30 años no es na­da pa­ra de­nun­ciar agre­sio­nes se­xua­les

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­co­pi­lar prue­bas

Ja­mes Rho­des ca­si no ha pe­ga­do ojo. Mi­ra que lo ha con­ta­do ve­ces, pe­ro siem­pre se queda in­som­ne cuan­do sa­be que tie­ne que vol­ver a ha­blar de lo que pa­só. ¿Có­mo con­tar­lo pa­ra que se en­tien­da? Pa­ra él, ata­ca­do du­ran­te años por un pro­fe­sor cuan­do era un ni­ño, el tér­mino abu­so se queda cor­to: “Es una pa­la­bra de­ma­sia­do blan­da. Si me po­nen una mul­ta es un abu­so, pe­ro no pue­do lla­mar­lo igual si un hom­bre po­ne su pe­ne den­tro de un ni­ño de cin­co años”.

Rho­des, pia­nis­ta, pu­bli­có en 2014 unas es­tre­me­ce­do­ras me­mo­rias, Ins­tru­men­tal, en las que re­la­ta los ata­ques de ese maes­tro, la in­di­fe­ren­cia de otros pro­fe­so­res y la co­rro­sión en la que se con­vir­tió su exis­ten­cia: “A ve­ces la gen­te co­me­te el error de creer que una vez que el abu­so aca­ba to­do es­tá me­jor. Pe­ro no es ver­dad”. En 2017 se ins­ta­ló en Ma­drid y, des­de ha­ce unos me­ses, es una de las ca­ras vi­si­bles del co­lec­ti­vo que re­cla­ma con ur­gen­cia una ley de erra­di­ca­ción de la vio­len­cia con­tra la in­fan­cia que el Go­bierno ha pro­me­ti­do.

“Tar­dé 20 años en po­der ha­blar de lo que me hi­cie­ron”, ex­pli­ca­ba ayer Rho­des an­te los pe­rio­dis­tas que lo es­cu­cha­ban mu­dos y aplau­die­ron cuan­do ter­mi­nó, al­go ab­so­lu­ta­men­te inusual en una rue­da de pren­sa.

El si­len­cio de años que en­vuel­ve a las víc­ti­mas, que en oca­sio­nes se con­vier­te en dé­ca­das, es­tá en el cen­tro de las pe­ti­cio­nes pa­ra la fu­tu­ra ley. En España, el pe­rio­do de pres­crip­ción de los de­li­tos de abu­sos se­xua­les a me­no­res co­mien­za a con­tar a par­tir de su ma­yo­ría de edad. Se­gún la gra­ve­dad del ca­so, esa pres­crip­ción lle­ga­rá des­de los cin­co a los 15 años pos­te­rio­res. En el ca­so más ex­ten­so, el de­li­to queda can­ce­la­do cuan­do la víc­ti­ma cum­pla 33 años.

En me­dio de una cri­sis sin pre­ce­den­tes en la Igle­sia ca­tó­li­ca “In­tro­duc­ción y ha­llaz­go de sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes”, “re­la­cio­nes ín­ti­mas en­tre me­no­res y edu­ca­do­ras”, “des­pro­tec­ción de me­no­res…” son los pre­sun­tos de­li­tos que 15 de los 16 vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad del cen­tro de in­ter­na­mien­to de me­no­res Ibaion­do, en Zu­ma­rra­ga (Gi­puz­koa), han de­nu­nciado an­te la po­li­cía y de los que ha­cen res­pon­sa­ble al di­rec­tor del cen­tro y al Go­bierno vas­co, del que de­pen­de la ci­ta­da ins­ti­tu­ción. La de­nun­cia, pre­sen­ta­da el pa­sa­do 27 de ju­lio y co­mu­ni­ca­da a la Fis­ca­lía de Me­no­res de Gi­puz­koa, con­tie­ne in­ci­den­cias ocu­rri­das en­tre sep­tiem­bre de 2012 y mar­zo de es­te año que re­ve­lan “va­rios de­li­tos e in­frac­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas” co­me­ti­das, di­cen, con el co­no­ci­mien­to del res­pon­sa­ble edu­ca­ti­vo del cen­tro, a quien acu­san se­pan “cuá­les son los com­por­ta­mien­tos inacep­ta­bles” de los adul­tos. Aña­de la for­ma­ción de maes­tros y to­dos los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan con me­no­res, la crea­ción de una fis­ca­lía y juz­ga­dos de ins­truc­ción es­pe­cia­li­za­dos en vio­len­cia ha­cia la in­fan­cia y la re­duc­ción de los pro­ce­sos ju­di­cia­les, que se ex­tien­den “has­ta cua­tro o cin­co años” y en los que los me­no­res de­cla­ran “has­ta cua­tro ve­ces” y de­lan­te de su agre­sor. de “ocul­tar y en­cu­brir a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes” di­chas irre­gu­la­ri­da­des.

