El Gran Her­mano del nar­co: lu­jo, chu­le­ría y trai­cio­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Fo­tos de ta­tua­jes de nar­co­lan­chas, ví­deos de des­car­gas de dro­ga a ple­na luz del día o imá­ge­nes de tar­tas in­fan­ti­les que re­crean per­se­cu­cio­nes. Los narcos del Cam­po de Gi­bral­tar —y su sé­qui­to— dis­fru­ta­ban na­rran­do sus más en­dia­bla­das an­dan­zas en las re­des so­cia­les. Era un ac­to de chu­le­ría pre­me­di­ta­da y con­tro­la­da, has­ta que la se­ma­na pa­sa­da to­do se tor­ció por una trai­ción. El per­fil anó­ni­mo de Ins­ta­gram @co­ti­lleo­la­li­nea ha di­fun­di­do sus vi­das de ex­ce­sos con se­ñas de iden­ti­dad in­clu­so de sus aman­tes. Las mis­mas re­des en las que se re­go­dea­ban, aho­ra son su per­di­ción, mien­tras los tra­fi­can­tes bus­can ven­gan­za pa­ra el cul­pa­ble.

La his­to­ria ha cam­bia­do mu­cho en ape­nas tres me­ses. Cuan­do de­tu­vie­ron a An­to­nio Te­jón, El Cas­ta­ña, uno de los re­yes del ha­chís del Cam­po de Gi­bral­tar, en unos po­cos días su en­torno ini­ció una cam­pa­ña de apo­yo en la pla­ta­for­ma di­gi­tal chan­ge.org que fir­ma­ron 1.621 usua­rios. El des­ca­ro en re­des lle­ga­ba a su co­ta má­xi­ma: pe­dir jus­ti­cia pa­ra el ma­yor tra­fi­can­te de ha­chís de España. De po­co im­por­tó que El Cas­ta­ña fue­se ca­za­do mien­tras pa­sa­ba la no­che con una aman­te con la que tie­ne dos hi­jos. Tras aque­lla cam­pa­ña es­tu­vo la usua­ria Za­rai­da Ló­pez, el mis­mo nom­bre de la mu­jer ofi­cial de Te­jón que aho­ra vuel­ve a es­tar en el ojo del hu­ra­cán di­gi­tal. Ha pa­sa­do de acu­sa­do­ra a acu­sa­da: es una de los se­ña­la­dos e in­sul­ta­dos pú­bli­ca­men­te por @co­ti­lleo­la­li­nea.

De­ni­gra­dos has­ta la ve­ja­ción, el per­fil di­vul­gó —en­tre in­sul­tos y du­ran­te al­go más de un día— ca­ras, nom­bres pro­pios, via­jes y su­pues­tas aman­tes. Era “Cul­pa­ble”. El ju­ra­do po­pu­lar, com­pues­to por seis mu­je­res y tres hom­bres, de­cla­ró ayer a Da­niel Mon­ta­ño cul­pa­ble de la muer­te de la be­bé de 17 me­ses Ali­cia, en enero de 2016. El ve­re­dic­to fue uná­ni­me. Pa­ra los miem­bros del ju­ra­do ha que­da­do acre­di­ta­do que ase­si­nó “de for- jo­ven­ci­tas, us­te­des ya es­táis vie­ji­tas”, apun­ta otro. La fis­cal Ma­ca­re­na Arro­yo es­tá acos­tum­bra­da a ver en los su­ma­rios es­ta suer­te de tríos en los que hay mu­je­res ofi­cia­les y aman­tes acep­ta­das: “A An­to­nio Te­jón le en­con­tra­ron con su aman­te y la de­fen­día su mu­jer. Di­ga­mos que son fa­mi­lias pe­cu­lia­res”. ma in­ten­cio­na­da” a la pe­que­ña. Ade­más, el ve­re­dic­to le ha de­cla­ra­do cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va por ha­ber tra­ta­do de ma­tar a la ma­dre de la ni­ña, Ga­brie­la, una jo­ven que ha­bía co­no­ci­do al con­de­na­do se­ma­nas an­tes a tra­vés de Internet y que cuan­to su­ce­die­ron los he­chos te­nía 18 años. Se­gún la de­ci- lo que en el ba­rrio de La Atu­na­ra de La Lí­nea, epi­cen­tro del ha­chís, sa­bían y en la co­mi­sa­ría de po­li­cía sos­pe­cha­ban, aun­que aho­ra ele­va­do a la in­men­si­dad de internet. Pe­ro si el trai­dor, mo­vi­do por su­pues­tos im­pa­gos de unos ali­jos, te­nía ma­te­rial que di­fun­dir es por­que ellos an­tes se ha­bían de­di­ca­do a di­vul­gar su pro­pia vi­da. “Siem­pre han man­te­ni­do la os­ten­ta­ción. Se jac­tan de ello y se ven con im­pu­ni­dad”, re­co­no­ce Ma­ca­re­na Arro­yo, fis­cal an­ti­dro­ga del Cam­po de Gi­bral­tar.

