Ma­na­fort de­ja al des­cu­bier­to al ‘lobby’ de Was­hing­ton

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Fir­ma en Bru­se­las

Paul Ma­na­fort, ex je­fe de cam­pa­ña de Do­nald Trump y ve­te­rano lo­bis­ta, sim­bo­li­za a la per­fec­ción los tra­pos su­cios tras el cir­co po­lí­ti­co en la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se. Fue ase­sor de los re­pu­bli­ca­nos Ge­rald Ford y Ronald Rea­gan. Y re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria del lobby de Was­hing­ton cuan­do en los años ochen­ta fun­dó una con­sul­to­ría pa­ra me­jo­rar la repu­tación de lí­de­res de­nos­ta­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, co­mo el re­bel­de an­go­le­ño Jo­nas Sa­vim­bi o el fi­li­pino Fer­di­nand Mar­cos.

El vier­nes, sin em­bar­go, Ma­na­fort cul­mi­nó su ful­mi­nan­te caí­da en des­gra­cia y se con­vir­tió en una se­ria ame­na­za pa­ra Trump, que has­ta aho­ra le de­fen­día. Se de­cla­ró culpable de dos de­li­tos de cons­pi­ra­ción con­tra EE UU y de obs­truc­ción a la jus­ti­cia co­mo par­te de la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal especial Ro­bert Mue­ller a sus ne­go­cios de con­sul­to­ría en Ucra­nia. Y acep­tó coope­rar con Mue­ller en sus pes­qui­sas so­bre si el equi­po de Trump se coor­di­nó con la in­je­ren­cia ru­sa en las pre­si­den­cia­les.

Ma­na­fort es­con­dió a las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses el al­can­ce de su tra­ba­jo de con­sul­to­ría, a par­tir de 2005, pa­ra el par­ti­do del ex­pre­si­den­te ucra­nio Víc­tor Ya­nu­kó­vich, que hu­yó a Ru­sia tras las pro­tes­tas ciu­da­da­nas en su país en 2014. Por ley de­be­ría ha­ber­se re­gis­tra­do co­mo un agen­te de un país ex­tran­je­ro en EE UU pe­ro no lo hi­zo. Ade­más, ocul­tó al fis­co más de 15 mi­llo­nes de dó­la­res. El con­sul­tor creó una or­ga­ni­za­ción en Bru­se­las pa­ra pro­mo­ver la cau­sa de Ya­nu­kó­vich, que al­can­zó la pre­si­den­cia de Ucra­nia en 2010 y bus­ca­ba pro­yec­tar­se co­mo un re­for­mis­ta prooc­ci­den­tal. El con­sul­tor tra­tó de mi­ni­mi­zar que la or­ga­ni­za­ción era en reali­dad un bra­zo po­lí­ti­co de Ya­nu­kó­vich. Con tal de ga­nar le­gi­ti­mi­dad y re­ba­jar su pa­pel, Ma­na­fort se pu­so en con­tac­to con dos gran­des fir­mas de lobby y co­mu­ni­ca­ción de Was­hing­ton: Mer­cury y Po­des­ta Group.

Ma­na­fort lo­gró con­ven­cer a am­bas pa­ra que co­la­bo­ra­ran con él: re­ci­bie­ron un mi­llón de dó­la­res res­pec­ti­va­men­te y ac­ce­die­ron a no re­gis­trar sus ac­ti­vi­da­des ba­jo la per­ti­nen­te ley es­ta­dou­ni­den­se so­bre agen­tes ex­tran­je­ros, de tal for­ma que se di­lu­ye­ran los la­zos en­tre Ma­na­fort y Ucra­nia. Es­tas fir­mas son ob­je­to de una in­ves­ti­ga­ción a raíz de las pes­qui­sas de Mue­ller. La in­ves­ti­ga­ción ha pro­pi­cia­do el co­lap­so de Po­des­ta Group. Su fun­da­dor, Tony Po­des­ta, un icono del lo­bis­mo deWas­hing­ton y cer­cano a los de­mó­cra­tas, di­mi­tió a fi­na­les del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.