La di­rec­to­ra de Jus­ti­cia del Go­bierno vas­co, Loly de Juan, afir­ma no te­ner cons­tan­cia de la de­nun­cia so­bre unos he­chos que ca­li­fi­ca de “muy gra­ves si fue­ran cier­tos”, y aña­de que el di­rec­tor de Ibaion­do, Pa­blo Mar­tí­nez, con el que se pu­so en con­tac­to el miér­co­les, le ase­gu­ró que “no co- por sus es­cán­da­los de abu­sos a me­no­res y su pos­te­rior en­cu­bri­mien­to, España pre­pa­ra una ley de erra­di­ca­ción de vio­len­cia con­tra la in­fan­cia en la que tie­nen pues­ta to­da su aten­ción las víc­ti­mas y las aso­cia­cio­nes de me­no­res, co­mo Sa­ve the Chil­dren o la Fun­da­ción Vic­ki Ber­na­det, que ayer, jun­to a Rho­des, pi­die­ron al Eje­cu­ti­vo que se dé pri­sa.

“El abu­so se­xual es gra­ví­si­mo pe­ro lo es­ta­mos ha­cien­do más gra­ve des­de el mo­men­to en que nos obli­gáis a man­te­ner el si­len­cio tan lar­go”, pe­día ayer Vic­ki Ber­na­det, tam­bién víc­ti­ma en su in­fan­cia. Tam­po­co ha­bía pe­ga­do ojo. Le pe­sa te­ner que se­guir re­pi­tien­do “20 años des­pués” to­do lo que fal­ta por ha­cer.

Una de ca­da cin­co per­so­nas ha su­fri­do abu­sos se­xua­les en la in­fan­cia, se­gún es­ti­man di­ver­sos es­tu­dios. Es un de­li­to que se pro­du­ce de for­ma abru­ma­do­ra en el en­torno fa­mi­liar y de con­fian­za. Se­gún el in­for­me de Sa­ve the Chil­dren Ojos que no quie­ren ver, el abu­so du­ra de me­dia cua­tro años. Ape­nas un 15% de los ca­sos son de­nun­cia­dos y, de los que en­tran en el sis­te­ma le­gal, sie­te de ca­da 10 nun­ca lle­gan a jui­cio oral.

La nue­va ley, reclaman des­de Sa­ve the Chil­dren, de­be­ría con­tem­plar que los de­li­tos con­tra la li­ber­tad e in­dem­ni­dad se­xual co­mien­cen a pres­cri­bir cuan­do la víc­ti­ma al­can­ce los 50 años de edad. Se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, la ma­yo­ría de las víc­ti­mas co­mien­zan a ha­blar a par­tir de los 35. La pro­pues­ta va en lí­nea con otros paí­ses eu­ro­peos, co­mo Fran­cia o Ale­ma­nia, que con­tem­plan am- no­ce na­da y que no son cier­tas” las gra­ves acu­sa­cio­nes. En­tre los he­chos de­nun­cia­dos se ci­ta el trá­fi­co de dro­gas den­tro de las ins­ta­la­cio­nes y las “re­la­cio­nes ín­ti­mas” man­te­ni­das en­tre in­ter­nos me­no­res de edad y edu­ca­do­ras del cen­tro. Los vi­gi­lan­tes sos­tie­nen en su es­cri­to que “mu­chas de es­tas [pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des] vio­lan la le­ga­li­dad”.

La plan­ti­lla de tra­ba­ja­do­res des­mien­te “ca­te­gó­ri­ca­men­te” las “ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas que es­ta abe­rran­te acu­sa­ción in­ten­ta ha­cer creer a la so­cie­dad que ocu­rren den­tro” del mis­mo.

