Le­ti­zia, a la re­con­quis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los re­yes tie­nen po­cas opor­tu­ni­da­des de ha­blar y cuan­do lo ha­cen en ac­tos ofi­cia­les de­pen­den de la su­per­vi­sión de los Go­bier­nos. De ahí la im­por­tan­cia que al­can­zan en ellos los pe­que­ños de­ta­lles. Un ges­to es­ce­ni­fi­có en la ca­te­dral de Pal­ma de Ma­llor­ca, du­ran­te la mi­sa de Pas­cua, lo que era un se­cre­to a vo­ces: que la relación de la Rei­na con su sue­gra ya no es co­mo ha­ce años. Des­de ese día, des­de Zar­zue­la se in­ten­ta co­rre­gir los des­tro­zos que pro­vo­có en la ima­gen de la fa­mi­lia real el in­ten­to de evi­tar el po­sa­do de una abue­la con su nie­ta. Le­ti­zia cum­ple hoy 46 años y lo ha­ce dis­pues­ta a re­con­quis­tar te­rreno, in­mer­sa en un tra­ba­jo que mol­dea a su gus­to con el ob­je­ti­vo de ser una rei­na del si­glo XXI.

Sal­vo el des­liz de la mi­sa de Pas­cua, los ges­tos de Le­ti­zia es­tán me­di­dos. Na­die co­mo una pe­rio­dis­ta de te­le­vi­sión pa­ra co­no­cer la im­por­tan­cia de la ima­gen Vis­to hoy, pa­re­ce ob­vio que la fa­ma de Kit Ha­ring­ton (Lon­dres, 1986) iba a dis­pa­rar­se. Jue­go de tro­nos, la se­rie que em­pe­zó a ro­dar con 24 años, es un fe­nó­meno mun­dial a po­cos me­ses de su fi­nal de­fi­ni­ti­vo. Pe­ro ocho tem­po­ra­das an­tes, en el ini­cio de to­do no lo veía tan cla­ro: Jon Snow era su pri­mer papel de­lan­te de las cá­ma­ras, le ha­bían es­co­gi­do por su ca­ra de be­bé, por su as­pec­to de ado­les­cen­te a pe­sar de te­ner ya 20 años. Así ro­dó el pri­mer ca­pí­tu­lo, unas es­ce­nas que nun­ca han vis­to la luz y que los crea­do­res de la se­rie usan en bro­ma co­mo chan­ta­je con­tra él. Des­de 2011, tam­po­co se ha vis­to a Kit Ha­ring­ton con otro as­pec­to, esa ca­ra de be­bé que creía que le que se pro­yec­ta y la ma­ne­ra de en­viar men­sa­jes con pe­que­ños de­ta­lles. La Rei­na afron­ta el re­cién ini­cia­do cur­so con una ima­gen re­no­va­da. Mu­chos ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción le han afea­do en el pa­sa­do la per­so­na­li­dad errá­ti­ca que pro­yec­ta. Ca­sua­li­dad o no, la es­po­sa de Fe­li­pe VI se ha ba­ja­do de los ta­co­nes en sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas —en la mon­ta­ña de Co­va­don­ga y pa­ra acom­pa­ñar a sus hi­jas en el re­gre­so al colegio— ade­más, se ha de­ja­do ver sin ma­qui­lla­je. Le­ti­zia des­de que lle­gó a La Zar­zue­la dis­po­ne de una pe­lu­que­ra y ma­qui­lla­do­ra a la que co­no­ció cuan­do pre­sen­ta­ba el te­le­dia­rio de Te­le­vi­sión Es­pa­ño- iba a li­mi­tar su tra­ba­jo co­mo ac­tor si­gue aún es­con­di­da tras la bar­ba y su pe­lo lar­go. To­da­vía no sa­be qué ha­rá cuan­do se li­be­re del con­tra­to de Jue­go de tro­nos el año que vie­ne. Tam­po­co sa­be cuál se­rá su fu­tu­ro. “Qui­zá pue­da rein­ven­tar­me a mí mis­mo y es­ca­par­me de una ima­gen si­nó­ni­ma de Jue­go de tro­nos”, de­cía ya al fi­nal de la sép­ti­ma tem­po­ra­da, en 2017. “O qui­zá es­te era el papel que es­ta­ba des­ti­na­do a in­ter­pre­tar y ya es­tá”.

No pa­re­ce el ca­so. Du­ran­te el Festival de To­ron­to, Ha­ring­ton es­tre­nó la pri­me­ra pe­lí­cu­la que, por fin, na­da tie­ne que ver con fan­ta­sías, ca­ba­llos y espadas. En The Death and Li­fe of John F. Do­no­van, del ca­na­dien­se Xa­vier Do­lan, in­ter­pre­ta al per­so­na­je la. Has­ta aho­ra, cuan­do se arre­gla­ba pa­ra apa­re­cer en pú­bli­co, pen­sa­ba siem­pre en có­mo la cap­ta­rían las cá­ma­ras, no en có­mo la ve­ría la gen­te de la ca­lle. Mos­trar­se al na­tu­ral pa­re­ce to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Es­te ges­to ha si­do re­co­gi­do has­ta por la pren­sa in­ter­na­cio­nal. Pa­ris Match se ha ren­di­do a la “ele­gan­cia y na­tu­ra­li­dad” de la Rei­na de España y la pren­sa bri­tá­ni­ca la ha com­pa­ra­do con Meghan Mar­kle, la es­tre­lla emer­gen­te del pa­la­cio de Buc­king­ham.

