Las 124 muer­tes que Venezuela no in­ves­ti­ga

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El mons­truo que desafían se lla­ma im­pu­ni­dad. Jo­sé Gre­go­rio Per­na­le­te y El­vi­ra Llo­ve­ra in­ten­tan des­de ha­ce año y me­dio des­blo­quear el pro­ce­so ju­di­cial del cri­men de su hi­jo Juan Pablo, quién mu­rió ase­si­na­do du­ran­te unas pro­tes­tas en con­tra del Go­bierno ve­ne­zo­lano el 26 de abril de 2017. Vi­si­tan tri­bu­na­les, ofi­ci­nas de fun­cio­na­rios, ha­blan con abo­ga­dos, de­nun­cian en la pren­sa y has­ta via­jan al ex­te­rior.

Juan Pablo te­nía 20 años, era afi­cio­na­do al baloncesto y es­tu­dia­ba Ad­mi­nis­tra­ción en la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Ca­ra­cas. Co­mo otros cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes, se en­con­tra­ba ese día en una pro­tes­ta con­tra el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro en Al­ta­mi­ra, al es­te de Ca­ra­cas, la ca­pi­tal, don­de re­ci­bió un ba­la­zo mor­tal. Su ago­nía fue gra­ba­da y sus pa­dres lu­chan aho­ra con­tra la im­pu­ni­dad de aque­llos que pro­vo­ca­ron su muer­te.

El 98% de las de­nun­cias por vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos de jó­ve­nes ma­ni­fes­tan­tes con­tra el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro en Venezuela que­dan sin in­ves­ti­gar y no lle­gan a ser juz­ga­das, se­gún Li­lia­na Ortega, di­rec­to­ra del Co­mi­té de Fa­mi­lia­res de Víc­ti­mas. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co reconoce la muer­te de 124 per­so­nas en las pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les de 2017.

Días an­tes de la pro­tes­ta, el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano ha­bía con­so­li­da­do su au­to­ri­ta­ris­mo al apo­yar dos sen­ten­cias del Tri­bu­nal Su­pre­mo que lo fa­cul­ta­ron pa­ra po­der le­gis­lar; eli­mi­na­ron la in­mu­ni­dad de dipu­tados; y su­pri­mie­ron las fun­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal, con­tro­la­da en­ton­ces por la opo­si­ción.

El cri­men de Juan Pablo di­vi­dió a las au­to­ri­da­des y se ha con­ver­ti­do en to­do un sím­bo­lo. Er­nes­to Vi­lle­gas, en­ton­ces mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción e In­for­ma­ción, y Nés­tor Re­ve­rol, mi­nis­tro de In­te­rior y Jus­ti­cia, de­fen­die­ron que el jo­ven fue ase­si­na­do con una pis­to­la de perno cau­ti­vo (un ar­ma de fue­go uti­li­za­da pa­ra ma­tar ga­na­do), ver­sión que fue res­pal­da­da por la te­le­vi­sión ofi­cia­lis­ta y otras per­so­na­li­da­des del ré­gi­men —en­tre ellos el vi­ce­pre­si­den­te, Dios­da­do Ca­be­llo—, quie­nes exi­mie­ron a los mi­li­ta­res de cual­quier ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro la en­ton­ces fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Ortega —cer­ca­na al fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez y exi­lia­da en Co­lom­bia por pos­tu­ras con­tra­rias a Ma­du­ro—, les des­acre­di­tó.

En ma­yo, Ortega reunió a va- El ex­per­to de Na­cio­nes Uni­das Al­fred-Mau­ri­ce de Za­yas re­co­men­dó al ac­tual fis­cal ge­ne­ral Ta­rek Wi­lliam Saab in­cul­par a to­dos los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes que que­dan im­pu­nes en Ca­ra­cas, ya sean mi­li­ta­res o ci­vi­les. “La im­pu­ni­dad no es to­le­ra­ble”, opi­na. Su re­cien­te in­for­me so­bre el país ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca. De Za­yas des­ta­có que Venezuela se so­me­te a re­vi­sio­nes en dis­tin­tos ór­ga­nos de la ONU. “En la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do [pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos] ha ocu­rri­do un cam­bio de es­tra­te­gia, me­nos­pre­cian­do el ase­so­ra­mien­to, la asis­ten­cia téc­ni­ca a los Es­ta­dos y la di­plo­ma­cia dis­cre­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.