La ofen­si­va con­tra Or­bán pre­ci­pi­ta la ba­ta­lla elec­to­ral de las europeas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La de­ci­sión del Par­la­men­to de im­pul­sar un pro­ce­so dis­ci­pli­na­rio con­tra las cues­tio­na­das po­lí­ti­cas del di­ri­gen­te hún­ga­ro ha des­co­yun­ta­do a la prin­ci­pal fa­mi­lia política del he­mi­ci­clo, un PPE que vo­tó com­ple­ta­men­te di­vi­di­do. Pe­ro el im­pac­to se ha he­cho sen­tir tam­bién en el res­to de gru­pos (otros seis en to­tal, más los no ins­cri­tos) y to­dos se pre­pa­ran pa­ra la po­si­bi­li­dad de una pro­fun­da reconfiguración del Par­la­men­to tras los co­mi­cios del 26 de ma­yo (la novena La pri­me­ra mi­nis­tra de Reino Uni­do, The­re­sa May, afron­ta otra semana dia­bó­li­ca. El miér­co­les asis­ti­rá a la cum­bre in­for­mal de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la UE, en Salz­bur­go (Aus­tria), y por pri­me­ra vez de­be­rá de­fen­der su bo­rra­dor de ne­go­cia­ción pa­ra una sa­li­da or­de­na­da de las ins­ti­tu­cio­nes europeas, pre­vis­ta ofi­cial­men­te pa­ra el pró­xi­mo 29 de mar­zo. con­vo­ca­to­ria des­de 1979), que se anun­cian co­mo los más re­ñi­dos en 40 años. “La vo­ta­ción con­tra Or­bán ha si­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de las europeas”, se­ña­la un veterano eu­ro­par­la­men­ta­rio. “To­do el mun­do ha em­pe­za­do ya a to­mar po­si­cio­nes”, aña­de.

Los po­pu­la­res in­ten­ta­rán el miér­co­les re­com­po­ner la si­tua­ción del par­ti­do en un en­cuen­tro al más al­to ni­vel en Salz­bur­go, pre­vio al Con­se­jo Eu­ro­peo in­for­mal que se ce­le­bra en la ciudad

May de­be ma­ne­jar un cir­co de tres pistas. Su prio­ri­dad fun­da­men­tal es lo­grar que sus co­le­gas eu­ro­peos den un vo­to de con­fian­za al co­no­ci­do co­mo plan Che­quers, que le per­mi­ta re­gre­sar a ca­sa con la sen­sa­ción de que su es­tra­te­gia si­gue vi­va y las negociaciones avan­zan. Se­rá un mo­do de apla­car al enemigo en ca­sa. Los eu­ro­es­cép­ti­cos del Par­ti­do Con­ser­va­dor, li­de­ra­dos por el ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te- aus­tria­ca. Pe­ro las pers­pec­ti­vas de con­sen­so son es­ca­sas en­tre el ban­do de Or­bán, par­ti­da­rio de ce­rrar las fronteras a la in­mi­gra­ción, y el de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, pro­cli­ve a una política de asi­lo y mi­gra­to­ria más re­la­ja­da. Fuen­tes po­pu­la­res no con­tem­plan la im­plo­sión del gru­po, pe­ro reconocen que a lo más que pue­den as­pi­rar es “a pa­rar el ba­lón y con­fiar en que el jue­go se cal­me y pa­se la tor­men­ta”.

