La bu­ro­cra­cia no en­tien­de de te­rre­mo­tos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mie­do a las grie­tas

“Nos en­ga­ña­ron, se van lan­zan­do la bo­li­ta y nos po­nen tra­bas”. Es­ta frase es de Miguel Ro­drí­guez, un hom­bre can­sa­do, abu­rri­do de re­co­ger pa­pe­les, de acu­dir a reunio­nes que aca­ban tar­dí­si­mo, har­to de lo len­to que es su­bir un pel­da­ño en la es­ca­le­ra de la bu­ro­cra­cia me­xi­ca­na. No pi­de na­da ex­tra­or­di­na­rio. Él y sus ve­ci­nos so­lo quie­ren vol­ver a sus ca­sas.

Des­pués del te­rre­mo­to que aso­ló el cen­tro de Mé­xi­co ha­ce jus­to un año, Ro­drí­guez, de 58 años, se con­vir­tió en el ad­mi­nis­tra­dor de su edi­fi­cio, sie­te pi­sos de ce­men­to que se man­tie­nen en ma­las con­di­cio­nes si­tua­dos en la co­lo­nia Ro­ma, en pleno cen­tro de la ca­pi­tal. Él ha re­pre­sen­ta­do a sus ve­ci­nos en las juntas con el Go­bierno lo­cal, en un in­ten­to por al­can­zar acuer­dos. De un la­do es­tá el in­te­rés de los afec­ta­dos (si no la ne­ce­si­dad) de que sea el Eje­cu­ti­vo de la ca­pi­tal quien se en­car­gue de reha­bi­li­tar sus ca­sas. Del otro, las au­to­ri­da­des, que en ape­nas tres me­ses han te­ni­do que pa­sar el re­le­vo a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, tras las últimas elecciones lo­ca­les.

Han si­do me­ses de ti­ra y aflo­ja. Al prin­ci­pio, el Go­bierno pro­po­nía un es­que­ma de reconstrucción que no com­pla­cía a los ve­ci­nos. Les ofre­cían dos op­cio­nes. O bien que pi­die­ran créditos pa­ra cos­tear la re­for­ma, o que acep­ta­ran pro­gra­mas de “re­den­si­fi­ca­ción”, es de­cir, cons­truir más ca­sas en el mis­mo lu­gar, y con el di­ne­ro de la ven­ta de es­tos in- mue­bles pa­gar las vi­vien­das de los vie­jos pro­pie­ta­rios. Miguel Ro­drí­guez y mu­chos otros se ne­ga­ron.

Su edi­fi­cio, en el nú­me­ro 107 de la ca­lle de Mo­re­lia, aguan­tó a du­ras pe­nas el tem­blor. Los pe­ri­tos que fue­ron a re­vi­sar­lo ad­vir­tie­ron que las co­lum­nas es­ta­ban da­ña­das y ca­li­fi­ca­ron su si­tua­ción de al­to ries­go. Re­que­ría de una re­for­ma to­tal. Y rá­pi­do. Pe­ro el tiem­po pa­só y la ini­cial pe­lea con el Eje­cu­ti­vo dio pa­so lue­go al en­fren­ta­mien­to con la bu­ro­cra­cia. Una mon­ta­ña de pa­pe­les, trá­mi­tes y re­qui­si­tos los ha re­tra­sa­do. El ca­so de Ro­drí­guez se re­pi­te por to­da la ciudad.

