La fie­bre por­ci­na ame­na­za la die­ta de los chi­nos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La apa­ri­ción de la fie­bre por­ci­na afri­ca­na en Chi­na por pri­me­ra vez en su his­to­ria po­ne en pe­li­gro el qui­zás bien más pre­cia­do pa­ra el país asiá­ti­co: sus cer­dos. Pa­ra Pe­kín es una prio­ri­dad na­cio­nal con­tar con una ofer­ta es­ta­ble de car­ne por­ci­na, ya que es la prin­ci­pal fuen­te de pro­teí­nas de la die­ta de sus ca­si 1.400 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. La po­si­bi­li­dad de que es­ta en­fer­me­dad —que no se trans­mi­te a los hu­ma­nos pe­ro que es letal y muy con­ta­gio­sa en­tre es­tos animales—, mer­me la po­bla­ción de go­rri­nos des­pier­ta los te­mo­res de las au­to­ri­da­des, que tra­tan de con­tro­lar su pro­pa­ga­ción en me­dio de una subida con­si­de­ra­ble de los precios.

Des­de el 3 de agos­to se han re­gis­tra­do más de una de­ce­na de bro­tes de es­ta en­fer­me­dad, cu­yo vi­rus se es­pe­cu­la que pro­ce­de de Ru­sia, en seis pro­vin­cias dis­tin­tas. Unos 40.000 animales han si­do sa­cri­fi­ca­dos y las au­to­ri­da­des han prohi­bi­do el trans­por­te de ga­na­do por­cino vi­vo fue­ra de es­tas zo­nas. Es­te bloqueo lo­gís­ti­co ya ha pro­vo­ca­do os­ci­la­cio­nes en los precios.

“Mien­tras en las zo­nas de crian­za en el no­res­te del país los precios caen por un ex­ce­so de ca­be­zas que no tie­nen sa­li­da, en las re­gio­nes de más con­su­mo del sur la ofer­ta lo­cal no es su­fi­cien­te. Es­ta dis­pa­ri­dad se­gui­rá cre­cien­do mien­tras per­du­ren las me­di­das de con­trol en vi­gor, es de­cir, co­mo mí­ni­mo dos se­ma­nas más y siem­pre que no se re­gis­tren nue­vos bro­tes”, ex­pli­ca Feng Yong­hui, ana­lis­ta de la pá­gi­na es­pe­cia­li­za­da sooz­hu.com. Des­de que se hi­zo pú­bli­co el pri­mer ca­so de pes­te por­ci­na, ha­ce más de un mes, el pre­cio del ki­lo de car­ne de cer­do al por ma­yor ha au­men­ta­do un 9,5%, se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

Chi­na es, con di­fe­ren­cia, el país del mun­do don­de más se con­su­me cer­do. En 2016, se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles de la Agen­cia pa­ra la Ali­men­ta­ción y Agri­cul­tu­ra de la ONU, sa­cri­fi­có más de 707 mi­llo­nes de ca­be­zas, lo que su­pu­so el 48% del to­tal mun­dial y unas seis ve­ces más que EE UU, el se­gun­do pro­duc­tor del pla­ne­ta. La car­ne de es­te ani­mal es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da a la tra­di­ción cu­li­na­ria chi­na: de los 26,1 ki­los de car­ne que ca­da ciu­da­dano co­me de me­dia al año, 19,6 son de cer­do, se­gún la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas del país. Su crian­za do­més­ti­ca se re­mon­ta a mi­les de años atrás; de he­cho, el ca­rác­ter chino que sim­bo­li­za “ca­sa” tie­ne en sus orí­ge­nes un cer­do de­ba­jo de un te­cho. Don­de ha­bía una ca­sa y una fa­mi­lia, tam­bién ha­bía un cer­do.

En oca­sio­nes an­te­rio­res, pro­ble­mas si­mi­la­res han te­ni­do graves con­se­cuen­cias. El bro­te de en­fer­me­dad de la ore­ja azul del año 2007 pro­vo­có un au­men­to del 80% en los precios de es­ta car­ne, lo que subió la in­fla­ción has­ta un pe­li­gro­so 9%. En 2011, la pro­pa­ga­ción del vi­rus de la dia­rrea epi­dé­mi­ca por­ci­na se tra­du­jo en un in­cre­men­to si­mi­lar, de un 60% en el ca­so de la car­ne de cer­do y del 6,5% en el ín­di­ce glo­bal. Am­bos epi­so­dios re­sul­ta­ron en so­no­ras que­jas por par­te los ciu­da­da­nos.

El vi­rus de la fie­bre por­ci­na afri­ca­na ha afec­ta­do de mo­men­to a una can­ti­dad in­sig­ni­fi­can­te de cer­dos te­nien­do en cuen­ta la pro­duc­ción to­tal, pe­ro las au­to­ri­da­des son cons­cien­tes de que las rá­pi­das fluc­tua­cio­nes del pre­cio de es­ta car­ne son po­lí­ti­ca­men­te sen­si­bles. Por es­ta ra­zón, en 2007 Pe­kín pu­so en marcha la úni­ca re­ser­va estratégica na­cio­nal en el mun­do de es­te pro­duc­to, ma­ne­ja­da en­tre el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio y las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les.

Los de­ta­lles so­bre su fun­cio­na­mien­to son es­ca­sos, pe­ro cons­ta que al­ma­ce­na car­ne con­ge­la­da por to­do el país que se re­nue­va ca­da cua­tro me­ses. Fun­cio­na en am­bos sen­ti­dos: li­be­ra par­te de sus re­ser­vas si se con­si­de­ra que los precios son de­ma­sia­do al­tos pa­ra el con­su­mi­dor y com­pra mer­can­cía si son de­ma­sia­do bajos pa­ra con­ten­tar a los gran­je­ros. Los ex­per­tos cal­cu­lan que pue­den guar­dar en­tre 100.000 y 200.000 to­ne­la­das de car­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.