El ro­man­ti­cis­mo in­cu­ra­ble de De­lPo­zo cau­ti­va a Lon­dres

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Que De­lPo­zo es una de las fir­mas es­pa­ño­las que más in­te­rés des­pier­tan in­ter­na­cio­nal­men­te (Cate Blan­chett o Mi­che­lle Oba­ma han lle­va­do sus ves­ti­dos) que­da­ba cons­ta­ta­do con un sim­ple vis­ta­zo a la pri­me­ra fi­la de su se­gun­do des­fi­le en la Semana de la Mo­da de Lon­dres, ce­le­bra­do ayer en el Ro­yal Ins­ti­tu­te of Bri­tish Ar­qui- tects. Ár­bi­tros de es­ti­lo co­mo Lau­ren Santo Do­min­go (de Mo­da Ope­ran­di), Lin­da Far­go (de Berg­dorf Good­man) o el fo­tó­gra­fo Scott Schu­man (de la pu­bli­ca­ción The Sar­to­ria­list) acu­die­ron a co­no­cer la pro­pues­ta del di­rec­tor creativo Jo­sep Font pa­ra la pri­ma­ve­ra-ve­rano 2019: una ro­mán­ti­ca y lu­mi­no­sa “ce­le­bra­ción de la na­tu­ra­le­za” na­rra­da en 43 di­se- ños (aun­que la co­lec­ción co­mer­cial cons­ta­rá de más de 200 pie­zas) que gra­vi­tan en­tre dos ins­pi­ra­cio­nes di­ver­sas, co­mo es cos­tum­bre en la ma­ne­ra de tra­ba­jar del mo­dis­to.

“La pri­me­ra es Ful­vio Bian­co­ni. Era un ar­tis­ta que en los años 50 tra­ba­ja­ba el cris­tal de Mu­rano de una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa. Era muy or­gá­ni­co, y uti­li­za­ba unos co­lo­res muy es­pe­cia­les”, con­ta­ba Font a EL PAÍS el día an­tes del des­fi­le. Las for­mas y to­nos de los ja­rro­nes y va­si­jas de Bian­co­ni se tras­la­dan a jer­seys li­via­ní­si­mos, ca­si trans­pa­ren­tes, de pun­to ca­la­do, o a una ca­mi­so­la lar­ga de tul con len­te­jue­las que el di­se­ña­dor con­si­de­ra un “pro­ba­ble bes­tse­ller”.

To­man­do el testigo de los ne­nú­fa­res de su lí­nea de oto­ño, el se­gun­do re­fe­ren­te de la co­lec­ción son las gli­ci­nias, que ins­pi­ra­ron la pa­le­ta cro­má­ti­ca do­mi­nan­te, en blan­co y mal­va (aun­que, fiel a su es­ti­lo, Font los mez­cló de for­ma sor­pren­den­te con to­nos co­mo el gar­ban­zo o el ver­de), o los to­ca­dos que cu­brían par­te del ros­tro de las mo­de­los. Tam­bién los exu­be­ran­tes es­tam­pa­dos de las te­las — “to­das he­chas en ca­sa”, pun­tua­li­za—, o los mi­nu­cio­sos apli­ques en for­ma de pé­ta­los crea­dos con len­te­jue­las do­bla­das y co­si­das una a una: to­da una oda a la ar­te­sa­nía y a las téc­ni­cas de cos­tu­ra tra­di­cio­na­les que el ca­ta­lán, gran ex­po­nen­te del lla­ma­do prêt-à-cou­tu­re, ha con­ver­ti­do en el em­ble­ma de la ca­sa.

Pe­ro, pe­se a lo la­bo­rio­so de es­tas flo­ri­tu­ras, la ver­da­de­ra fi­li­gra­na de sus pren­das es­tá en el in­te­rior; de he­cho, al mo­dis­to le gus­ta en­se­ñar­las por den­tro pa­ra sub­ra­yar có­mo es­tán cons­trui­das.

Las clien­tas de De­lPo­zo que acos­tum­bran a pa­sear­se por al­fom­bras ro­jas tie­nen don­de ele­gir, pe­ro es en los di­se­ños de día, apa­ren­te­men­te sen­ci­llos “pe­ro de pa­trón muy complicado”, don­de Font ha to­ca­do es­ta vez la te­cla per­fec­ta. Los ves­ti­dos ca­mi­se­ros de po­pe­lín a ra­yas con man­gas anu­da­das a lo lar­go de los an­te­bra­zos o los pan­ta­lo­nes de se­da de pa­ta an­cha y ta­lle al­to que pa­re­cen flo­tar en el ai­re ha­cen so­ñar con el pró­xi­mo ve­rano sin que ha­ya­mos des­pe­di­do aún es­te. Las san­da­lias ro­ma­nas, con len­te­jue­las y frag­men­tos de PVC que si­mu­lan cris­tal, tam­bién tie­nen madera de su­per­ven­tas. Co­mo con­tra­pun­to a tan­ta de­li­ca­de­za, Font le en­co­men­dó la ban­da so­no­ra del des­fi­le al ba­te­ris­ta Adam Falk­ner, que im­pro­vi­só una se­sión de jazz en di­rec­to. “Me ape­te­cía al­go un po­co más ca­ñe­ro pa­ra con­tras­tar”, afir­ma el mo­dis­to, que ase­gu­ra que ca­da tem­po­ra­da intenta mar­car­se re­tos (el de es­ta ha si­do “dar­le un ai­re fres­co” al moi­ré) y tras­pa­sar nue­vos lí­mi­tes: “Si la gen­te pu­die­ra ver­lo pie­za por pie­za... El pa­tro­na­je es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te ca­da vez, son co­lec­cio­nes muy arries­ga­das”. Y con­clu­ye: “Si no, qué abu­rri­do se­ría, ¿no?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.