La di­vi­sión in­de­pen­den­tis­ta lle­ga al PDeCAT

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ha lla­ma­do es­te fin de semana a “en­cen­der pa­cí­fi­ca­men­te Ca­ta­lu­ña” es­te oto­ño pa­ra man­te­ner vi­va la reivin­di­ca­ción in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro no lo ten­drá fá­cil por las cre­cien­tes re­sis­ten­cias del PDeCAT, el par­ti­do in­te­gra­do en el gru­po par­la­men­ta­rio de Junts per Ca­ta­lun­ya y que intenta man­te­ner la he­ren­cia de la ex­tin­ta Con­ver­gèn­cia. La fa­lli­da y ac­ci­den­ta­da mo­ción a fa­vor del diálogo “den­tro de la ley” que el dipu­tado Car­les Cam­pu­zano pac­tó con el PSOE la semana pa­sa- da ha pues­to al des­cu­bier­to las desave­nen­cias in­ter­nas en­tre los sec­to­res prag­má­ti­cos del par­ti­do, de los que Cam­pu­zano es aban­de­ra­do, y los más fie­les a Car­les Puig­de­mont, li­de­ra­do por la tam­bién dipu­tada Mí­riam No­gue­ras.

La mo­ción fue re­ti­ra­da des­pués de que el en­torno de Puig­de­mont y la pro­pia No­gue­ras es­ti­ma­sen que el tex­to da­ba pie a pen­sar que el PDeCAT re­nun­cia­ba a la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral. Cam­pu­zano la­men­tó ha­ber per­di­do una opor­tu­ni­dad pa­ra el diálogo.

El de la semana pa­sa­da fue el pri­mer gol­pe de ti­món que Puig- de­mont obli­ga a dar al gru­po par­la­men­ta­rio del Con­gre­so des­de que su sec­tor se hi­zo con el con­trol del par­ti­do en el con­gre­so de ju­lio. Pe­ro la com­pli­ca­da co­rre­la­ción de fuer­zas que dejó el cón­cla­ve es­tá di­fi­cul­tan­do al ex­pre­si­den­te ha­cer y des­ha­cer con las ma­nos li­bres. El pri­mer fo­co de re­sis­ten­cia que se es­tá en­con­tran­do es que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la di­rec­ción, li­de­ra­da por el pre­si­den­te del par­ti­do, Da­vid Bon­vehí, se nie­gan a que el PDeCAT des­apa­rez­ca di­lui­do den­tro del nue­vo pro­yec­to po­lí­ti­co de Puig­de­mont, La Cri­da, que se pre­sen­ta­rá en so­cie­dad en oc­tu­bre. Los par­ti­da­rios de Puig­de­mont han crea­do un nú­cleo du­ro en el que di­fe­ren­tes fuen­tes del par­ti­do si­túan a quien fue­ra mano de­re­cha de Ar­tur Mas, Da­vid Ma­dí, ade­más del ex­pre­si­den­te de la ANC, Jor­di Sán­chez, los ex consejeros que se en­cuen­tran en pri­sión y dipu­tados au­to­nó­mi­cos co­mo Al­bert Ba­tet. Es­te sec­tor es par­ti­da­rio de di­sol­ver el PDeCAT pa­ra ali­near­lo to­tal­men­te con La Cri­da y ha­cer­se así con los de­re­chos elec­to­ra­les —y los 15.000 mi­li­tan­tes— de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia.

En­fren­te tie­nen a una quin­ce- na de di­ri­gen­tes del par­ti­do que per­die­ron el con­gre­so pe­ro se man­tu­vie­ron en la eje­cu­ti­va. En­ca­be­za­do por al­cal­des de ciu­da­des pe­que­ñas y me­dia­nas que re­cha­zan la di­so­lu­ción del PDeCAT, es­te sec­tor si­gue apo­yan­do a la ex coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del par­ti­do, Mar­ta Pas­cal, la gran de­rro­ta­da del con­gre­so pe­ro que se man­tie­ne co­mo se­na­do­ra. Es­te sec­tor con­si­de­ra que hay que ex­plo­rar vías de diálogo con el Es­ta­do y que no se pue­de cen­trar to­da la ac­ción política en la reivin­di­ca­ción so­bre la in­de­pen­den­cia o los pre­sos. Con to­do, no lo es­tán te­nien­do fá­cil pa­ra ar­ti­cu­lar­se. Sin ir más le­jos el pa­sa­do vier­nes es­te sec­tor mo­de­ra­do tu­vo ya una pri­me­ra ba­ja. Se tra­ta de Ma­ria Sen­se­rrich, que aban­do­na la política tras ha­ber ejer­ci­do co­mo por­ta­voz del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.