Los már­ge­nes del Ja­ra­ma es­con­den los ce­men­te­rios nu­clea­res de Fran­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La su­cia he­ren­cia ra­diac­ti­va de aquel 7 de no­viem­bre de 1970 lle­ga has­ta un cru­ce de ca­rre­te­ras a ca­ba­llo en­tre Madrid y To­le­do. Ahí —en una zan­ja de más de 200 me­tros cua­dra­dos cu­bier­ta de hier­ba­jos, a 30 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad y sin nin­gún ti­po de se­ña­li­za­ción o de­li­mi­ta­ción— re­po­san des­de ha­ce ca­si 50 años tie­rras con­ta­mi­na­das por una fu­ga ra­diac­ti­va que la dic­ta­du­ra es­con­dió. En to­tal, el fran­quis­mo abandonó lo­dos con­ta­mi­na­dos en ocho en­te­rra­mien­tos clan­des­ti­nos co­mo es­te a lo lar­go del ca­nal del Ja­ra­ma.

El ver­ti­do de 1970 —de va­rias de­ce­nas de li­tros de lí­qui­do al­ta­men­te ra­diac­ti­vo del pro­ce­sa­mien­to de com­bus­ti­ble nu­clear gas­ta­do de un reac­tor ex­pe­ri­men­tal— par­tió del en­ton­ces lla­ma­do Cen­tro Na­cio­nal de Ener­gía Nu­clear Juan Vi­gón, ubi­ca­do en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Madrid. Se co­ló por las al­can­ta­ri­llas y fue a pa­rar al Man­za­na­res. De ahí pa­só al Ja­ra­ma, a la real ace­quia de ese río y al Ta­jo. El fran­quis­mo —in­mer­so en­ton­ces en la aven­tu­ra de lo­grar una bom­ba ató­mi­ca patria con su pro­yec­to Is­le­ro y de lim­piar la ima­gen in­ter­na­cio­nal de la dic­ta­du­ra— no pu­so en mar­cha nin­gún plan de con­ten­ción y ocul­tó el ac­ci­den­te. Tam­bién los re­si­duos.

La de ese cru­ce de la ca­rre­te­ra que con­du­ce a Bo­rox (To­le­do) es la “ban­que­ta” nú­me­ro cua­tro de las ocho que ex­ca­va­ron los téc­ni­cos de la an­ti­gua Jun­ta de Ener­gía Nu­clear (JEN) ha­ce ca­si me­dio si­glo pa­ra en­te­rrar los lo­dos con­ta­mi­na­dos con Ce­sio-137 y Es­tron­cio-90, dos isó­to­pos ra­diac­ti­vos. En­te­rrar­los fur­ti­va­men­te en esas “ban­que­tas” —ele­va­cio­nes del te­rreno en los már­ge­nes del ca­nal de rie­go— fue el epí­lo­go de la lla­ma­da Ope­ra­ción Ta­jo de lim­pie­za.

Las zan­jas han per­ma­ne­ci­do en la clan­des­ti­ni­dad has­ta aho­ra. Y, se­gún los in­for­mes a los que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, la úl­ti­ma vez que se to­ma­ron mues­tras pa­ra aco­me­ter una eva­lua­ción ra­dio­ló­gi­ca de las ban­que­tas fue en ma­yo de 1995. Cuan­do los téc­ni­cos del Con­se­jo de Se­gu­ri­da­dNu­clear (CSN) fue­ron en aquel mo­men­to a la zo­na, dos de aque­llas ban­que­tas ni si­quie­ra se pu­die­ron lo­ca­li­zar; y va­rias ha­bían si­do mo­di­fi­ca­das por obras de ca­rre­te­ras y otras cons­truc­cio­nes. La úl­ti­ma vez que se ela­bo­ró un in­for­me par­tien­do de una ins­pec­ción vi­sual de las zan­jas por par­te del Cie­mat (el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ener­gé­ti­cas, Me­dioam­bien­ta­les y Tec­no­ló­gi­cas) fue en ju­nio de 1998. Nin­gu­na de las zan­jas a lo lar­go de es­te ca­nal de rie­go, que en cier­tos tra­mos abas­te­ce a tie­rras de cul­ti­vo deMa­drid y Cas­ti­lla-La Man­cha, es­tá se­ña­li­za­da ni de­li­mi­ta­da.

Los ac­tua­les res­pon­sa­bles del Cie­mat y el CSN —los dos or­ga­nis­mos que su­ce­die­ron a la Jun­ta de Ener­gía Nu­clear (JEN)— res­tan im­por­tan­cia a los en­te­rra­mien­tos y a su hi­po­té­ti­co im­pac­to so­bre la po­bla­ción. De­fien­den que con el pa­so del tiem­po el ni­vel de ra­dia­ción se ha re­du­ci­do.

