Po­bre­za y nar­co­trá­fi­co, tras el pa­rri­ci­dio de Ali­can­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA - An­cla­dos en los 80

“Es­te es un ba­rrio mal­di­to pa­ra la juventud. Nues­tra es­cue­la ha si­do la ca­lle y las dro­gas. En to­das las pe­ri­fe­rias de las ciu­da­des pa­sa lo mis­mo”. Juan, un hom­bre de 46 años sin co­no­ci­mien­tos so­bre so­cio­lo­gía, des­cri­be así su in­fan­cia, su reali­dad. La con­ver­sa­ción con el pe­rio­dis­ta trans­cu­rre en la te­rra­za de un bar de Juan XXIII, en el dis­tri­to nor­te de Ali­can­te, a es­ca­sos me­tros del edi­fi­cio don­de un ami­go su­yo, un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de co­le­gio, aca­ba de ser de­te­ni­do por ma­tar pre­sun­ta­men­te a cu­chi­lla­das a sus pa­dres y a un her­mano.

La po­li­cía sos­pe­cha que una dis­cu­sión por di­ne­ro en­tre los her­ma­nos, am­bos to­xi­có­ma­nos ba­jo tra­ta­mien­to, pu­do ac­tuar co­mo es­pi­ta de la tra­ge­dia. Fue el pro­pio sos­pe­cho­so, con an­te­ce­den­tes por vio­len­cia do­més­ti­ca, el que avi­só so­bre la una y me­dia de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, con una lla­ma­da al te­lé­fono de Emer­gen­cias, el 112. Las víc­ti­mas po­dían lle­var muer­tas pa­ra en­ton­ces más de 24 ho­ras.

El tri­ple cri­men se ha re­gis­tra­do en la ca­lle de Maes­tro En­ri­que Gra­na­dos, un en­cla­ve pea­to­nal ja­lo­na­do de blo­ques de vi­vien­das so­cia­les que al­ber­gan un im­por­tan­te nú­cleo de po­bla­ción mar­gi­nal, una zo­na his­tó­ri­ca­men­te la­ce­ra­da por la po­bre­za, el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia.

El pre­sun­to pa­rri­ci­da ma­tó su­pues­ta­men­te a Álex, su her­mano de 42 años con un cu­chi­llo de co­ci­na y pos­te­rior­men­te hi­zo lo mis­mo con sus pa­dres, Pe­pe y En­car­ni, de 71 y 69 años, res­pec­ti­va­men­te. Los agen­tes del gru­po deHo­mi­ci­dios del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía tra­tan de di­lu­ci­dar aho­ra en qué mo­men­to exac­to lo hi­zo, en­tre el jue­ves y el vier­nes. El arres­ta­do se ha ne­ga­do has­ta aho­ra a pres­tar de­cla­ra­ción en co­mi­sa­ría.

Al­gu­nos de sus ve­ci­nos es­cu­cha­ron vo­ces pro­ce­den­tes del pi­so, ubi­ca­do en una ter­ce­ra plan­ta, que re­cla­ma­ban ayu­da dos no­ches an­tes. Ade­más, tes­ti­mo­nios que to­da­vía no han si­do con­tras­ta­dos por los in­ves­ti­ga­do­res, apun­tan a que Ja­vier (nom­bre del pre­sun­to ho­mi­ci­da) fue vis­to so­bre las cin­co de la tar­de del vier­nes en su mis­ma ca­lle. Es­ta­ba sen­ta­do en un ban­co y pre­sen­ta­ba una he­ri­da que atri­bu­yó a un “pin­cha­zo” re­ci­bi­do en el trans­cur­so de una pe­lea con su her­mano.

La ma­yo­ría de las per­so­nas alle­ga­das a la fa­mi­lia que han ac­ce­di­do a ha­blar con EL PAÍS te­nía al pre­sun­to pa­rri­ci­da por una “bue­na per­so­na” y le de­di­ca ad­je­ti­vos co­mo “tran­qui­lo” o “afa­ble”. “Si te po­día echar una mano, te la echa­ba”, se­ña­la Juan, uno de los chi­cos del ba­rrio con los que se ini­ció en el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes du­ran­te la adolescencia, y que una se­ma­na an­tes pa­só to­do un día con él. “Es­ta­ba me­di­ca­do. Le da­ban me­ta­do­na, pe­ro se es­ta­ba des­en­gan­chan­do y to­ma­ba an­ti­de­pre­si­vos. Yo creo que mez­cló al­go que no de­bía y su her­mano se lo echó en ca­ra”, es­pe­cu­la es­te ve­cino.

Mag­da­le­na, una sep­tua­ge­na­ria que co­no­ce al de­te­ni­do “des­de que es­ta­ba en la ba­rri­ga de su ma­dre” y que tie­ne un hi­jo de su mis­ma edad, es de otra opi­nión. “No ha pa­ra­do has­ta que los ha ma­ta­do. Los pa­dres eran unos már­ti­res. Y a su her­mano lo lle­va­ba por el ca­mino de la amar­gu­ra, le ha­bía da­do va­rias pa­li­zas”, re­la­ta. Es­ta mu­jer vi­ve en Juan XXIII des­de 1971, “cuan­do es­to to­da­vía era un ba­rrio, cuan­do aún te­nía­mos una su­cur­sal de la CAM”, y no “una ba­su­ra co­mo aho­ra”, aña­de sin ira pe­ro con re­sig­na­ción. La cues­ta de Bas Min­got es la prin­ci­pal vía del ba­rrio, el es­ce­na­rio de otros epi­so­dios tru­cu­len­tos en la úl­ti­ma dé­ca­da, en­tre ellos un ti­ro­teo con un muer­to. Ha­ce tiem­po que han des­apa­re­ci­do los co­mer­cios tra­di­cio­na­les: la dro­gue­ría, el es­tan­co, la pa­na­de­ría. Al­gu­nos in­mi­gran­tes asiá­ti­cos o afri­ca­nos han co­men­za­do a abrir nue­vos ne­go­cios, pe­ro la zo­na pa­re­ce ha­ber que­da­do an­cla­da en la dé­ca­da de los 80.

Ni­ños des­ca­mi­sa­dos co­rre­tean por un des­cam­pa­do pró­xi­mo a la escena del cri­men en bus­ca de man­chas de san­gre que mos­trar a los pe­rio­dis­tas. La lle­ga­da de ca­de­nas de te­le­vi­sión desata una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción. El ba­rrio de Juan XXIII vuel­ve a es­tar en el fo­co de la no­ti­cia. “Y siem­pre por lo mis­mo”, la­men­ta un lu­ga­re­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.