Des­nu­dos fren­te al ar­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El estreno de un dis­co co­mo un acon­te­ci­mien­to tras­cen­den­tal: una he­roi­ci­dad al al­can­ce de po­cos, qui­zá so­lo del bri­tá­ni­co Thom Yor­ke. El hom­bre que al fren­te de Ra­diohead reac­ti­vó la ima­gi­na­ción de la in­dus­tria fo­no­grá­fi­ca (dis­cos edi­ta­dos sin pre­vio avi­so u ofre­ci­dos pa­ra su li­bre des­car­ga a cam­bio de “la vo­lun­tad”) “Le pi­do, por fa­vor, que pa­re, se to­me una tre­gua y no ven­ga más en un tiem­po”. Es­tas son las pa­la­bras que le di­ri­gió en 2017 un guar­dia de se­gu­ri­dad a Adrián Pino por in­ten­tar des­nu­dar­se en el Mu­seo del Pra­do. Pino y la tam­bién per­for­mer bar­ce­lo­ne­sa Jet Brühl se des­nu­da­ron an­tea­yer, por sor­pre­sa, en la sa­la del Pra­do don­de se ex­hi­ben Adán y Eva, de Du­re­ro. Tras es­to, fue­ron con­du­ci­dos por los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de la pi­na­co­te­ca an­te la Po­li­cía Na­cio­nal.

Am­bos per­for­mers se des­po­ja­ron de su ro­pa y va­rios vi­si­tan­tes les fo­to­gra­fia­ron. Ellos mis­mos han col­ga­do es­tas imá­ge- con­si­guió la no­che del jue­ves que el estreno de su nue­vo ál­bum en so­li­ta­rio fue­ra un epi­so­dio ex­tra­or­di­na­rio. El vi­sio­na­rio del ar­trock ha en­tre­ga­do ho­ra y me­dia de mú­si­ca pa­ra Sus­pi­ria, la nue­va pe­lí­cu­la del si­ci­liano Lu­ca Gua­dag­nino, un re­ma­ke del clá­si­co de Da­rio Ar­gen­to. Y sí, su­gie­re os­cu­ri­dad y desa­so­sie­go, con ca­si to­do el mi­nu­ta­je ins­tru­men­tal. nes en sus re­des so­cia­les. El ob­je­ti­vo de es­te ac­to fue “rom­per con la idea tra­di­cio­nal de gé­ne­ro es­ta­ble­ci­da por la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na oc­ci­den­tal”, ex­pli­có Pino. Por ello, las obras es­co­gi­das fue­ron Adán y Eva que, se­gún Pino, “re­en­car­nan el co­mien­zo de la di­vi­sión de gé­ne­ros”. “Nos co­lo­ca­mos des­nu­dos yme mues­tro co­mo una mu­jer, con los ge­ni­ta­les ocul­tos”, aña­dió. Su com­pa­ñe­ra se con­si­de­ra “bio­ló­gi­ca­men­te una mu­jer”, pe­ro “no lo es real­men­te, el gé­ne­ro tie­ne mu­chas ver­sio­nes”. Fuen­tes del mu­seo se­ña­la­ron a Efe que les preo­cu­pa que es­tas ac­cio­nes mo­les­ten a los vi­si­tan­tes, pe­ro que no pue­den ha­cer mu­cho más.

Sus­pi­ria no ve­rá la luz has­ta el 26 de oc­tu­bre, al igual que el lar­go­me­tra­je, pe­ro su dis­co­grá­fi­ca, XL Re­cor­dings, or­ga­ni­zó es­cu­chas en ciu­da­des es­tra­té­gi­cas (Nue­va York, Lon­dres, Ciudad de Mé­xi­co, To­kio, Mi­lán, Pa­rís, Ma­drid) an­te au­dien­cias muy res­trin­gi­das y en lu­ga­res em­ble­má­ti­cos. El es­co­gi­do en el cen­tro pe­nin­su­lar fue Ca­sa de Amé­ri­ca, quién sa­be si por avi­var la cu­rio­si­dad de los su­pues­tos fan­tas­mas de es­te pa­la­cio. Pa­ra dar­le más em­pa­que a la ce­re­mo­nia, los asis­ten­tes de­bie­ron des­pren­der­se de sus mó­vi­les a la en­tra­da, no fue­ran a co­me­ter tra­ve­su­ras po­co res­pe­tuo­sas con el copy­right.

En se­me­jan­te en­torno, con un so­ni­do envolvente, la es­cu­cha de Sus­pi­ria se tor­na una ex­pe­rien­cia fas­ci­nan­te, que no sen­ci­lla, y me- nos aún en su ári­do úl­ti­mo cuar­to. Co­mo con to­da ban­da so­no­ra, Yor­ke (We­lling­bo­rough, 1968) de­be ple­gar­se a las exi­gen­cias del guion y so­nar a ra­tos co­mo ca­be es­pe­rar de la mú­si­ca pa­ra un fil­me de te­rror. Pe­ro es­ta­mos an­te un maes­tro en el ar­te del desa­so­sie­go, y en una par­ti­tu­ra tan ex­ten­sa dis­po­ne de mar­gen pa­ra des­ple­gar su ar­se­nal de con­go­jas.

Por el do­ble ál­bum des­fi­lan frag­men­tos am­bien­ta­les con cier­to ai­re de psi­co­fo­nías, co­ros ecle­siás­ti­cos em­pa­pa­dos en li­ser­gia, efec­tos de pa­sos y goz­nes, pia­nos con mu­cha re­so­nan­cia cu­yo mi­ni­ma­lis­mo re­mi­te a Mi­chael Ny­man, co­ne­xio­nes con la tra­di­ción mo­no­cor­de hin­dú o in­quie­tan­tes pa­sa­jes en cin­co por ocho. Hay cuer­das, elec­tró­ni­ca, al­gu­na flau­ta y muy po­ca ba­te­ría, que ade- más sue­na co­mo si el in­ge­nie­ro la hu­bie­ra se­pul­ta­do en al­gu­na cue­va re­mo­ta. Y tres o cua­tro can­cio­nes be­llí­si­mas, con Yor­ke en mo­do de sal­mo.

Queda la sos­pe­cha, co­mo acos­tum­bra a su­ce­der en es­tos ca­sos, de que es­tas nue­vas pá­gi­nas se com­pren­de­rán y dis­fru­ta­rán me­jor con su so­por­te fíl­mi­co que co­mo una me­ra sui­te con­tem­po­rá­nea. Por su­pues­to, tam­po­co ser­vi­rán pa­ra sa­ciar la sed de los mi­llo­nes de ad­mi­ra­do­res de Ra­diohead, a los que su ál­bum A Moon Sha­ped Pool (2016) de­jó más bien po­co ahí­tos. Sin em­bar­go, nos en­con­tra­mos, con to­do, an­te el mis­mí­si­mo Thom Yor­ke. Eso se no­ta, in­clu­so cuan­do no abre la boca, que es ca­si siem­pre. Y sí, mete mie­do. Gua­dag­nino ha­brá son­reí­do; los es­pec­ta­do­res, no tan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.