“Vi­vi­mos en un zoo dis­fun­cio­nal”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Co­rrec­ción po­lí­ti­ca

Ves­ti­do de ne­gro y li­ge­ra­men­te más atlé­ti­co que de cos­tum­bre, Ir­vi­ne Welsh pa­re­ce abu­rri­do. Aca­ba de lle­gar de Ibi­za, tie­ne el por­tá­til en­cen­di­do y pres­ta el par de au­ri­cu­la­res a quien quie­ra es­cu­char un po­co de hou­se. Ha­bla de Jui­ce Terry, el ta­xis­ta adic­to al se­xo que pro­ta­go­ni­za Un pol­vo en con­di­cio­nes (Ana­gra­ma), su úl­ti­ma no­ve­la —pu­bli­ca­da en España—, co­mo quien ha­bla de un vie­jo ami­go. “No sé, to­das mis no­ve­las tra­tan de la amis­tad mas­cu­li­na, y sí, la ri­dí­cu­la com­pe­ten­cia en­tre no­so­tros, ese ro­llo de ad­mi­rar a tus ri­va­les, amar­los ca­si, pe­ro no po­der ad­mi­tir que lo ha­ces; es co­mo si tra­ta­ra de en­ten­der la for­ma en que me re­la­ciono con el mun­do, en tan­to hom­bre, exa­ge­ran­do las co­sas”. La sá­ti­ra, le fal­ta aña­dir al au­tor de la exi­to­sa Trains­pot­ting.

En su re­gre­so a Edim­bur­go, tras su pa­so por Mia­mi en La vi­da se­xual de las ge­me­las sia­me­sas, Welsh (Edim­bur­go, 1958) co­lo­ca al fren­te a un se­cun­da­rio de Co­la y Porno —dos de sus no­ve­las an­te­rio­res— pa­ra cons­truir otra de sus comedias hu­ma­nas, tan su­cia, hi­per­se­xua­li­za­da y, por mo­men­tos, ri­dí­cu­la­men­te ma­ca­bra, co­mo el res­to. Un pe­que­ño mun­do azo­ta­do es­ta vez por: 1) El Hu­ra­cán To­ca­pe­lo­tas (“sí, eso es lo ma­lo de Es­co­cia, que to­do nos lo to­ma­mos a ri­sa; lle­gué a sen­tir pe­na por el hu­ra­cán en sí, ¡eres un se­ñor hu­ra­cán y na­die te to­ma en se­rio!”) y 2) El re­fe­rén­dum por la in­de­pen­den­cia. Tema es­te de ra­bio­sa ac­tua­li­dad en la ciudad que vi­si­ta: Bar­ce­lo­na. “Se po­dría es­cri­bir una gran co­me­dia so­bre to­do lo que es­tá pa­san­do aquí. Con su par­te dra­má­ti­ca, por su­pues­to. Pe­ro to­do el asun­to del bu­que con Pio­lín, de la gen­te en las puer­tas de los ho­te­les pi­dien­do a los guar­dias ci­vi­les que se fue­sen, de los fas­cis­tas vi­to­rean­do a la po­li­cía, es un de­li­rio”, di­ce. ¿Dis­cu­ten tan­to los in­de­pen­den­tis­tas en Es­co­cia co­mo aquí? “Oh, sí, dis­cu­ten un mon­tón, ¡so­bre to­do en­tre ellos!”, con­tes­ta. En la no­ve­la el tema es­tá tra­ta­do tan­gen­cial­men­te y de la for­ma más ab­sur­da po­si­ble. Hay una can­ti­dad in­gen­te de vo­ces al­ter­nán­do­se y, en­tre ellas, la del des­co­mu­nal apa­ra­to de Terry que, gra­cias a él, tam­bién es un oca­sio­nal ac­tor porno. Bien, cuan­do se ve pri­va­do de lo que de­be­ría te­ner y se ve obli­ga­do a de­jar el se­xo, su apa­ra­to re­cla­ma la in­de­pen­den­cia. “Era una for­ma di­ver­ti­da de tra­tar­lo, ¿có­mo vas a des­pren­der­te de al­go sin lo que no se­rías tú?”, se pregunta. La co­sa es que, cuan­do Terry em­pie­za a aban­do­nar el se­xo, sur­gen en él to­do ti­po de in­quie­tu­des: em­pie­za a leer Moby Dick, lle­va a sus hi­jos al ci­ne, apren­de a ju­gar al golf, gra­cias a un clien­te do­nald­trum­pes­co. Hay al­go de la trans­for­ma­ción, di­ce Welsh, de al­guien “in­creí­ble­men­te uni­di­rec­cio­nal en al­guien mu­cho más com­ple­jo”. De ahí que la no­ve­la se abra con la má­xi­ma de Al­dous Hux­ley que di­ce que “un in­te­lec­tual es al­guien que ha en­con­tra­do al­go más in­te­re­san­te que el se­xo”.

En el li­bro deWelsh, cuan­do se ha­bla de mu­je­res, se ha­bla de “cho­chi­tos” —así ha­blan sus per­so­na­jes y así lo han he­cho siem­pre—, sin que se cier­na so­bre él la som­bra de la du­da de has­ta qué pun­to pue­de lle­gar a ser po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. ¿No se sien­te cohi­bi­do? “Es cier­to que hoy en día to­do es­tá más po­li­ti­za­do que ha­ce 20 años. Ten­go la sen­sa­ción de que, des­de 2008, es­ta­mos su­mi­dos en una cri­sis exis­ten­cial. El ca­pi­ta­lis­mo se es­tá des­bo­can­do. No es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra en­ca­jar lo que ven­drá. Pe­ro, a la vez, ata­ca­mos lo que te­ne­mos. El pa­triar­ca­do ha be­ne­fi­cia­do a los hom­bres, pe­ro tam­bién al­gu­nas mu­je­res se han be­ne­fi­cia­do, mu­je­res blan­cas, de cla­se me­dia y al­ta, las vo­tan­tes de Trump. Y a al­gu­nos hom­bres no les ha be­ne­fi­cia­do en ab­so­lu­to. La so­lu­ción pa­sa por la unión”, con­tes­ta.

Welsh in­sis­te: “Nues­tro com­por­ta­mien­to ob­se­si­vo com­pul­si­vo es el re­sul­ta­do del ca­pi­ta­lis­mo con­su­mis­ta. A la vez que los sa­la­rios en­co­gen, la pu­bli­ci­dad se vuel­ve más fre­né­ti­ca, con­su­mi­mos más de to­do, más dro­ga, más se­xo, más se­ries en Netflix. Vi­vi­mos en un zoo dis­fun­cio­nal, en el que so­mos háms­te­res que ha­cen gi­rar su rue­da sin pa­rar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.