Por eso, mu­cho an­tes de que la cuen­ta de Ins­ta­gram se pu­sie­se en mar­cha, ya sal­ta­ban de mó­vil en mó­vil fo­tos de lo más va­rio­pin­to: los her­ma­nos Cas­ta­ña a bor­do de nar­co­lan­chas, las ma­ris­ca­das Ab­de­llah El Haj, El Mes­si, o las fies­tas en Ibi­za de unos y otros. Al­gu­nas de esas imá­ge­nes se han he­cho vi­ra­les. Es el ca­so de una chi­ca con una ca­mi­se­ta en la que se ve una nar­co­lan­cha jun­to al men­sa­je “Or­gu­llo li­nen­se”. O el ví­deo de es­te agos­to en el que al­guien de la or­ga­ni­za­ción gra­ba con chu­le­ría dos ali­jos de for­ma si­mul­tá­nea.

A Fran­cis­co Mena, de la Fe­de­ra­ción An­ti­dro­ga Ne­xos, ni le sor­pren­de lo que aho­ra se ha di­vul­ga­do: “La os­ten­ta­ción siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te, pe­ro an­tes no ha­bía re­des so­cia­les. Los nue­vos son más jó­ve­nes y aho­ra usan es­tos ca­na­les pa­ra mos­trar su vi­da de lu­jo”. A eso se suma un fac­tor cla­ve, a jui­cio de un car­go de la co­mi­sa­ría de La Lí­nea: “Son de es­ca­lo­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les ba­jos, así que su úni­ca vía de pre­su­mir es eco­nó­mi­ca”.

Esos de­jes de ri­cos kitsch les jue­gan más de una pa­sa­da. “Cual­quier da­to ayu­da. En la sión del ju­ra­do, lo hi­zo “de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da” y “con me­dios y con­di­cio­nes que im­pe­dían to­da po­si­bi­li­dad de de­fen­sa”.

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ála­va fi­na­li­zó es­te pa­sa­do jue­ves las cin­co se­sio­nes del jui­cio con­tra el pro­fe­sor de mú­si­ca acu­sa­do de ase­si­nar a la pe­que­ña. La lan­zó por la ven­ta­na, des­de un pri­mer pi­so, a unos cin­co me­tros, tras rom­per el cris­tal del mi­ra­dor de un pu­ñe­ta­zo. La ma­dre de la ni­ña de­cla­ró du­ran­te el jui­cio que Da­niel Mon­ta­ño las ata­có por­que se ne­gó a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con él. El ju­ra­do ha tar­da­do al­go me­nos de nue­ve ho­ras en al­can­zar un ve­re­dic­to.

El con­de­na­do, que en el mo­men­to de los he­chos te­nía 30 años, re­co­no­ció ha­ber lan­za­do a la ni­ña por la ven­ta­na, pe­ro ade- po­li­cía nos ayudamos de mu­chas cir­cuns­tan­cias, en­tre ellas de las re­des so­cia­les”, re­co­no­ce el agen­te. Y si la di­fu­sión va acom­pa­ña­da de trai­cio­nes y ven­gan­zas, co­mo en el ca­so de @co­ti­lleo­la­li­nea, más aún, se­gún ex­pli­ca el po­li­cía: “El des­pe­cho da mu­cho jue­go”. Los pro­pios narcos se han da­do cuen­ta del fi­lón que su vi­da opu­len­ta tie­ne pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes, por eso, la fis­cal Arro­yo ya ha de­tec­ta­do que “se han vuel­to mu­cho más re­ce­lo­sos”.