Po­dría pa­re­cer que una ca­ra la­va­da y un par de za­pa­ti­llas de de­por­te pue­den cam­biar po­co, pe­ro en el mun­do de los de­ta­lles son del tí­tu­lo, un ac­tor jo­ven que de la no­che a la ma­ña­na se con­vier­te en una es­tre­lla con ad­mi­ra­do­res por to­do el mun­do. Las es­ce­nas de aco­so de los fans en la pe­lí­cu­la, se pa­re­cen mu­cho a lo que el ac­tor in­glés lle­va vi­vien­do va­rios años.

“Es­tar tan cer­ca de es­te per­so­na­je ha si­do de­li­ca­do y me ha ayu­da­do”, con­tó en To­ron­to. “Sen­tí que hu­bo mo­men­tos en la pe­lí­cu­la en los que de ver­dad po- co­sas a te­ner en cuen­ta. Al­go que se en­mar­ca en una cam­pa­ña que co­men­zó es­te ve­rano en Pal­ma don­de, du­ran­te 10 días, se pro­di­ga­ron los ges­tos de ar­mo­nía en la fa­mi­lia real.

Le­ti­zia lle­va cua­tro co­mo Rei­na y 14 co­mo miem­bro de la fa­mi­lia real es­pa­ño­la. Con es­te am­plio ba­ga­je se dis­po­ne a afron­tar en la ma­du­rez de su vi­da el tra­ba­jo que le co­rres­pon­de jun­to al Je­fe del Es­ta­do. Su agen­da del cur­so es­ta­rá lle­na de ac­tos re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción, las en­fer­me­da­des ra­ras, la ali­men­ta­ción y la cul­tu­ra, ade­más de ocu­par­se de las fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes que he­re­dó de la rei­na So­fía cuan­do se día ti­rar de mi ex­pe­rien­cia. Cuan­to más pen­sa­ba en ello, más dis­fru­té de in­ter­pre­tar los mo­men­tos de so­le­dad que John F. Do­no­van vi­ve, co­mo cuan­do es­tá so­lo en las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel o en el co­che. Ahí ves a la per­so­na real y no las di­fe­ren­tes ca­ras de él que mues­tra a otra gen­te. Es al­go con lo que me pue­do iden­ti­fi­car”.

An­te la pren­sa, Ha­ring­ton mues­tra una ca­ra tí­mi­da y se­ria, pro­du­jo el re­le­vo en la Co­ro­na en ju­nio de 2014. Pe­ro la gran asig­na­tu­ra de es­te año pa­ra la Rei­na es la pro­yec­ción ins­ti­tu­cio­nal de su hi­ja, la he­re­de­ra al trono.

Leo­nor de Bor­bón cum­ple 13 años el 31 de oc­tu­bre, la edad en la que su pa­dre se es­tre­nó en los pre­mios Prín­ci­pe de As­tu­rias con su pri­mer dis­cur­so. Es­tá to­da­vía por sa­ber si la aho­ra prin­ce­sa de As­tu­rias acu­di­rá es­ta vez a los pre­mios que lle­van su nom­bre y si pro­nun­cia­rá unas pa­la­bras. Sus pa­dres in­ten­tan re­tra­sar to­do lo que pue­den su ex­po­si­ción me­diá­ti­ca, pe­ro ca­da vez es más di­fí­cil.

El pa­sa­do fin de se­ma­na, Leo­nor es­tre­nó su agen­da ofi­cial en Co­va­don­ga, acom­pa­ña­da por sus pa­dres y su her­ma­na, pa­ra con­me­mo­rar los 1.300 años de exis­ten­cia del reino de As­tu­rias. Tam­bién el cen­te­na­rio de la co­ro­na­ción de la vir­gen de Co­va­don­ga y de la crea­ción del Par­que Na­cio­nal Pi­cos de Eu­ro­pa de es­te te­rri­to­rio. En ese mis­mo es­ce­na­rio, Fe­li­pe VI re­ci­bió en 1977 el tí­tu­lo de dis­cur­so con­te­ni­do por­que sa­be que to­do lo que di­ga es sus­cep­ti­ble de trans­for­mar­se en ti­tu­lar vi­ral. Por eso in­ten­ta que val­gan la pe­na, co­mo cuan­do es­tos días tam­bién en la ciudad ca­na­dien­se re­cla­mó que “más ac­to­res gais in­ter­pre­ta­ran su­per­hé­roes de Mar­vel”. “Hay un gran pro­ble­ma en­tre mas­cu­li­ni­dad y ho­mo­se­xua­li­dad que, por al­gu­na ra­zón, no pue­den ir de la mano”, de­nun­ció al hi­lo de es­te úl­ti­mo papel, John F. Do­no­van, un ac­tor ho­mo­se­xual que no pue­de sa­lir pú­bli­ca­men­te del ar­ma­rio por mie­do a las re­per­cu­sio­nes de su de­ci­sión.

Na­ci­do en una fa­mi­lia de cier­to ni­vel aris­to­crá­ti­co, los ba­ro­nes de Ha­ring­ton, pe­ro no eco­nó­mi­co, Kit Ha­ring­ton es­tu­dió y cre­ció en es­cue­las pú­bli­cas en­tre Lon­dres y la cam­pi­ña. Des­pués de plan­tear­se es­tu­diar pe­rio­dis­mo, se de­can­tó por la in­ter­pre­ta­ción y en el pri­mer año de es­cue­la con­si­guió un gran papel en los tea­tros del West End. Cuan­do aún no ha­bía ter­mi­na­do la obra, lle­gó Jue­go de tro­nos. El in­tér­pre­te no ha co­no­ci­do tiem­pos di­fí­ci­les de cas­tings, ni la­pro­fe­sión sin fa­ma. Pe­ro le ha cos­ta­do acep­tar­la. Aún se re­be­la con-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.