“En 2014 se reali­zó una ac­tua­li­za­ción de da­tos [pe­ro par­tien­do de las mues­tras de 1995] y se con­clu­yó que no hay nin­gún pro­ble­ma ra­diac­ti­vo que pue­da afec­tar a las per­so­nas”, sos­tie­ne Ra­món Ga­ve­la, di­rec­tor ge­ne­ral del Cie­mat. En la mis­ma lí­nea, un por­ta­voz del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nu­clear tras­la­da: “Al CSN no le cons­ta la exis­ten­cia de un ries­go ra­dio­ló­gi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo”. Pe­ro in­for­mes in­ter­nos del CSN —que da­tan de 2012— in­di­ca­ban la ne­ce­si­dad de “rea­li­zar una ca­rac­te­ri­za­ción más com­ple­ta del al­can­ce de la con­ta­mi­na­ción” en las zan­jas. Tam­bién pro­po­nían los téc­ni­cos ana­li­zar otros “emisores al­fa” ade­más del Ce­sio-137 y Es­tron­cio-90, que son los que se han me­di­do has­ta aho­ra. Sin em­bar­go, es­tas re­co­men­da­cio­nes no se han apli­ca­do en los úl­ti­mos seis años por par­te del Cie­mat y el CSN. Am­bos or­ga­nis­mos pú­bli­cos son los he­re­de­ros di­rec­tos de la Jun­ta de Ener­gía Nu­clear, el en­te culpable del ver­ti­do y, a la vez, el que se en­car­gó de la lim­pie­za y el en­te­rra­mien­to a es­con­di­das de los lo­dos en los már­ge­nes de los más de 70 ki­ló­me­tros de la ace­quia del Ja­ra­ma. Con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, en 1980, la JEN se di­sol­vió y sus fun­cio­nes se dividieron: al CSN se le en­car­gó ve­lar por la se­gu­ri­dad nu­clear y al Cie­mat se le en­co­men­dó la in­ves­ti­ga- ción y ex­pe­ri­men­ta­ción a tra­vés de, por ejem­plo, aquel reac­tor ex­pe­ri­men­tal que des­en­ca­de­nó el ver­ti­do.

Pa­ra com­pren­der com­ple­ta­men­te la his­to­ria de las ban­que­tas hay que re­tro­ce­der de nue­vo a aque­llos años fi­na­les de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

El en­ton­ces je­fe de la sección de se­gu­ri­dad nu­clear de la JEN re­su­mió en un es­cri­to —que fir­ma so­lo con sus ini­cia­les, A. A.— qué se ha­ría pa­ra con­cluir la Ope­ra­ción Ta­jo de lim­pie­za. Tras el ver­ti­do, la Real Ace­quia del Ja­ra­ma se ha­bía dre­na­do pa­ra su lim­pie­za. Lue­go se re­ti­ra­ron los lo­dos con­ta­mi­na­dos que que­da­ban en el fon­do de ese ca­nal.

Por un la­do, la JEN de­ci­dió “aban­do­nar en el si­tio” los se­di­men­tos con los ni­ve­les más ba­jos de ra­diac­ti­vi­dad. El res­pon­sa­ble de es­te or­ga­nis­mo or­de­nó que los más con­ta­mi­na­dos se me­tie­ran en “bi­do­nes” y se lle­va­ran “a un ce­men­te­rio apro­pia­do”; el lu­gar ele­gi­do fue El Ca­bril, que en­ton­ces era so­lo una mi­na de la pro­vin­cia de Cór­do­ba en la que se aban­do­na­ban sin más los re­si­duos.

Pa­ra la fran­ja in­ter­me­dia de tie­rras con­ta­mi­na­das —aque­llas en las que la ra­diac­ti­vi­dad es­ta­ba com­pren­di­da en­tre los 50 y los 500mi­cro­rem­ho­ra— la JEN bus­có otro des­tino: que se en­te­rra­ran en los már­ge­nes del ca­nal del Ja­ra­ma. Se­gún aquel es­cri­to de 1971, se de­bían man­te­ner unas pre­cau­cio­nes, co­mo que “los en­te­rra­mien­tos” es­tu­vie­ran “so­me­ti­dos a control téc­ni­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo” y que se co­no­cie­ra “per­fec­ta­men­te su lo­ca­li­za­ción”. Pa­ra ello se ela­bo­ra­ron unos es­que­mas en los que se iden­ti­fi­can las ocho zo­nas a lo lar­go del ca­nal en las que se ubi­ca­ron los “ce­men­te­rios”, se­gún se de­no­mi­nan los en­te­rra­mien­tos en esos di­bu­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.