Omer­tá nu­clear

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La obli­ga­ción de un pe­rio­dis­ta es pu­bli­car eso que el po­der quie­re ocul­tar; pe­ro, cuan­do la no­ti­cia se di­fun­de 24 años des­pués, el in­for­ma­dor con­tri­bu­ye más a la his­to­ria que al pe­rio­dis­mo. El pro­ble­ma de es­con­der al­go tan­to tiem­po es que nun­ca lle­ga el­mo­men­to de des­cu­brir a los res­pon­sa­bles ni de sa­tis­fa­cer a las víc­ti­mas. Eso ha ocu­rri­do con el peor ac­ci­den­te nu­clear en Es­pa­ña, que se pro­du­jo en 1970 en Madrid. El fran­quis­mo lo ocul­tó, pe­ro aún hoy si­gue ha­bien­do gra­ves la­gu­nas y es­ca­so in­te­rés por es­cla­re­cer­las. Hu­bo que es­pe­rar un cuar­to de si­glo pa­ra va­lo­rar pú­bli­ca­men­te el desas­tre. Fue el 24 de oc­tu­bre de 1994 cuan­do EL PAÍS di­fun­dió por vez pri­me­ra el in­for­me se­cre­to de la Jun­ta de Ener­gía Nu­clear (JEN) so­bre los en­tre 40 y 80 li­tros del lí­qui­do al­ta­men­te ra­diac­ti­vo que aca­ba­ron en el al­can­ta­ri­lla­do de Madrid pa­ra de­jar un ras­tro le­tal por el Man­za­na­res, el Ja­ra­ma y el Ta­jo.

Mu­chos ciu­da­da­nos se en­te­ra­ron en­ton­ces de que ellos y sus fa­mi­lias ha­bían con­su­mi­do ver­du­ras re­ga­das con agua ra­diac­ti­va. El in­for­me de­cía, por ejem­plo, que la JEN ha­bía de­tec­ta­do en Aran­juez un ni­vel de ra­diac­ti­vi­dad has­ta 75.000 ve­ces su­pe­rior al nor­mal. Im­po­si­ble ol­vi­dar las ca­ras de los agri­cul­to­res aque­llos días de 1994 cuan­do les con­ta­mos da­tos del in­for­me. Be­nigno Gi­rón, aza­da en mano, fue el pri­me­ro con quien ha­bla­mos en su huer­ta de Val­ca­rra Chi­ca. Re­cor­da­ba que, sin ex­pli­ca­ción al­gu­na, unos agen­tes se lle­va­ron sa­cos de le­chu­gas de su cam­po en el oto­ño de 1970. Te­nía en­ton­ces 40 años. A los 50, su­frió un cán­cer de la­rin­ge. ¿Tu­vo al­go que ver el con­su­mo de hor­ta­li­zas con­ta­mi­na­das? Nun­ca lo sa­bre­mos, y ese es el ca­pí­tu­lo más gra­ve de es­ta his­to­ria, por­que ni en­ton­ces, ni 24 años des­pués, ni tam­po­co con pos­te­rio­ri­dad se ha he­cho un es­tu­dio epi­de­mio­ló­gi­co de la zo­na. Ocul­tar un he­cho tan bru­tal es pro­pio de una dic­ta­du­ra, pe­ro Fran­co mu­rió so­lo cin­co años más tar­de y, por tan­to, es in­com­pre­si­ble que na­die reac­cio­na­ra cuan­do aún ha­bía mar­gen pa­ra pa­liar el desas­tre, asis­tir a las víc­ti­mas y fu­tu­ras víc­ti­mas de cán­ce­res, re­ti­rar tie­rras con­ta­mi­na­das, prohi­bir el con­su­mo de pro­duc­tos de esas huer­tas, in­dem­ni­zar a los cam­pe­si­nos...

Na­da se hi­zo. Al con­tra­rio. La ley del si­len­cio se man­tu­vo has­ta que EL PAÍS la rom­pió. Y aun así, la reac­ción de las au­to­ri­da­des fue ca­si inexis­ten­te. El fis­cal Emi­lio Va­le­rio fue el úni­co que se in­tere­só. Has­ta aho­ra. Han pa­sa­do 50 años y to­das las cuen­tas si­guen pen­dien­tes. ¿Me­jor se­guir en si­len­cio? ¿Tam­bién en es­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.