Pe­ro con­fiar en au­men­tar la pri­va­ci­dad en re­des no ha si­do su­fi­cien­te. En ape­nas el día y me­dio que la cuen­ta de Ins­ta­gram es­tu­vo abier­ta, cual­quie­ra pu­do di­bu­jar el in­trin­ca­do ár­bol ge­nea­ló­gi­co de los prin­ci­pa­les ros­tros y apo­dos del mun­do del ha­chís, de sus mu­je­res y sus aman- re­zó su re­la­to de los he­chos con una se­rie de apre­cia­cio­nes que no con­ven­cie­ron a los miem­bros del ju­ra­do. En su ex­po­si­ción, di­jo que ti­ró a la be­bé por­que vio en ella a “la se­mi­lla del mal” y por­que se sin­tió co­mo un “án­gel” que te­nía la mi­sión de “sal­var el mun­do”.

El cri­men pro­vo­có una mo­vi­li­za­ción so­cial en Vi­to­ria, con con­cen­tra­cio­nes fren­te al pi­so don­de ocu­rrió el cri­men, en la ca­lle Li­ber­tad. Mi­les de ciu­da­da­nos co­lo­ca­ron flo­res du­ran­te se­ma­nas en el lu­gar en el que mu­rió la ni­ña.

La de­fen­sa so­li­ci­tó al juez que dic­ta­mi­na­ra el tiem­po que de­be­ría es­tar re­clui­do en un cen­tro psi­quiá­tri­co, ya que con­si­de­ra que el acu­sa­do pa­de­ce es­qui­zo­fre­nia y que se le de­be apli­car la exi­men­te com­ple­ta por enaje­na- tes. Aun­que la fis­cal tie­ne cla­ro que “la cre­di­bi­li­dad de la fil­tra­ción es li­mi­ta­da”, tam­bién re­co­no­ce que pue­de ser­vir pa­ra tra­zar “el hi­lo que per­mi­te vin­cu­lar a per­so­nas”.

Mien­tras, los tra­fi­can­tes si­guen bus­can­do al trai­dor. “Es­tán asus­ta­dos, aho­ra sa­ben que es­tán más iden­ti­fi­ca­dos”, re­co­no­ce un guar­dia ci­vil. El agen­te cree que la fuen­te po­dría ser más de una per­so­na y que re­cu­rrie­ron a un ex­per­to en in­for­má­ti­ca. Sin em­bar­go, na­die ha de­nu­nciado aún la evi­den­te vul­ne­ra­ción al ho­nor y la in­ti­mi­dad, con­fir­man des­de la po­li­cía de La Lí­nea. “Al fi­nal, ha­brá un ajus­te de cuen­tas en­tre ellos, pe­ro sin san­gre, por­que la fil­tra­ción no ha es­tro­pea­do nin­gún ne­go­cio, que es lo im­por­tan­te pa­ra ellos”, re­ma­cha el po­li­cía. ción men­tal. Ade­más, so­li­ci­tó que se con­si­de­re un de­li­to de le­sio­nes la agre­sión a su pa­re­ja, en lu­gar de un de­li­to por ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio.

La Fis­ca­lía y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar —que re­pre­sen­ta a los pa­dres de la be­bé ase­si­na­da— y la po­pu­lar —ejer­ci­da por la Aso­cia­ción Cla­ra Cam­poa­mor— es­ti­ma que el su­pues­to de­li­rio de Da­niel es “me­ro tea­tro”. Por ello, re­cla­mó que el juez dic­te sen­ten­cia con­de­na­to­ria de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble por el de­li­to de ase­si­na­to con ale­vo­sía de la ni­ña de 17 me­ses, de for­ma que ten­dría que es­tar en pri­sión en­tre 25 y 35 años an­tes de que se re­vi­sa­ra su con­de­na. Tam­bién so­li­ci­ta la pe­na má­xi­ma de 11 años por el de­li­to de ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.