El bom­bar­deo pu­bli­ci­ta­rio de las apues­tas ‘on­li­ne’ se cen­tra en los jó­ve­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “Con res­pon­sa­bi­li­dad”

Du­ran­te años, Pablo se hi­zo la mis­ma pre­gun­ta: “¿Có­mo pue­de una per­so­na es­tar tan en­gan­cha­da a la tra­ga­pe­rras?”. Se re­fe­ría a un hom­bre que veía to­das las ma­ña­nas en la ca­fe­te­ría don­de desa­yu­na­ba. Siem­pre es­ta­ba ju­gan­do. Años des­pués se lo vol­vió a en­con­trar, es­ta vez en una te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción pa­ra lu­dó­pa­tas. Am­bos eran adic­tos al jue­go, con la di­fe­ren­cia de que los 340.000 eu­ros de deu­da de Pablo ve­nían de apos­tar on­li­ne, un mer­ca­do que atra­pa a ca­da vez más jó­ve­nes y que cre­ce a do­ble dí­gi­to en España, im­pul­sa­do por unos anun­cios que han in­va­di­do to­dos los so­por­tes a la es­pe­ra de que se aprue­be un de­cre­to de­fi­ni­ti­vo que los re­gu­le, pen­dien­te des­de 2011.

“Pen­sa­ba que no era co­mo él”, con­fie­sa Pablo, de 33 años y em­plea­do de banca. Pi­de usar un nom­bre fic­ti­cio an­tes de em­pe­zar a con­tar lo po­co que tar­dó en en­gan­char­se. Apa­sio­na­do del fút­bol, aho­ra ve los par­ti­dos con cuen­ta­go­tas y so­lo cuan­do ya ha­yan arran­ca­do, pa­ra evi­tar tra­gar­se la pu­bli­ci­dad de apues­tas, que le ge­ne­ra pro­fun­do re­cha­zo.

En 2017, se emi­tie­ron más de 2,7 mi­llo­nes de anun­cios de jue­go on­li­ne, se­gún In­foa­dex, fren­te a los 128.000 de 2013. Aun­que to­da­vía re­pre­sen­te un seg­men­to pe­que­ño so­bre el con­jun­to de la in­dus­tria, el sec­tor di­gi­tal cre­ce tan­to en in­gre­sos co­mo en in­ver­sión en mar­ke­ting, des­ti­na­da so­bre to- En to­dos los so­por­tes do a anun­cios y bo­nos, otra es­tra­te­gia que ha­ce me­lla en pú­bli­cos de to­das las eda­des.

“Quie­nes más su­fren es­te bom­bar­deo son los jó­ve­nes y los que pa­de­cen al­gu­na pa­to­lo­gía del jue­go”, co­men­ta Su­sa­na Ji­mé­nez, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y coor­di­na­do­ra de la Unidad de Jue­go Pa­to­ló­gi­co del hos­pi­tal de Bell­vit­ge, que ca­da año atien­de unos 400 nue­vos casos. Se­gún el in­for­me de per­cep­ción del jue­go de la Uni­ver­si­dad Car­los III, unas 230.000 per­so­nas me­no­res de 35 pre­sen­tan un “al­to ries­go” de adic­ción en España, y los jó­ve­nes se ini­cian ca­da vez an­tes en es­ta ac­ti­vi­dad.

