do eso con el sa­po atra­gan­ta­do de su apo­yo en­tu­sias­ta a la mi­nis­tra de Sa­ni­dad po­co an­tes de su di­mi­sión. Sí, di­mi­tir en España es un pro­gre­so, pe­ro dos mi­nis­tros en cien días, más la di­rec­to­ra ge­ne­ral del gol, no es pre­ci­sa­men­te un hi­to ho­no­ra­ble.

El cré­di­to de Sán­chez es­tá so­me­ti­do a un pul­so es­tre­san­te des­de la mo­ción: su equi­po pelea por man­te­ner el subidón en las en­cues­tas; y sus ri­va­les por des­gas­tar­lo an­tes de ir a las ur­nas. No es una ca­rre­ra con­tra­rre­loj pe­ro sí con­tra el ca­len­da­rio pa­ra ex­pri­mir sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. Por eso le han ex­hu­ma­do la te­sis mien­tras él aban­de­ra­ba la ex­hu­ma­ción de Fran­co. Y la cla­ve no era la te­sis -ya bas­tan­te es­cru­ta- da- sino de­bi­li­tar su au­to­ri­dad mo­ral. Ri­ve­ra, con ol­fa­to y sin es­crú­pu­los, se ha co­bra­do do­ble pie­za: des­gas­te de Sán­chez, al que de­ja ba­jo sos­pe­cha por su cum lau­de po­co me­ri­to­rio, y de re­bo­te des­gas­te de Ca­sa­do, cu­yo cu­rrí­cu­lum apes­ta. Aun­que el pre­si­den­te re­sis­ta al Tur­ni­tin, no al rui­do de la pi­ca­do­ra me­diá­ti­ca.

Sán­chez arras­tra un vie­jo sam­be­ni­to de ve­le­ta. Pa­só de pre­su­mir del pac­to con Ciu­da­da­nos a con­fe­sar que lo su­yo era Po­de­mos; de ven­der las mie­les de la so­cial­de­mo­cra­cia li­be­ral a sa­car la ban­de­ra ro­ja; de ejer­cer de Mr.Noesno a ser el Sr.Síes­sí con el 155… Esa ima­gen se ha acen­tua­do en el po­der, don­de se ha mos­tra­do vo­lu­ble co­mo la don­na mo­bi­le de Ri­go­let­to, mu­da­ble co­mo­plu­ma al vien­to cam­bian­do de dis­cur­so y de pen­sa­mien­to... Y los ri­va­les na­tu­ral­men­te se afe­rran a esa de­bi­li­dad. La con­sis­ten­cia del pre­si­den­te, más allá de la ca­ri­ca­tu­ra iró­ni­ca del Doc­tor Sán­chez, ha su­fri­do es­ta se­ma­na otro re­vés en la ca­rre­ra cor­ta con­tra el ca­len­da­rio elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.