La se­ma­na en la que Sán­chez vol­vió a la reali­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

To­do es­ta­ba di­se­ña­do ha­ce me­ses pa­ra ese mo­men­to. Pe­ro cuan­do lle­gó, ca­si no se pu­do ni ce­le­brar. El pa­sa­do jue­ves, a me­dio­día, se vo­ta­ba el de­cre­to de ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co. Un hi­to en el bre­ve man­da­to de Pe­dro Sán­chez. Ha­bía mu­cha emo­ción en­tre los dipu­tados del cen­tro iz­quier­da del he­mi­ci­clo, y las tri­bu­nas del pú­bli­co, don­de ha­bía lu­cha­do­res an­ti­fran­quis­tas o es­cri­to­res co­mo Ian Gib­son. Pe­ro en el ban­co azul, en una fotografía muy­lla­ma­ti­va, es­ta­ba la vi­ce­pre­si­den­ta, Car­men Cal­vo, com­ple­ta­men­te so­la.

Ni Sán­chez ni los de­más­mi­nis­tros la acom­pa­ña­ban. Nin­guno es dipu­tado, no vo­tan, pe­ro era ex­tra­ño que se per­die­ran esa fo­to. So­lo ha­bía un mo­ti­vo de pe­so: la cri­sis de la te­sis del pre­si­den­te, que aguó por com­ple­to la jor­na­da es­tre­lla de un Eje­cu­ti­vo que cui­da es­pe­cial­men­te los sím­bo­los, las imá­ge­nes. Ese día to­dos es­ta­ban a otra co­sa.

La peor se­ma­na de la bre­ve his­to­ria del Go­bierno de Sán­chez ha­bía arran­ca­do el lu­nes sin ape­ri­ti­vos. Di­rec­ta a la yu­gu­lar. Cuan­do a las 9.30, co­mo to­das las se­ma­nas, se reunían en Mon­cloa Pe­dro Sán­chez, Car­men Cal­vo, vi­ce­pre­si­den­ta, Jo­sé Luis Ába­los, mi­nis­tro de Fo­men­to, Adria­na Las­tra, por­ta­voz par­la­men­ta­ria, Iván Re­don­do, je­fe de Ga­bi­ne­te, y Mi­guel Án­gel Oli­ver, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción, las co­sas pin­ta­ban­muy mal. El­dia­rio.es des­ta­pa­ba la sos­pe­cha de irre­gu­la­ri­da­des en el más­ter de Car­men Mon­tón. La Cadena SER y otros me­dios se ha­bían he­cho am­plio eco. Ca­mino a la ci­ta, en sus co­ches ofi­cia­les, los al­tos cargos es­cu­cha­ban la ra­dio y se hun­dían po­co a po­co.

En la reunión ya se vio que iba a ser muy com­pli­ca­do pa­rar la ola. Pe­ro Sán­chez, y no se­ría la pri­me­ra vez en las si­guien­tes 36 ho­ras, man­dó pa­rar. La mi­nis­tra Car­men Mon­tón, muy cer­ca­na al pre­si­den­te, in­sis­tía en que to­do era men­ti­ra. Ella ya se ha­bía de- fen­di­do en el Par­la­men­to va­len­ciano por es­ta po­lé­mi­ca.

Sán­chez pen­só que po­dría aguan­tar. En el Go­bierno y el PSOE la ma­yo­ría no lo veía así. Pe­ro el pre­si­den­te fue ta­jan­te. “Tie­ne de­re­cho a de­fen­der­se. Aguan­ta­mos”. El mal trago de ver caer a dos mi­nis­tros en 100 días, un ré­cord en la de­mo­cra­cia, tam­bién in­fluía en su de­ci­sión de re­sis­tir. Aho­ra en el PSOE mu­chos di­cen que ella fue una osa­da acep­tan­do ser mi­nis­tra con es­ta bom­ba en el ar­ma­rio. Ella con­tes­ta que siem­pre pen­só que que­da­ría en na­da. Ya lo ha­bía lo­gra­do an­tes. Aun­que ella es­ta vez vio que era di­fe­ren­te, y des­de el lu­nes se pre­pa­ró por si lle­ga­ba la di­mi­sión. En La Mon­cloa ya tra­ba­ja- ban en su re­le­vo por si aca­so. Cuan­do lle­gó el mo­men­to, se re­sol­vió en me­nos de una ho­ra por­que es­ta­ba listo.

El lu­nes por la no­che hu­bo nue­vos in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de con­ven­cer a Sán­chez. El mar­tes la co­sa pin­ta­ba mu­cho peor. Ya ha­bía fal­si­fi­ca­cio­nes de no­tas en­ci­ma de la me­sa, con­fir­ma­das por la uni­ver­si­dad. En el PSOE y bue­na par­te del Go­bierno ya no ha­bía du­das. Pe­ro otra vez, Sán­chez man­dó pa­rar.

Los que le co­no­cen bien se­ña­lan que du­ran­te to­da la se­ma­na, en su peor mo­men­to, se de­jó lle­var por cues­tio­nes per­so­na­les. Tan­to en el ca­so Mon­tón co­mo en la pos­te­rior cri­sis por su te­sis, Sán­chez se ne­gó a se­guir los con­se­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.