La Au­dien­cia rebaja a Pa­blo Há­sel la pe­na de pri­sión por enal­te­ci­mien­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cau­sas ate­nuan­tes

La Sa­la de Ape­la­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­ba­jó ayer de dos años y un día a nue­ve me­ses de pri­sión la con­de­na al ra­pe­ro Pa­blo Há­sel por de­li­tos de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo, en­tre otros, por el con­te­ni­do de 64 men­sa­jes pu­bli­ca­dos en Twit­ter y una can­ción col­ga­da en Youtu­be. El tri­bu­nal re­vi­só la sen­ten­cia del pa­sa­do mar­zo de la Sec­ción Pri­me­ra de la Au­dien­cia y, aun­que man­tie­ne in­tac­tos el re­la­to de he­chos y los ti­pos pe­na­les de aquel fa­llo, re­du­ce las pe­nas en apli­ca­ción de la ju­ris­pru­den­cia más re­cien­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos (TEDH).

Há­sel, nom­bre ar­tís­ti­co de Pa­blo Ri­va­du­lla, pu­bli­có en la red so­cial men­sa­jes de apo­yo a los GRA­PO y ata­ques a Juan Car­los I, por los que fue tam­bién con­de­na­do por in­ju­rias y ca­lum­nias a la Co­ro­na. Y lo hi­zo des­pués de que en mar­zo de 2015 ya hu­bie­ra si­do con­de­na­do en fir­me por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, por de­li­tos si­mi­la­res, a dos años de pri­sión.

La sen­ten­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal de ayer, si fi­nal­men­te es con­fir­ma­da por el Su­pre­mo, su­po­ne una rebaja pe­ro no im­pli­ca for­zo­sa­men­te que Há­sel va­ya a elu­dir la cár­cel. El ar­tis­ta se ve­ría así en una si­tua­ción si­mi­lar a la del tam­bién ra­pe­ro Val­tónyc, que hu­yó a Bél­gi­ca pa­ra evi­tar la en­tra­da en pri­sión y es­tá pendiente de que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les de ese país re­suel­van si lo en­tre­gan a España. La Sa­la de Ape­la­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal con­clu­ye en su sen­ten­cia, de 51 pá­gi­nas, que exis­ten mo­ti­vos pa­ra ate­nuar la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de Há­sel. En pri­mer lu­gar, el tri­bu­nal des­ta­ca que el ra­pe­ro ha enal­te­ci­do a te­rro­ris­tas con­cre­tos de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, el GRA­PO, que lle­va un tiem­po im­por­tan­te sin rea­li­zar ac­cio­nes te­rro­ris­tas; y, por tan­to, di­ce, “la po­si­bi­li­dad” de que la “pues­ta en pe­li­gro” de la mis­ma “se reavi­ve por obra de la in­fluen­cia del re­cu­rren­te se­rá me­nor”.

En se­gun­do lu­gar, tam­bién va­lo­ra que, a pe­sar de ser el acu­sa­do re­in­ci­den­te, “ob­je­ti­va­men­te las ex­pre­sio­nes in­ci­tan­tes en Internet emi­ti­das en es­ta oca­sión por el acu­sa­do es­tán más co­me­di­das y son me­nos ex­plí­ci­tas que aque­llas por las que se le con­de­nó en un pa­sa­do”.

La sa­la ha te­ni­do en cuen­ta que al­gu­nos de los tuits fue­ron pu­bli­ca­dos an­tes de la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 2015 que agra­vó el enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.