Las víc­ti­mas, tras la di­so­lu­ción de ETA

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El acer­ca­mien­to a cár­ce­les pró­xi­mas del País Vas­co de Ke­pa Arro­na­te­gi, un pre­so eta­rra con gra­ves problemas psi­quiá­tri­cos, y Marta Iga­rriz, con más de tres cuar­tos de la pe­na cum­pli­da por co­la­bo­ra­ción con ETA, es la pri­me­ra mues­tra de la nue­va po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria del Go­bierno, que prio­ri­za a los en­fer­mos gra­ves, a los ma­yo­res, a quie­nes ten­gan cum­pli­da bue­na par­te de la con­de­na y no ten­gan de­li­tos de san­gre. Pe­ro tan im­por­tan­te co­mo la con­fir­ma­ción de es­te plan pru­den­te del mi­nis­tro Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka es su eje­cu­ción pa­cí­fi­ca tras ha­ber in­for­ma­do a las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas.

Ha­ce un mes, el nue­vo lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, lla­mó a la mo­vi­li­za­ción de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo con­tra el Go­bierno por el acer­ca­mien­to de dos pre­sos de ETA a Eus­ka­di a pun­to de fi­na­li­zar su con­de­na. Ca­sa­do pin­chó por­que las prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas, AVT y Co­vi­te, le con­tes­ta­ron que el acer­ca­mien­to era le­gal. En el cam­bio de ac­ti­tud de las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas tu­vo que ver la his­tó­ri­ca empatía con ellas del ma­gis­tra­do y hoy mi­nis­tro Gran­de-Mar­las­ka, ade­más de la in­for­ma­ción pre­via que les su­mi­nis­tró.

Pe­ro tam­bién tu­vo que ver la de­ci­sión de las víc­ti­mas de no de­jar­se ma­ni­pu­lar po­lí­ti­ca­men­te, co­mo su­ce­dió du­ran­te el Go­bierno de Za­pa­te­ro, en que el PP las sa­có a la ca­lle pa­ra de­bi­li­tar­le. Las pro­me­sas in­cum­pli­das del PP, una vez en el Go­bierno, por ser com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les, co­mo la ile­ga­li­za­ción de Bil­du y el man­te­ni­mien­to de la doc­tri­na Pa­rot, va­cu­na­ron a las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas con­tra la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca.

Pe­ro, tam­bién, ha cam­bia­do el mar­co. ETA se ha di­suel­to y el Go­bierno tra­ta de ha­cer pe­da­go­gía con las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas y to­mar­se tiem­po pa­ra que asu­man el cam­bio de una po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria, pen­sa­da pa­ra la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta, con pie­zas co­mo el ale­ja­mien­to de los pre- sos eta­rras. Al­gún efec­to tie­ne es­ta pe­da­go­gía cuan­do Co­vi­te ya no se opo­ne al acer­ca­mien­to de pre­sos a zo­nas li­mí­tro­fes a Eus­ka­di e in­clu­so a cár­ce­les vas­cas si los pre­sos re­pu­dian a ETA.

Tras la di­so­lu­ción de ETA, el Go­bierno pre­ten­de im­pul­sar la po­lí­ti­ca de re­in­ser­ción de pre­sos eta­rras co­mo apor­ta­ción a la con­vi­ven­cia —el mo­de­lo fue la vía Nan­cla­res— con el re­co­no­ci­mien­to a las víc­ti­mas, la jus­ti­cia, su re­pa­ra­ción y la exi­gen­cia de au­to­crí­ti­ca a los vic­ti­ma­rios. Es­ta po­lí­ti­ca cuen­ta con am­plio con­sen­so po­lí­ti­co y so­cial en Eus­ka­di y es asu­mi­da por un cre­cien­te nú­me­ro de víc­ti­mas vas­cas. E in­clu­so fue­ra de Eus­ka­di, co­mo ha mos­tra­do Jo­sé Mi­guel Ce­di­llo, hi­jo de un po­li­cía na­cio­nal ase­si­na­do por ETA, que com­pa­ti­bi­li­za un men­sa­je de re­co­no­ci­mien­to y jus­ti­cia con otro de con­vi­ven­cia. So­lo es in­com­pa­ti­ble con es­ta co­rrien­te el re­van­chis­mo, que pier­de te­rreno y enar­bo­la el nue­vo lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.