Mas­ters of the Uni­ver­se

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Mas­ters of the Uni­ver­se es, se­gún Wi­ki­pe­dia, “una fran­qui­cia de Mat­tel”, que reunía per­so­na­jes de fic­ción en torno a una se­rie de te­le­vi­sión que re­pre­sen­ta­ba lu­chas con­tra enemi­gos que po­dían al­te­rar el or­den uni­ver­sal. He ci­ta­do y pues­to en­tre co­mi­llas pa­ra no in­cu­rrir en nin­gún error que pon­ga en pe­li­gro la cre­di­bi­li­dad de mi ar­tícu­lo, que es un po­co lo que he­mos apren­di­do es­tos me­ses con las te­sis y más­te­res de Cris­ti­na Ci­fuen­tes, Car­men Mon­tón, Pa­blo Ca­sa­do y el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, acu­sa­dos de pla­gio en dis­tin­tos gra­dos. Y que a Ci­fuen­tes y Mon­tón les cos­tó el pues­to y ha al­te­ra­do el or­den uni­ver­si­ta­rio, co­lo­can­do a la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los en una po­si­ción in­có­mo­da otra vez: re­sul­ta ser más re­co­no­ci­da co­mo la uni­ver­si­dad de los más­te­res vip que por ser una uni­ver­si­dad se­ria. Bueno, ¿qué es se­rio hoy día? Des­de lue­go un más­ter no. A me­nos que sea Mas­te­rChef Ce­le­brity.

El pro­gra­ma de TVE se es­tre­nó arra­san­do en au­dien­cia, pro­ba­ble­men­te su es­pe­cial mez­cla de es­fuer­zo fí­si­co y el hu­mor del buen cas­ting per­mi­tió un desaho­go a los es­pec­ta­do­res, que pre­mia­ron al pro­gra­ma con un 24,8 de sha­re, que es un diez en cual­quier más­ter. Los ce­le­bri­ties so­mos los fa­vo­ri­tos del pú­bli­co por­que en el pro­gra­ma “nos mos­tra­mos co­mo so­mos”, co­mo ha di­cho uno de los as­pi­ran­tes. Qui­zás a los po­lí­ti­cos los des­nu­da mu­cho más el tema más­ter de lo que hu­bie­ran desea­do. Tie­nen que en­con­trar una sa­li­da a es­to de la ti­tu­li­tis, lo de te­ner un tí­tu­lo sin es­for­zar­te mu­cho, ha­cien­do creer que eres una per­so­na muy im­por­tan­te. Y se­ría una bue­na prue­ba in­ten­tar en­trar a Mas­te­rChef Ce­le­brity del pró­xi­mo año. A ver si los acep­tan.

Mien­tras es­cu­cho Gra­cias a la vi­da, de Mer­ce­des So­sa, re­fle­xiono so­bre la gue­rra de los más­te­res. Y, doy gra­cias a mi vi­da que, pe­se a sus ba­rran­cos, es ma­ra­vi­llo­sa y ade­más sin tí­tu­lo ni no­bi­lia­rio ni uni­ver­si­ta­rio. Una vi­da sin tí­tu­los pe­ro con ti­tu­la­res. Mien- tras veo a to­dos es­tos po­lí­ti­cos preo­cu­pa­dos por sus más­te­res, más me ale­gro de no ha­ber pi­sa­do la uni­ver­si­dad. Te­nía un his­to­rial aca­dé­mi­co me­dio­cre por fal­ta de con­cen­tra­ción y excesivo day­drea­ming (so­ñar des­pier­to), y cuan­do me sus­pen­die­ron por ma­la no­ta en la cla­se de Di­bu­jo Téc­ni­co, me di­je has­ta aquí y me em­pe­ñé en ha­cer mis sue­ños reali­dad, que es la esen­cia de una ce­le­brity. Lo que na­die te ad­vier­te es que al­gu­nos sue­ños se so­la­pan con otros, por ejem­plo, quie­res ser es­tre­lla de te­le­vi­sión pe­ro tam­bién for­mar par­te de un gran es­cán­da­lo sen­ti­men­tal y en­ton­ces el sue­ño se con­vier­te en sue­ño a me­dias. Por eso, el más­ter en có­mo ser una ce­le­brity es di­fí­cil pe­ro más trans­pa­ren­te que los de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, por­que su­ce­de de­lan­te de tu pú­bli­co, que, si quie­re, pue­de ayu­dar­te. U ol­vi­dar­te.

Re­gre­san­do por un mo­men­to a Mas­ters of the Uni­ver­se, ha lla­ma­do la aten­ción la au­sen­cia de los Re­yes en el cum­plea­ños de Vic­to­ria Fe­de­ri­ca, su so­bri­na. Quien sí asis­tió fue la tía Cris­ti­na, que acu­dió con sus hi­jos co­mo in­di­can­do que hay una nu­tri­da co­rrien­te de pri­mos al­ter­na­ti­va a la prin­ce­sa Leo­nor y a la in­fan­ta So­fía. Se­ría otro más­ter: “Los que sí en­ca­jan en Zar­zue­la”. Es que en reali­dad España es un más­ter so­bre las per­so­nas que en­ca­jan y las que no.

Por ejem­plo, Jai­me Ma­ri­cha­lar, pa­dre de Vic­to­ria la cum­plea­ñe­ra, no en­ca­ja en el cum­plea­ños en Zar­zue­la y So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ter­mi­nó por no en­ca­jar en la nue­va eje­cu­ti­va de su par­ti­do y re­nun­ció a la po­lí­ti­ca tras ha­ber si­do du­ran­te diez años la mu­jer que más po­der acu­mu­ló. No de­bió ser fá­cil pa­ra So­ra­ya en­ca­jar que no en­ca­ja­ba pe­ro to­do em­pe­zó cuan­do, sin dar­se cuen­ta, de­ci­dió co­lo­car su bol­so Loe­we en el es­ca­ño de Ma­riano Ra­joy du­ran­te su au­sen­cia del de­ba­te de la mo­ción de cen­su­ra que ex­pul­só a am­bos del po­der. Y en la fa­mi­lia real, es­tá cla­ro que si­guen sin ver a Jai­me de Ma­ri­cha­lar co­mo un in­vi­ta­do en ese edi­fi­cio de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca que es la ca­sa de sus sue­gros. ¿Por qué, si es el más mo­nár­qui­co de to­da la fa­mi­lia? Es otro más­ter por es­tu­diar.

Mien­tras es­pe­ra­mos la se­gun­da en­tre­ga de Mas­te­rChef Ce­le­brity, una de sus in­te­gran­tes, An­to­nia Dell´At­te, afir­ma en Lec­tu­ras que de­nun­cia­ra a sus com­pa­ñe­ros por aco­so. Es al­go que Pe­dro Sán­chez po­dría ha­cer con­tra la pren­sa o sus com­pa­ñe­ros del Con­gre­so. Al fi­nal los más­te­res se so­la­pan. Y ter­mi­nan pa­re­cién­do­se pe­li­gro­sa­men­te. Co­mo si el ver­da­de­ro in­te­rés fue­ra có­mo ser una ce­le­brity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.