El cli­ma po­lí­ti­co eu­ro­peo, en rio­res, Bo­ris John­son, se han con­ju­ra­do pa­ra di­na­mi­tar la pro­pues­ta ne­go­cia­do­ra de May. John­son ha de­fi­ni­do su pro­pues­ta co­mo “un cha­le­co sui­ci­da” que de­ja­ría a Reino Uni­do en con­di­cio­nes peo­res que las ac­tua­les. “Un mo­do de ha­blar com­ple­ta­men­te inapro­pia­do que yo no hu­bie­ra usa­do”, ha di­cho May al pro­gra­ma Panorama de la BBC, en una en­tre­vis­ta que se­rá emi­ti­da es­ta semana. May cam­bio, apun­ta a to­do lo con­tra­rio. La mi­gra­ción se ha trans­for­ma­do en la cu­ña que se­pa­ra a la UE tras una dé­ca­da de cri­sis eco­nó­mi­ca en que las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad ha­bían de­bi­li­ta­do el espíritu de so­li­da­ri­dad en­tre los so­cios. Un espíritu ro­to tras el pá­ni­co ali­men­ta­do por po­lí­ti­cas xe­nó­fo­bas co­mo las de Or­bán o Mat­teo Sal­vi­ni, mi­nis­tro ita­liano del In­te­rior. La ten­sión re­pun­ta por mo­men­tos, des­de el cho­que en pú­bli­co el pa­sa­do vier­nes de Sal­vi­ni con el ata­ca­ba de ese mo­do a su prin­ci­pal ri­val, su­gi­rien­do que la du­re­za que John­son em­plea pa­ra arre­me­ter con­tra ella en su dispu­ta in­ter­na es gra­tui­ta, y que se­rá ella quien use un tono du­ro con Bru­se­las cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

La pri­me­ra mi­nis­tra de Reino Uni­do de­be em­plear to­das sus fuer­zas en con­tra­rres­tar los ata­ques de sus enemi­gos in­ter­nos, pe­ro a la vez es cons­cien­te de que la opi­nión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca no per­ma­ne­ce cons­tan­te, y que dos años te­dio­sos e irri­tan­tes han co­men­za­do a pa­sar fac­tu­ra. Una de las voces más po­pu­la­res y es­cu­cha­das en­tre las cla­ses me­dias del país, el al­cal­de de Lon­dres, Said Khan, ha de­ci­di­do dar un pa­so ade­lan­te y exigir cla­ra­men­te un nue­vo re­fe­rén­dum La cuen­ta atrás ha­cia las europeas de ma­yo tam­bién se ha pre­ci­pi­ta­do por la de­sig­na­ción de as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, un sis­te­ma es­tre­na­do en 2014 dos me­ses an­tes de los an­te­rio­res co­mi­cios. Es­ta vez, el pro­ce­so se ha ade­lan­ta­do y el PPE ya ha ini­cia­do sus pri­ma­rias (con el ale­mán Man­fred We­ber co­mo pri­mer as­pi­ran­te) y es­pe­ra ele­gir a su can­di­da­to a pri­me­ros de no­viem­bre. Los so­cia­lis­tas lo ha­rán en di­ciem­bre, pe­ro si­gue sin per­fi­lar­se un li­de­raz­go cla­ro. El as­pi­ran­te más cla­ro, el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el es­lo­va­co Ma­ros Sef­co­vic, ape­nas es co­no­ci­do fue­ra de su país. Otra vi­ce­pre­si­den­ta, la ita­lia­na Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, tie­ne al­go más de pro­yec­ción pe­ro ha re­cha­za­do la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar­se. Y el ho­lan­dés Frans Tim­mer­mans y el fran­cés Pie­rre Mos­co­vi­ci, que pa­re­cen in­tere­sa­dos en el pues­to, cuen­tan con es­ca­sos apo­yos en sus pro­pios paí­ses. En otros gru­pos, co­mo los li­be­ra­les de AL­DE (don­de mi­li­ta Ciu­da­da­nos) o Iz­quier­da Uni­ta­ria (del que for­ma par­te Po­de­mos), la pro­pia se­lec­ción ha abier­to una bre­cha en­tre quie­nes abo­gan por con­cu­rrir a las elecciones con una ca­be­za de lis­ta eu­ro­pea y quie­nes pre­fie­ren man­te­ner­se al mar­gen. mi­nis­tro de Emi­gra­ción de Lu­xem­bur­go has­ta las crí­ti­cas del Go­bierno aus­tria­co (que pre­si­de es­te se­mes­tre la UE) al de Pe­dro Sán­chez, acu­sa­do por Vie­na de re­la­jar el con­trol de las fronteras en de­tri­men­to del club co­mu­ni­ta­rio.

El vo­to so­bre Hun­gría ha vi­sua­li­za­do y agra­va­do las di­fe­ren­cias en torno a te­mas co­mo la in­te­gra­ción eu­ro­pea y la mi­gra­ción. Una po­la­ri­za­ción que el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, em­pie­za a ex­plo­tar pa­ra arre­ba­tar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.