Pa­to­ló­gi­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

iem­pre­me he ma­ni­fes­ta­do a fa­vor de la anes­te­sia. In­clu­so, en­tien­do esos aná­li­sis de san­gre que me pro­du­cen gri­ma —go­ma, agu­ja, ve­na, al­go­don­ci­llo— y son imprescindibles pa­ra la de­tec­ción pre­coz de la en­fer­me­dad. Ca­da per­so­na co­no­ce el ca­so de otra sal­va­da de un cán­cer gra­cias a la me­di­ci­na pre­ven­ti­va. Ben­di­tas sean las va­cu­nas y san Louis Pas­teur, que, sin em­bar­go, no ha lle­ga­do a cu­rar­nos del to­do la ra­bia. Sin des­acre­di­tar en ab­so­lu­to los avan­ces mé­di­cos, me pa­re­ce que ca­da vez se pa­to­lo­gi­zan más con­duc­tas. Igual que su­ce­dió con el pla­cer fe­me­nino y la ho­mo­se­xua­li­dad, aho­ra se pa­to­lo­gi­zan com­por­ta­mien­tos in­fan­ti­les, tran­se­xua­li­dad, me­no­pau­sia, la vuelta al tra­ba­jo tras las va­ca­cio­nes —“de­pre­sión pos­va­ca­cio­nal”—. La gen­te es in­to­le­ran­te al hu­mo del ta­ba­co, la lac­to­sa o el gluten: no es que no les gus­te el hu­mo, es que son in­to­le­ran­tes. Los pa­rá­me­tros pa­ra me­dir los ni­ve­les de pro­teí­nas en la san­gre se es­tre­chan y un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de pa­cien­tes to­ma­mos pas­ti­llas con­tra la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, la an­sie­dad, el in­som­nio o el es­tre­ñi­mien­to.

Vi­vi­mos con la ob­se­sión por el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral y aso­cia­mos la ex­pre­sión “es­tar bien” con un cor­po­re ca­nó­ni­ca­men­te sano y be­llo. Po­de­mos pa­de­cer abo­tar­ga­mien­to ideo­ló­gi­co e in­cul­tu­ra ge­ne­ral bá­si­ca, pe­ro si te­ne­mos la ten­sión en­tre 6 y 12, con­ser­va­mos los dien­tes y el pe­lo no cla­rea, en­ton­ces, es­ta­mos bien. La bue­na sa­lud co­mo me­ta en la vi­da aca­so cons­ti­tu­ya un me­ca­nis­mo de amor­ti­gua­ción de res­pues­tas ciu­da­da­nas con­tes­ta­ta­rias; sin em­bar­go, pa­ro y po­bre­za in­ci­den en un ma­les­tar psí­qui­co que es al mis­mo tiem­po fí­si­co: las mu­je­res, más vul­ne­ra­bles al ries­go de ex­clu­sión so­cial, acu­mu­lan his­to­rias e his­to­ria­les so­bre do­lo­res fí­si­cos que de­la­tan en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas.

La pa­to­lo­gi­za­ción se re­la­cio­na con la me­di­ca­li­za­ción: en 2002, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad París VIII Phi­lip­pe Pig­na­rre vin­cu­la­ba el in­cre­men­to de pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos de de­pre­sión con in­tere­ses de in­dus­trias far­ma­céu­ti­cas que dis­tri­buían an­ti­de­pre­si­vos, co­mo pa­na­cea uni­ver­sal, en so­cie­da­des don­de los in­di­vi­duos tie­nen bue­nas ra­zo­nes pa­ra es­tar ca­brea­dos y tris­tes.

La pa­to­lo­gi­za­ción de la vi­da, esa hi­po­con­dría en­rai­za­da en el mie­do, nos lle­va a sa­tu­rar con­sul­tas y ur­gen­cias, y a sen­tir la com­pul­sión de con­tra­tar, si se dis­po­ne de re­cur­sos, una so­cie­dad mé­di­ca pri­va­da: “In­vier­ta en su sa­lud” es un es­lo­gan li­te­ral, no me­ta­fó­ri­co. La in­ge­nua es­pe­ran­za de que no va­mos a mo­rir cho­ca con otro efec­to se­cun­da­rio de la pa­to­lo­gi­za­ción: la in­ca­pa­ci­dad pa­ra el dis­fru­te. To­do lo que pro­du­ce pla­cer es ma­lo, mo­ral­men­te ma­lo: la sa­lud y el cui­da­do del cuer­po se han eri­gi­do en ho­ri­zon­te re­li­gio­so. Co­mo si no ir al gim­na­sio o co­mer gra­sas fue­se co­sa de ma­la gen­te. Des­de las ex­pe­rien­cias sa­ni­ta­rias y la­bo­ra­les de mi cuer­po me­no­páu­si­co, abo­go por un po­co de cor­du­ra: no se tra­ta de cu­rar­nos los cán­ce­res de ma­ma in­gi­rien­do pó­ci­mas de raí­ces cocidas por un cu­ran­de­ro ase­sino —¿re­cuer­dan el pe­cho pu­tre­fac­to de una mu­jer que acu­dió de­ma­sia­do tar­de al hos­pi­tal?—; no se tra­ta de vol­ver a la su­pers­ti­ción y re­ne­gar del pro­gre­so. Pe­ro lo que tam­po­co es sa­lu­da­ble es be­ber­se las cer­ve­zas con cul­pa vi­sua­li­zan­do la len­ta de­gra­da­ción he­pá­ti­ca, vi­si­tan­do el am­bu­la­to­rio se­ma­nal­men­te y to­man­do pas­ti­llas pa­ra apla­car los ner­vios. Re­cuer­den las pa­la­bras de Gui­ller­mo Ren­due­les: a ve­ces, lo que las per­so­nas ne­ce­si­tan no es un me­di­ca­men­to, sino un co­mi­té de em­pre­sa. Tam­bién ten­dría­mos que ha­blar de la per­ver­si­dad del re­pa­go, la in­tere­sa­da des­truc­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca y otros círcu­los muy vi­cio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.