El otro éxo­do cen­troa­me­ri­cano

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La ca­ra­va­na

A Juan Gabriel Mai­re­na lo da­ban por muerto. Mai­re­na par­ti­ci­pó en las ba­rri­ca­das que se le­van­ta­ron en San Pe­dro de Ló­va­go y con las que lo­gra­ron de­te­ner a cen­te­na­res de ca­mio­nes de car­ga en el mo­men­to más ál­gi­do de las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga, ini­cia­das el pa­sa­do abril. Pa­ra el man­da­ta­rio, le­van­tar el bloqueo era una prio­ri­dad da­dos los per­jui­cios eco­nó­mi­cos que im­pli­ca­ba pa­ra el país y pa­ra el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca, por lo que a me­dia­dos de ju­lio lan­zó la de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Lim­pie­za.

De­ce­nas de ca­mio­ne­tas car­ga­das con en­ca­pu­cha­dos y ar­ma­men­to de al­to ca­li­bre ata­ca­ron las ba­rri­ca­das. Va­rios tes­ti­gos afirman que hu­bo has­ta 50 muer­tos, pe­ro la ci­fra real no ha si­do pre­ci­sa­da por­que el ré­gi­men no per­mi­tió a las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos vi­si­tar la zo­na, a 190 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, Managua. En­tre los he­ri­dos es­ta­ba Mai­re­na, pe­ro sus com­pa­ñe­ros lo ha­bían da­do por muerto.

Juan Gabriel es her­mano de Me­dar­do Mai­re­na, lí­der del mo­vi­mien­to cam­pe­sino que des­de 2013 se opu­so a la en­tre­ga de una con­ce­sión pa­ra cons­truir un ca­nal in­ter­oceá­ni­co en Ni­ca­ra­gua, que fue en­tre­ga­da a un em­pre­sa­rio chino. Me­dar­do fue de­te­ni­do en ju­nio y es acu­sa­do de te­rro­ris- mo por su par­ti­ci­pa­ción en las pro­tes­tas con­tra Or­te­ga, que co­men­za­ron cuan­do el pre­si­den­te in­ten­tó im­po­ner una re­for­ma de las pen­sio­nes muy im­po­pu­lar y que de­ri­va­ron en una cruen­ta re­pre­sión. El jui­cio en su con­tra es­ta­ba pre­vis­to pa­ra es­ta se­ma­na, pe­ro fue pos­pues­to. Su her­mano Juan Gabriel re­apa­re­ció el pa­sa­do mes en Cos­ta Ri­ca, don­de lo­gró re­fu­giar­se.

Juan Gabriel Mai­re­na for­ma par­te del éxo­do de ni­ca­ra­güen­ses que des­de abril han bus­ca­do re­fu­gio en el país ve­cino por la vio­len­cia que su­fre Ni­ca­ra­gua. Una mi­sión de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos vi­si­tó Cos­ta Ri­ca a me­dia­dos de oc­tu­bre pa­ra co­no­cer su si­tua­ción. En un in­for­me pu­bli­ca­do a ini­cios de no­viem­bre, la CIDH afir­ma­ba que más de 40.000 ni­ca­ra­güen­ses se han re­fu­gia­do en Cos­ta Ri­ca des­de abril, en el peor éxo­do su­fri­do en Cen­troa­mé­ri­ca des­de los años ochen­ta, cuan­do la re­gión es­ta­ba de­san­gra­da por gue­rras ci­vi­les en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras. Luis Var­gas, re­la­tor de la CIDH pa­ra los re­fu­gia­dos, ex­pli­có en San Jo­sé las con­di­cio­nes en las que vi­ven mu­chos de esos mi­gran­tes. “Hay gen­te que es­tá aguan­tan­do ham­bre, no tie­nen vi­vien­da. A pe­sar de los es­fuer­zos que es­tá ha­cien­do el Go­bierno de Cos­ta Ri- ca por tra­tar de pro­cu­rar­les un al­ber­gue, ellos [los mi­gran­tes] di­cen que es­tán vi­vien­do si­tua­cio­nes muy pre­ca­rias”.

Mu­chos ni­ca­ra­güen­ses duer­men en el sue­lo en el Par­que La Mer­ced, de San Jo­sé, la ca­pi­tal cos­ta­rri­cen­se. Otros se re­fu­gian en cha­bo­las en las afue­ras de la ciu­dad, don­de has­ta 14 per­so­nas so­bre­vi­ven en una ca­sa he­cha de lá­mi­nas de zinc y car­to­nes. Otros, co­mo Xa­vi, re­co­rren to­dos los días la ca­pi­tal en bus­ca de un tra­ba­jo. Es­ta jo­ven de 23 años hu­yó de Ji­no­te­pe, una lo­ca­li­dad a 38 ki­ló­me­tros de Managua, don­de se le­van­tó una de las ma­yo­res ba­rri­ca­das de las pro­tes­tas. Mi­li­cias afi­nes al Go­bierno ata­ca­ron es­ta po­bla­ción en ju­nio. El ata­que de­jó, se­gún or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, al me­nos 21 muer­tos. Xa­vi es­ta­ba en un pues­to mé­di­co im­pro­vi­sa­do y lo­gró huir la no­che de la ma­sa­cre por ca­mi­nos ru­ra­les, has­ta cru­zar la fron­te­ra ha­cia Cos­ta Ri­ca. Aquí ha so­li­ci­ta­do re­fu­gio y es­pe­ra po­der con­se­guir un tra­ba­jo es­ta­ble. Los pri­me­ros días en Cos­ta Ri­ca pu­do tra­ba­jar co­mo me­se­ra en un bar, pe­ro el pro­pie­ta­rio la des­pi­dió sin pa- Mien­tras la aten­ción del mun­do es­tá pues­ta en la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que bus­ca lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, las au­to­ri­da­des de Cos­ta Ri­ca se en­fren­tan ca­si en so­li­ta­rio a la cri­sis abier­ta en su país por las de­ce­nas de mi­les de ni­ca­ra­güen­ses que piden re­fu­gio. El Go­bierno del pre­si­den­te Car­los Alvarado ha te­ni­do que ha­cer fren­te al éxo­do en una di­fí­cil si­tua­ción in­ter­na, por la dis­cu­sión de una re­for­ma fis­cal que desató una huel­ga de tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos que pu­so en jaque a su Go­bierno. A pe­sar de ello, las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias han abier­to sus fron­te­ras a los mi­gran­tes de Ni­ca­ra­gua, han es­ta­ble­ci­do al­ber­gues pa­ra re­ci­bir­los y pro­ce­san mi­les de so­li­ci­tu­des de re­fu­gio.

Los ni­ca­ra­güen­ses con­sul­ta­dos en San Jo­sé afirman que no pre­ten­den que­dar­se en Cos­ta Ri­ca, pe­ro tie­nen mie­do de re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua y ser de­te­ni­dos por ha­ber par­ti­ci­pa­do en las ma­ni­fes­ta­cio­nes. El Go­bierno ha en­car­ce­la­do a 400 per­so­nas en el mar­co de las pro­tes­tas, se­gún la CIDH. Piden más pre­sión in­ter­na­cio­nal con­tra el ré­gi­men de Or­te­ga. Juan Gabriel Mai­re­na, el hom­bre que da­ban por muerto en San Pe­dro de Ló­va­go, ase­gu­ra que so­lo re­gre­sa­rá a Ni­ca­ra­gua cuan­do “Da­niel Or­te­ga es­té pre­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.