Sal­vi­ni: di­me de lo que pre­su­mes…

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ebe de ha­ber po­cas co­sas más com­pli­ca­das que en­fa­dar a un lu­xem­bur­gués. Es­te hi­to lo ha con­se­gui­do el lí­der de la Li­ga y ac­tual vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, Mat­teo Sal­vi­ni, con su ex­hi­bi­ción de de­ma­go­gia en torno a la in­mi­gra­ción. Sal­vi­ni di­jo que lo ideal era que los ita­lia­nos tu­vie­ran hi­jos pa­ra que no fue­ran ne­ce­sa­rios in­mi­gran­tes que fue­ran tra­ta­dos co­mo es­cla­vos. Un ra­zo­na­mien­to de ter­tu­lia que des­per­tó al mi­nis­tro de Ex­te­rio­res lu­xem­bur­gués, Jean As­sel­born, quien re­cor­dó el pa­sa­do mi­gra­to­rio ita­liano y ter­mi­nó con un “¡mier­da!”, que de­be ser lo más si­mi­lar que hay en el Gran Du­ca­do a una de­cla­ra­ción de gue­rra.

No merece la pe­na en­trar en el ra­zo­na­mien­to, con per­dón, de Sal­vi­ni. A un ser­vi­dor so­lo le sur­ge una du­da: ¿sig­ni­fi­ca eso que los in­mi­gran­tes son es­cla­vos, que son ne­ce­sa­rios es­cla­vos o que Sal­vi­ni pre­ten­de que los ita­lia­nos ten­gan hi­jos es­cla­vos? Chi lo sa. A Sal­vi­ni hay que en­ten­der­lo. Es el lí­der de un par­ti­do que des­de su fun­da­ción ha des­pre­cia­do la idea de Ita­lia. Que du­ran­te años ha reivin­di­ca­do un pa­sa­do me­die­val prêt-à-por­ter don­de el nor­te pa­dano se opo­nía al in­ci­vi­li­za­do, atra­sa­do y su­pers­ti­cio­so sur ita­liano. Que ele­vó el “Ro­ma la- dro­na” (y don­de di­ce Ro­ma léa­se Ita­lia) a la ca­te­go­ría de prin­ci­pio po­lí­ti­co y cu­yo en­ton­ces lí­der du­ran­te años pro­ta­go­ni­zó una cur­si ce­re­mo­nia con­sis­ten­te en ver­sar en la la­gu­na de Ve­ne­cia un fras­co con agua del Po. Una ver­sión to­do a un eu­ro de cuan­do el dux de Ve­ne­cia —que de pa­dano no te­nía na­da— lan­za­ba un ani­llo de oro al Adriá­ti­co pa­ra ca­sar a la Se­re­ní­si­ma con el mar.

Y cla­ro, con es­tos an­te­ce­den­tes, Sal­vi­ni aho­ra tie­ne que ser más ita­liano que na­die. Es pro­ba­ble que, en su fue­ro in­terno, cuan­do le llaman el pe­que­ño Mus­so­li­ni no le mo­les­te por lo de pe­que­ño ni por fas­cis­ta, sino por­que el dic­ta­dor era ita­liano. Sal­vi­ni ha pro­ta­go­ni­za­do la ver­sión na­cio­na­lis­ta de la frase “es­tos son mis prin­ci­pios; si no le gus­tan ten­go otros” de Grou­cho Marx. Dan ga­nas de dar­le lo que pi­de y que naz­can mi­llo­nes de ita­lia­nos pa­ra que ac­to se­gui­do le ha­gan una per­nac­chia a su cuen­to po­lí­ti­co me­die­val.

Mien­tras tan­to, en al­gún lu­gar, hay un pri­mer mi­nis­tro ita­liano que no es Mat­teo Sal­vi­ni. Se ape­lli­da Con­te. Por fa­vor, no con­fun­dir con el gran Pao­lo que can­ta­ba aque­llo de “qué ga­nas ten­go de llo­rar”. Su can­ción ha­bla­ba del desamor y Mé­xi­co, pro­ba­ble­men­te por­que no la com­pu­so en 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.