Más­ter y doc­to­ra(n)do en apa­ren­tar

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­de que se des­ta­pó la tra­ma del Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pú­bli­co de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los con el ca­so Ci­fuen­tes, los es­pa­ño­les he­mos des­cu­bier­to que una par­te de la cla­se política (y lo que no co­no­ce­mos aún...) ha es­ta­do uti­li­zan­do las titulaciones uni­ver­si­ta­rias co­mo uno más de los ór­ga­nos vi­ta­les de un país sus­cep­ti­bles de ser pa­ra­si­ta­dos y pues­tos al ser­vi­cio de sus ca­pri­chos per­so­na­les.

La ob­ten­ción de tí­tu­los co­mo pre­ben­das es una prác­ti­ca co­rrup­ta que pre­sen­ta ca­rac­te­rís­ti­cas ha­bi­tua­les y fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles.

En pri­mer lu­gar, se ob­ser­va la pa­ra­si­ta­ción de una ins­ti­tu­ción y la per­ver­sión de sus ob­je­ti­vos pa­ra ex­traer —cual san­gui­jue­la— be­ne­fi­cios pri­va­dos o par­ti­dis­tas. Ha­bla­mos es­tos días de cier­to ins­ti­tu­to uni­ver­si­ta­rio, pe­ro el mis­mo mo­dus ope­ran­di lo he­mos vis­to con mi­nis­te­rios, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, em­pre­sas es­tra­té­gi­cas del Es­ta­do o al­tos tri­bu­na­les.

En se­gun­do lu­gar, y co­mo re­sul­ta­do de la in­fec­ción, se pro­du­ce el des­pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción en su con­jun­to. Al­go que, en el ca­so del sis­te­ma pú­bli­co de uni­ver­si­da­des, es de una irres­pon­sa­bi­li­dad te­rri­ble, ya que ha­bla­mos de da­ñar el buen nom­bre de un pa­tri­mo­nio co­mún cons­trui­do a lo lar­go de los si­glos y nu­clear pa­ra el de­sa­rro­llo de un país mo­derno.

El ter­cer y úl­ti­mo ele­men­to que pre­sen­ta la fa­bri­ca­ción en serie y pos­te­rior ob­se­quio de tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios a alum­nos VIP y que es co­mún a cual­quier ac­ti­vi­dad co­rrup­ta es la in­dig­na­ción que ello ge­ne­ra en­tre la gen­te ho­nes­ta y tra­ba­ja­do­ra.

Mi­les de alum­nos in­vier­ten los ahorros de su fa­mi­lia y mu­chos años de es­fuer­zo pa­ra for­mar­se y ob­te­ner un tí­tu­lo que les per­mi­ta pros­pe­rar en la vi­da. Mi­les de in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­so­res se ma­tan a tra­ba­jar pre­pa­ran­do e im­par­tien­do cla­ses, sa­can­do ade­lan­te pro­yec- tos de in­ves­ti­ga­ción de pri­mer ni­vel mun­dial o di­ri­gien­do y eva­luan­do te­sis doc­to­ra­les y de fin de más­ter se­rias y de ver­dad. La in­dig­na­ción de to­das es­tas per­so­nas —y, de he­cho, de to­da la so­cie­dad— cuan­do se des­ta­pa la tra­ma de los pa­rá­si­tos es na­tu­ral, es jus­ta y es lo mí­ni­mo.

Lo in­tere­san­te del te­ma de los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios es que su­ma a es­tos tres ele­men­tos un cuar­to: un afán in­sano por apa­ren­tar lo que uno no es. Al­go que pro­du­ce ver­da­de­ra ver­güen­za aje­na y de­fi­ne a los pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria.

Por­que, más allá de que una jue­za ha­ya en­con­tra­do in­di­cios de pre­va­ri­ca­ción y cohe­cho im­pro­pio en la per­so­na de Pablo Ca­sa­do por su más­ter de la Rey Juan Car­los, no de­be­mos ol­vi­dar esos otros “más­te­res” que mos­tró —jac­tan­cio­so— a los pe­rio­dis­tas y que lue­go des­cu­bri­mos que eran cur­sos de unos po­cos días, sin exa­men y que don­de po­nía Har­vard real­men­te que­ría de­cir Ara­va­ca.

Y qué de­cir del ri­dícu­lo que ha he­cho es­ta semana Al­bert Ri­ve­ra con su “doc­to­ran­do en De­re­cho” (sic). Cual­quie­ra que ha­ya pa­sa­do cin­co mi­nu­tos en una uni­ver­si­dad sa­be que un doc­to­ran­do no es ni un tí­tu­lo… ni me­dio tí­tu­lo. Un doc­to­ran­do no es un doc­to­ra­do a me­dio ha­cer. Es un ser hu­mano que ac­tual­men­te es­tá cur­san­do un doc­to­ra­do.

Sor­pren­de y aver­güen­za es­te afán por exa­ge­rar los pro­pios mé­ri­tos y apa­ren­tar lo que uno no es. Sor­pren­de y aver­güen­za, pe­ro só­lo en par­te. Por­que, al fin y al ca­bo, ¿no es exac­ta­men­te eso en lo que cier­tos po­lí­ti­cos ba­san su dis­cur­so y sus cam­pa­ñas?

Un mon­tón de men­ti­ras mez­cla­das con me­dias ver­da­des, un tra­je ca­ro pa­ra pa­re­cer sol­ven­tes y una son­ri­sa pro­fi­dent pa­ra la fo­to del cu­rrí­cu­lum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.