Un bá­va­ro or­gu­llo­so y ciu­da­dano del mun­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Man­fre­dWe­ber pre­su­me de pue­blo. El ele­gi­do por la fa­mi­lia con­ser­va­do­ra eu­ro­pea co­mo ca­be­za de car­tel pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas es un bá­va­ro de li­bro, ca­tó­li­co, or­gu­llo­so de su tie­rra y a la vez ciu­da­dano del mun­do. Bá­va­ro y eu­ro­peo, por ese or­den, re­za el per­fil de Twit­ter de uno de los di­ri­gen­tes más cen­tris­tas de la muy con­ser­va­do­ra Unión Cris­tiano De­mó­cra­ta (CSU).

Los fi­nes de se­ma­na, We­ber vuel­ve a Wil­den­berg, su pe­que­ño pue­blo al es­te de Mú­nich don­de se co­dea con sus 1.500 ve­ci­nos. El res­to del tiem­po lo pa­sa en avio­nes o en los pa­si­llos bru­se­len­ses, que co­no­ce a la per­fec­ción y don­de se ha ga­na­do una repu­tación de la­bo­rio­so ne­go­cia­dor y mu­ñi­dor de con­sen­sos. Es un prag­má­ti­co mo­de­ra­do en una fa­mi­lia po­lí­ti­ca que aho­ra bus­ca su iden­ti­dad, sa­cu­di­da por el avan­ce de los po­pu­lis­mos de de­re­chas.

El víncu­lo de We­ber con sus raí­ces no es nin­gu­na anéc­do­ta. Ha si­do par­te del men­sa­je cen­tral de un can­di­da­to, que en tiem­pos de po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias, de emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos de per­te­nen­cia de­fien­de el arrai­go con lo lo­cal, con la Hei­mat, co­mo par­te de la ecua­ción glo­ba­li­za­do­ra y eu­ro­peís­ta. Le ob­se­sio­na re­co­nec­tar a los ciu­da­da­nos —vi­van en las gran­des ur­bes o más allá de la me­tró­po­lis— con las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

A par­tir de aho­ra, se­gún anun­ció ayer en Helsinki, We­ber va a em­pren­der una gi­ra en bus­ca de esa re­co­ne­xión. “Las pró­xi­mas se­ma­nas es­ta­rán de­di­ca­das a es­cu­char, a en­ten­der lo que ne­ce­si­ta la gen­te”, di­jo a los pe­rio­dis­tas tras su elec­ción. Su co­ne­xión con Ba­vie­ra pa­sa asi­mis­mo por la po­lí­ti­ca, ya que no cie­rra la puer­ta a la po­si­ble pre­si­den­cia de la CSU, don­de tam­bién man­tie­ne una in­ten­sa ac­ti­vi­dad.

We­ber, un po­lí­ti­co sin ex­ce­si­vo ca­ris­ma pe­ro que ga­na bas­tan­te en las dis­tan­cias cor­tas, no tie­ne ex­pe­rien­cia de Go­bierno. Co­no­ce sin em­bar­go al de­di­llo los en­tre­si­jos co­mu­ni­ta­rios. Tran­si­ta los co­rre­do­res del Par­la­men­to Eu­ro­peo des­de 2004 y aho­ra pre­si­de el Gru­po Po­pu­lar Eu­ro­peo en la Eu­ro­cá­ma­ra.

Su es­ti­lo es ama­ble, cer­cano, es un ti­po dia­lo­gan­te, que cae bien, di­cen los que le co­no­cen. Y son mu­chos los que le co­no­cen en el en­tra­ma­do po­lí­ti­co eu­ro­peo, por­que lle­va dos años ha­cien­do cam­pa­ña, pa­teán­do­se los rin­co­nes más re­mo­tos de la Unión Eu­ro­pea y tra­ban­do co­ne­xio­nes con po­lí­ti­cos que el día de ma­ña­na pue­den lle­gar a re­sul­tar de­ci­si­vos pa­ra ca­ta­pul­tar­le a la ci­ma del Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio.

Pe­ro sa­be tam­bién que co­ro­nar la cum­bre no va a ser ta­rea fá­cil en tiem­pos de cam­bio y en los que la ba­ta­lla por el po­der en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas tras las elec­cio­nes de ma­yo se adi­vi­na agi­ta­da. Fue­ra de Bru­se­las y de los pa­si­llos del po­der, es­te po­lí­ti­co bá­va­ro, al que le gus­ta to­car la gui­ta­rra —de jo­ven tu­vo una ban­da, los Pea­nuts— es sin em­bar­go pa­ra la gran ma­yo­ría de los eu­ro­peos un des­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.