La pre­va­len­cia de lu­dó­pa­tas en España es, sin em­bar­go, tan so­lo del 0,3%, se­gún los es­tu­dios clí­ni­cos dis­po­ni­bles. Bay­ta Díaz es psi­có­lo­ga en la Aso­cia­ción pa­ra la Pre­ven­ción y Ayu­da al Lu­dó­pa­ta (APAL), don­de Pablo lle­va tres años en te­ra­pia. Ex­pli­ca que no hay re­la­ción di­rec­ta en­tre pu­bli­ci­dad y lu­do­pa­tía, pe­ro se­ña­la que los anun­cios es­tán di­ri­gi­dos a au­men­tar el con­su­mo y, con ello, el A fi­na­les de 2017, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da re­dac­tó un se­gun­do pro­yec­to de de­cre­to ley —el pri­me­ro fue en 2015, pe­ro no lle­gó a apro­bar­se— que es­tá en tra­mi­ta­ción y que, en­tre otras li­mi­ta­cio­nes, prohí­be que se tras­la­de la idea de que el jue­go con­lle­ve al éxi­to y obli­ga a in­cluir la co­le­ti­lla “jue­ga con res­pon­sa­bi­li­dad” en los men­sa­jes, frase que tam­bién ten­drán que pro­nun­ciar los pro­ta­go­nis­tas de los anun­cios. Asi­mis­mo, ve­da la emi­sión en ho­ra­rio in­fan­til, tal y co­mo es­ta­ble­ce la ley au­dio­vi­sual, prohi­bi­ción que sin em­bar­go no se es­tá res­pe­tan­do, se­gún In­foa­dex. El tex­to tam­po­co tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar los anun­cios en In­ter­net más allá de las re­des so­cia­les. Miguel Fe­rrer, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Jue­go Di­gi­tal, es­pe­ra que el nue­vo de­cre­to “no pon­ga pa­tas arri­ba el sec­tor”. “La pu­bli­ci­dad y el mar­ke­ting son la úni­ca vía de cap­ta­ción de clien­tes que te­ne­mos”, man­tie­ne.

A fi­na­les de 2017, el Con­se­jo Au­dio­vi­sual de An­da­lu­cía re­cla­mó que se prohi­bie­ra cual­quier ti­po de pu­bli­ci­dad de jue­go y apues­tas on­li­ne en ho­ra­rio in­fan­til, tras cons­ta­tar que se emi­tió y que en otros casos no se pu­do dis­tin­guir en­tre los re­cla­mos y la na­rra­ción de los lo­cu­to­res du­ran­te las re­trans­mi­sio­nes de­por­ti­vas.

Hi­bai Ló­pez, in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Deus­to, ex­pli­ca que la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al bom­bar­deo pu­bli­ci­ta­rio y la elec­ción de de­por­tis­tas o per­so­na­jes famosos co­mo pro­ta­go­nis­tas de los re­cla­mos con­tri­bu­ye a nor­ma­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad. “La gen­te que es­tá en tra­ta­mien­to di­ce que es di­fí­cil pen­sar que ha­ya con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas si lo pro­mo­cio­na una per­so­na a la que res­pe­tas”.

Al­ber­to (nom­bre fic­ti­cio) tie­ne 29 años y has­ta ha­ce unos me­ses na­die sa­bía de su pro­ble­ma con las apues­tas. Em­pe­zó con 19 años y acu­mu­ló 60.000 eu­ros de deu­da. “Los anun­cios re­fuer­zan la idea de que ju­gar no es ma­lo, que es nor­mal”, cuen­ta. “Aho­ra me afec­ta cuan­do los veo en la te­le”.

Manuel, vo­lun­ta­rio en APAL, ase­gu­ra que des­de ha­ce tres años lle­gan ca­da vez más jó­ve­nes de 20 y 30 años adic­tos al jue­go on­li­ne. “Siem­pre cuen­tan lo mis­mo: que es ca­da vez más rá­pi­do”, ase­gu­ra es­te hom­bre de 53 años que tam­bién pi­de usar un nom­bre fic­ti­cio y que ha­ce po­co sa­lió del tú­nel en el que ca­yó a gol­pe de apues­ta. “El fút­bol se con­vir­tió en al­go que ya no dis­fru­ta­ba”.

“Es una en­fer­me­dad más ocul­ta que otras adic­cio­nes”, re­fle­xio­na Pablo, quien ha lo­gra­do re­cu­pe­rar su vi­da tras años ob­ce­ca­do por la adic­ción. “Lo que más me preo­cu­pa es que se per­ci­ba co­mo al­go nor­mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.