La de­nun­cia co­lec­ti­va fue in­ter­pues­ta por el vi­gi­lan­te Ós­car Bru­ña Rui­pé­rez a fi­na­les de ju­lio, tras ver­se so­me­ti­do a un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio que aca­bó con su des­pi­do y el de otros dos com­pa­ñe­ros. Ade­más de las 31 pliar la pres­crip­ción pa­ra los crí­me­nes co­me­ti­dos con­tra me­no­res has­ta 30 años des­de la ma­yo­ría de edad. Otras aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas reclaman que no pres­cri­ban nun­ca, co­mo ocu­rre en Reino Uni­do, en al­gu­nos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos o co­mo se plan­tea apli­car Chi­le. Y ya han con­se­gui­do un am­plio apo­yo.

Mi­guel Án­gel Hur­ta­do, víc­ti­ma de un sa­cer­do­te cuan­do te­nía 16 años, en­ca­be­za una cam­pa­ña es­pa­ño­la en Chan­ge.org, que ayer ro­za­ba ya las 460.000 fir­mas a fa­vor de que es­tos de­li­tos no ca­du­quen. El tras­fon­do es evi­tar la im­pu­ni­dad. En el ca­so Ma­ris­tas, uno de los más gra­ves des­ta­pa­dos en España, un juz­ga­do de Bar­ce­lo­na de­cla­ró nu­las 13 de las de­nun­cias pre­sen­ta­das con­tra el pro­fe­sor de gim­na­sia Joa­quín Benítez por­que ha­bían pres­cri­to. A pe­sar de la alar­ma so­cial que crean los abu­sos se­xua­les y su po­si­ble pres­crip­ción, hay una po­si­ción ge­ne­ra­li­za­da en­tre los ju­ris­tas es­pa­ño­les en con­tra de que el pla­zo pa­ra juz­gar­los no se ago­te nun­ca. De­fien­den to­dos los con­sul­ta­dos que el tra­ba­jo se cen­tre en in­ten­tar que las víc­ti­mas pue­dan de­nun­ciar an­tes, cuan­do ade­más es más fá­cil re­co­pi­lar prue­bas y en­cau­sar a sus agre­so­res. “Se tra­ta de in­ci­dir so­bre la reali­dad, ac­tuar pa­ra que la gen­te no per­ma­nez­ca ate­rro­ri­za­da has­ta los 30 años”, de­fien­de la ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho Pe­nal de la Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na Mer­ce­des Gar­cía Arán.

“Abrir un pro­ce­di­mien­to y pro­bar al­go que ha ocu­rri­do ha­ce 50 años es muy com­pli­ca­do, genera mu­cha frus­tra­ción. Nos equi­vo­ca­mos si cree­mos que la so­lu­ción fá­cil sea que no pres­cri­ba”, aña­de el catedrático de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, Ma­nuel Can­cio. En España, los de­li­tos que no pres­cri­ben son los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad y ge­no­ci­dio y los de te­rro­ris­mo con víc­ti­mas mor­ta­les.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros del 7 de sep­tiem­bre acor­dó la pues­ta en mar­cha del an­te­pro­yec­to de ley. La pre­vi­sión es en­viar­la al Con­gre­so en el se­gun­do tri­mes­tre de 2019. Las or­ga­ni­za­cio­nes y el pia­nis­ta Rho­des re­cla­ma­ron ayer que se ade­lan­te la en­tra­da en las Cor­tes a enero de 2019 pa­ra que dé tiem­po a tra­mi­tar­la. pá­gi­nas de la de­nun­cia, apor­ta en su nom­bre y en el de sus com­pa­ñe­ros otros 19 do­cu­men­tos (59 fo­lios más), que con­tie­nen “co­pia im­pre­sa de los hi­los de co­rreos elec­tró­ni­cos co­mu­ni­ca­dos a dis­tin­tas ins­tan­cias y par­ti­cu­la­res” so­bre las po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des. Ibaion­do, el úni­co cen­tro de má­xi­ma se­gu­ri­dad de re­clu­sión de me­no­res exis­ten­te en Eus­ka­di, tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra aco­ger a unos 35 in­ter­nos. En los úl­ti­mos me­ses, tan­to los vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad co­mo el per­so­nal edu­ca­dor se han mo­vi­li­za­do pa­ra pro­tes­tar por las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y de se­gu­ri­dad exis­ten­tes en el mis­mo. Los tra­ba­ja­do­res se concentraron en mar­zo pa­sa­do pa­ra exi­gir más me­di­das de se­gu­ri­dad fren­te a las “agre­sio­nes” que ve­nían re­ci­bien­do por par­te de me­no­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.