He­cho el VAR, he­cha la tram­pa.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­de que Lio­nel Mes­si se es­tre­nó con la selección ar­gen­ti­na el 17 de agos­to de 2005 an­te Hun­gría, la Al­bi­ce­les­te ha dispu­tado 172 par­ti­dos. El 10 del Bar­ce­lo­na par­ti­ci­pó en 134. Se per­dió 15 por le­sión, dos por sanción, 16 por­que la con­vo­ca­to­ria so­lo in­cluía a ju­ga­do­res del cam­peo­na­to na­cio­nal y en cin­co los téc­ni­cos en­ten­die­ron que era me­jor no car­gar sus pier­nas con mi­nu­tos in­ne­ce­sa­rios en par­ti­dos amis­to­sos. Ni si­quie­ra cuan­do anun­ció que de­ja­ba la selección tras per­der la ter­ce­ra fi­nal con­se­cu­ti­va, en la Co­pa Amé­ri­ca de 2016, Mes­si fal­tó a un due­lo por de­ci­sión pro­pia. Sin em­bar­go, des­pués del úl­ti­mo va­ra­pa­lo de Ar­gen­ti­na en Ru­sia, el ro­sa­rino le dio tre­gua a sus pier­nas, y so­bre to­do a su ca­be­za, en la úl­ti­ma jor­na­da de la FIFA.

“Se to­ma­rá un des­can­so, un tiem­po pa­ra re­car­gar ener­gía, y va a vol­ver a ves­tir la ca­mi­se­ta de la selección”, ad­vir­tió Sergio Ro­me­ro, por­te­ro de Ar­gen­ti­na, y miem­bro del gru­po de ami­gos de Mes­si. “Es ra­ro, pe­ro es­tá bien que Leo se to­me un des­can­so”, su­bra­yó Icar­di. El azul­gra­na no se ol­vi­da de Ar­gen­ti­na. El do­min­go, des­pués de la vic­to­ria de la Al­bi­ce­les­te an­te Gua­te­ma­la (3-0), Mes­si pu­bli­có una fo­to en Ins­ta­gram jun­to a su mu­jer y sus tres hi­jos. Y un par de ba­lo­nes co­mo tes­ti­gos.

La par­ti­cu­la­ri­dad era que La Pul­ga lle­va­ba los pan­ta­lo­nes de la Al­bi­ce­les­te. Sus com­pa­ñe­ros tam­po­co se olvidan de él. Na­die usó el dor­sal 10 en su au­sen­cia. “La ca­mi­se­ta nú­me­ro 10 es de Leo has­ta que él di­ga si va a se­guir o no en la selección. No­so­tros, co­mo cuer­po téc­ni­co, no te- ne­mos una ne­ga­ti­va de su par­te y por eso to­mé la de­ci­sión de que no la use na­die”, ase­gu­ró Lio­nel Sca­lo­ni, en­tre­na­dor in­te­ri­no de la selección ar­gen­ti­na.

To­da­vía ni Mes­si, a los 31 años, sa­be si es un adiós o un has­ta lue­go; en cual­quier ca­so, su du­da es un ali­vio pa­ra el Ba­rça. El 10 vi­vió una si­tua­ción prác­ti­ca­men­te iné­di­ta a es­tas al­tu­ras del cur­so: 14 días sin par­ti­dos.

El 10 se aho­rró 180 mi­nu­tos de amis­to­sos y 20.315 ki­ló­me­tros en vue­los. Sin te­ner en cuen­ta los via­jes en el úl­ti­mo Mun­dial, la cam­pa­ña pa­sa­da el ro­sa­rino re­co­rrió más de 54.000 ki­ló­me­tros. “De Leo siem­pre es­pe­ro que rin­da al má­xi­mo ni­vel, eso no cam­bia nun­ca. Pe­ro cla­ro que es una ven­ta­ja pa­ra no­so­tros que no ha­ya ido con su selección”, sos­tu­vo Ernesto Val­ver­de, que tam­bién con­tó en Bar­ce­lo­na con la pre­sen­cia de Jor­di Al­ba y Pi­qué, ayer ha­bi­tua­les en la Ro­ja, hoy fue­ra de la plan­ti­lla de Luis Enrique. Al­ba por de­ci­sión téc­ni­ca del as­tu­riano, Pi­qué por­que de­jó La Ro­ja. “Des­de lue­go es al­go que te­ne­mos en cuen­ta el he­cho de que ha­ya ju­ga­do­res que no ha­yan te­ni­do ese des­gas­te con sus se­lec­cio­nes. Han te­ni­do más mar­gen pa­ra en­tre­nar, pa­ra des­can­sar y evi­tar esos des­gas­tes ki­ló­me­tros...”, su­bra­yó el en­tre­na­dor azul­gra­na, an­tes del due­lo de hoy en Anoe­ta (16.15, beIN La­Li­ga).

