“El ca­mino que ha ele­gi­do el Go­bierno no es el co­rrec­to”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los em­pre­sa­rios ita­lia­nos no es­tán con­ten­tos con es­te Go­bierno. Es­pe­ra­ban po­co del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) y al­gu­nas me­di­das, co­mo el lla­ma­do De­cre­to Dig­ni­dad, han con­fir­ma­do sus sos­pe­chas. Pe­ro el tono de la Li­ga, el in­cum­pli­mien­to pro­vi­sio­nal de pro­me­sas, co­mo un ti­po úni­co im­po­si­ti­vo, o las ame­na­zas a las re­glas eu­ro­peas y a la su­pues­ta su­pera­ción del 3% del dé­fi­cit que dis­pa­ra­ron la pri­ma de ries­go ten­sa­ron los ánimos. La se­ma­na pa­sa­da, los in­dus­tria­les del nor­te del país ame­na­za­ron con ma­ni­fes­tar­se en la ca­lle con­tra el Eje­cu­ti­vo. Lo nun­ca vis­to. Vin­cen­zo Boc­cia (Sa­lerno, 1954), pre­si­den­te de la pa­tro­nal italiana Con­fin­dus­tria, no ocul­ta el dis­gus­to que re­co­rre las prin­ci­pa­les fir­mas in­dus­tria­les del país y con­fía en que la Ley de Pre­su­pues­tos rec­ti­fi­que al­gu­nas ten­den­cias.

Pre­gun­ta. ¿Qué im­pac­to es­tá te­nien­do es­te Go­bierno en las em­pre­sas?

Res­pues­ta. Más allá de las de­cla­ra­cio­nes, en los he­chos to­da­vía nin­guno. Las ex­pec­ta­ti­vas de las em­pre­sas son ele­va­das, y es­pe­ra­mos que se pres­te aten­ción al cre­ci­mien­to, de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro del país.

P. Una de las­me­di­das más cri­ti­ca­das ha si­do el De­cre­to Dig­ni­dad, que li­mi­ta­rá los con­tra­tos tem­po­ra­les y pe­na­li­za­rá a las em­pre­sas que mue­van su pro­duc­ción al ex­tran­je­ro. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra las em­pre­sas?

R. Un ma­yor in­cre­men­to de los tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial pa­ra evi­tar con­ten­cio­sos. No­so­tros ha­bía­mos pro­pues­to me­di­das al­ter­na­ti­vas, pe­ro la­men­ta­ble­men­te el Go­bierno no ha con­si­de­ra­do opor­tuno re­co­ger­las.

P. El am­bien­te pa­re­ce ten­so. El pre­si­den­te de Con­fin­dus­tria en Vé­ne­to, una de las re­gio­nes más ri­cas, ha ad­ver­ti­do al Go­bierno de que “si las em­pre­sas si­guen sien­do el enemigo”, los in­dus­tria­les se ma­ni­fes­ta­rán jun­to a tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­tos.

R. Las pa­la­bras de [Mat­teo] Zop­pas son el signo del dis­gus­to ex­ten­di­do en­tre los em­pre­sa­rios, no so­lo de Con­fin­dus­tria, tam­bién de otras or­ga­ni­za­cio­nes. Mu­chos so­cios nos han pe­di­do que in­ter­ven­ga­mos con de­ter­mi­na­ción pa­ra ha­cer en­ten­der al Go­bierno que el ca­mino ele­gi­do no es co­rrec­to. Uno de los as­pec­tos que ha he­cho au­men­tar el ma­les­tar han si­do las de­cla­ra­cio­nes egoís­tas de par­te de al­gu­nos dipu­tados de los par­ti­dos del Go­bierno res­pec­to a la in­dus­tria y al­gu­nos de nues­tros re­pre­sen­tan­tes. Eso ha ele­va­do la ten­sión. Pe­ro [Mat­teo] Sal­vi­ni y [Lui­gi] Di Maio han re­ba­ja­do el tono y han

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.