El te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre de 2017 dejó 228 muer­tos so­lo en la ca­pi­tal (369 en to­tal) y más de 6.000 vi­vien­das que­da­ron da­ña­das. Mu­chos de los afec­ta­dos han re­cha­za­do los créditos y la re­den­si­fi­ca­ción. Des­de en­ton­ces, lu­chan pa­ra lo­grar que el Go­bierno lo­cal se en­car­gue de las re­for­mas. Han lle­ga­do a cor­tar ca­lles y ave­ni­das. En al­gu­nos casos, co­mo el de Ro­drí­guez, lo han con­se­gui­do. Han po­di­do arran­car­les a las au­to­ri­da­des un com­pro­mi­so. Lo que no es­pe­ra­ban era el hi­ma­la­ya bu­ro­crá­ti­co que ve­nía de­trás. Un ejem­plo: una vez, los fun­cio­na­rios que tra­mi­tan el pa­pe­leo pa­ra ac­ce­der a los fon­dos le re­cha­za­ron un trá­mi­te por­que es­cri­bió un nú­me­ro de cua­tro ci­fras con una co­ma en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da, es de­cir, “4,050”, en vez de “4050”. Tu­vo que reha­cer la pe­ti­ción y vol­ver a pre­sen­tar- la. Tar­dó 15 días. Su ca­so, se­gún cuen­ta Juan Pablo Gue­rre­ro, uno de los re­pre­sen­tan­tes de Damnificados Uni­dos, la pla­ta­for­ma de ve­ci­nos de la ca­pi­tal afec­ta­dos por el te­rre­mo­to, es ex­tre­mo, pe­ro no ex­tra­or­di­na­rio: “Pa­re­ce que es­tán ha­cien­do lo im­po­si­ble pa­ra que no ac­ce­da­mos a los re­cur­sos”.

Hay casos peo­res. En la le­ja­na al­cal­día de Tláhuac, en el su­r­es­te de la ciudad, los ve­ci­nos de la co­lo­nia Del Mar cri­ti­can que, a un año del tem­blor, aún ca­re­cen de un es­tu­dio del sue­lo que les per­mi­ta sa­ber có­mo es­tá el te­rreno bajo sus pies. Du­ran­te el te­rre­mo­to, una enor­me grie­ta se abrió en­tre va­rias ca­lles. El as­fal­to se le­van­tó, al­gu­nas ca­sas co­lap­sa­ron, los tu­bos del dre­na­je se sol­ta­ron. El Go­bierno lo­cal se com­pro­me­tió a en­car­gar un es­tu­dio del sue­lo pa­ra entender có­mo po­dría evo­lu­cio­nar la grie­ta y así pro­ce­der. Pe­ro han pa­sa­do 12 me­ses y no se ha he­cho na­da. Áfri­ca García, de 42 años, vi­ve en la ca­lle de Ca­ma­rón, fren­te al mer­ca­do. Su ca­sa que­dó so­bre la grie­ta. Des­de el tem­blor ya no ha po­di­do en­trar; la vi­vien­da se hun­dió me­dio me­tro. Sa­be que fi­nal­men­te aca­ba­rá de­mo­li­da pe­ro, a fal­ta del es­tu­dio, ig­no­ra qué ha­cer des­pués. Ella y otros ve­ci­nos di­cen que al­go hue­le mal en ese pro­yec­to. Du­ran­te me­ses, fun­cio­na­rios de la ciudad les di­je­ron que ya ca­si es­ta­ba. Pe­ro al fi­nal ha re­sul­ta­do que no hay es­tu­dio. Ni si­quie­ra exis­tió un con­tra­to pa­ra ha­cer di­cho tra­ba­jo y la em­pre­sa que su­pues­ta­men­te lo ha­bía he­cho ha des­apa­re­ci­do.

En la de­le­ga­ción de Tláhuac, a 1,5 ho­ras del cen­tro de la ciudad, el te­mor es que otro te­rre­mo­to sa­cu­da la grie­ta y aca­be de ti­rar las ca­sas que no se han caí­do. Que eso ocu­rra y no se­pan qué ha­cer des­pués. Karina García, otra ve­ci­na del ba­rrio, ex­pli­ca que aho­ra ya no se no­ta tan­to, por­que han vuel­to a as­fal­tar las ca­lles. “Pe­ro la grie­ta si­gue de­ba­jo”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.