En los pró­xi­mos 23 días, el cua­dro azul­gra­na tie­ne en la agen­da sie­te par­ti­dos. “Ha­brá que ro­tar ju­ga­do­res pa­ra evi­tar le­sio­nes y pa­ra es­tar lo su­fi­cien­te­men­te fres­cos”, re­ve­ló el Txin­gu­rri. Has­ta aho­ra, en el ama­ne­cer de tem­po­ra­da, Val­ver­de ti­ró de sus mu­cha­chos más co­no­ci­dos: Mes­si (360 mi­nu­tos), Luis Suá­rez (360), Pi­qué (360), Al­ba (360), Ter Ste­gen (360), Busquets (340), Dem­bé­lé (329), Ra­ki­tic (295), Ser­gi Roberto (270) y Um­ti­ti (245). Mien­tras que los cua­tro re­fuer­zos del ve­rano ape­nas aso­ma­ron por el Camp Nou, Len­glet (115), Art­hur (81), Vidal (41) y Mal­com (seis). To­do cam­bia­rá. “Te­ne­mos que uti­li­zar a to­da la plan­ti­lla y no so­lo echar mano de on­ce ju­ga­do­res pa­ra afron­tar es­tos par­ti­dos”, ex­pli­có el en­tre­na­dor azul­gra­na. Al Ba­rça le aprie­ta el ca­len­da­rio y Val­ver­de apun­ta a ro­tar. Eso sí, Mes­si jue­ga se­gu­ro. El 10 es­tá des­can­sa­do. Lo ne­ce­si­ta­ba.

Co­mo el có­di­go mo­ral del fút­bol tie­ne mu­cha pi­car­día acu­mu­la­da, ha­ré una ad­ver­ten­cia co­mo mo­des­ta con­tri­bu­ción a es­ta re­vo­lu­ción pu­ri­fi­ca­do­ra. Co­mo el VAR mi­ra con mu­cha aten­ción el área, el res­to del cam­po per­dió tras­cen­den­cia dis­ci­pli­na­ria. Si den­tro del área te con­de­nan a pe­na de muer­te, fue­ra del área pue­de bas­tar con una ad­ver­ten­cia. De ma­ne­ra que van a cre­cer las llamadas fal­tas tác­ti­cas, esas que en el col­mo del ci­nis­mo lla­ma­mos “fal­tas in­te­li­gen­tes”. La co­sa es así: an­te la pér­di­da se pre­sio­na y, si no se re­cu­pe­ra el ba­lón al ins­tan­te, se bus­ca la fal­ta. Se le pi­de per­dón al ri­val he­ri­do co­mo si la pa­ta­da hu­bie­ra si­do un ac­ci­den­te no pre­me­di­ta­do, se es­cu­cha el ser­món del ár­bi­tro con ca­ra de arre­pen­ti­do y se con­ti­núa el jue­go con el equi­po cas­ti­ga­do per­fec­ta­men­te or­de­na­do de­trás de la lí­nea del ba­lón. Con un po­co de suer­te, en el se­gun­do tiem­po el ár­bi­tro, ya can­sa­do de ha­blar, sa­ca una tar­je­ta. Si se van a po­ner se­rios en las áreas, no se ol­vi­den de ser exi­gen­tes en el res­to del cam­po por­que, de lo con­tra­rio, los en­tre­na­do­res más prag­má­ti­cos y los ju­ga­do­res más as­tu­tos van a em­pe­zar a pe­gar pa­ta­das pre­ven­ti­vas. El fút­bol es un con­ti­nuo y no sa­be­mos cuán­tos go­les se evi­tan con fal­tas que pa­re­cen in­tras­cen­den­tes en el me­dio del cam­po.

Cris­tiano, fren­te a la La­zio en agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.