Un cu­ra he­re­je por de­fen­der al co­lec­ti­vo LGTBI

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El es­pí­ri­tu del ‘apart­heid’

Te­boho Klaas se qui­ta la cha­que­ta, se la po­ne y se la vuel­ve a qui­tar. “Es el es­trés. Nun­ca ha­bía vi­vi­do na­da co­mo es­to”. Ha­ce un mes es­te sa­cer­do­te de la Igle­sia Me­to­dis­ta Epis­co­pal Afri­ca­na fue de­cla­ra­do he­re­je por su de­fen­sa en las redes so­cia­les del co­lec­ti­vo LGTBI y pro­mul­gar por tan­to una vi­sión mu­cho más abier­ta de la Bi­blia. Klaas, de 49 años, se la­men­ta: “No lo pu­sie­ron por es­cri­to, pe­ro en la reunión con el co­mi­té [de efi­cien­cia mi­nis­te­rial] que pre­sen­tó mi ca­so me in­for­ma­ron de que el mo­ti­vo es mi de­fen­sa de la co­mu­ni­dad LGTBI”.

Aun­que el obis­po de su con­gre­ga­ción Paul Ka­wim­be lo nie­ga, Klaas tie­ne prue­bas y una gra­ba­ción de au­dio de su reunión con el co­mi­té en la que se le acha­ca “tra­tar con el LGTBI”. Se­gún el sa­cer­do­te, la co­mi­sión re­li­gio­sa que con­fir­mó su sen­ten­cia fue en­ga­ña­da por el obis­po: “Me han ex­pul­sa­do sin juz­gar­me y sin sa­ber por qué en mi igle­sia me de­cla­ran he­re­je. To­do mi pe­ca­do ha si­do ma­ni­fes­tar pre­gun­tas teo­ló­gi­cas so­bre el pro­ble­ma de la ex­clu­sión de la co­mu­ni­dad LGTBI. No exis­te nin­gu­na ley re­li­gio­sa que lo im­pi­da”.

Su­dá­fri­ca es uno de los paí­ses más avan­za­dos en cuan­to a legislación pro de­re­chos LGTBI. Su Cons­ti­tu­ción —pro­mul­ga­da en 1996, des­pués de la caí­da del apart­heid— fue la pri­me­ra del mun­do en re­cha­zar ex­plí­ci­ta­men­te la dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción se­xual. En 2006, Su­dá­fri­ca se con­vir­tió en el pri­mer país afri­cano en le­ga­li­zar el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca to­do re­sul­ta mu­cho más com­pli­ca­do. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 por Out LGTB Well-being, el 41% de las per­so­nas LGTBI sud­afri­ca­nas co­no­cían a al­guien que fue ase­si­na­do por su orien­ta­ción se­xual o iden­ti­dad de gé­ne­ro. No hay ci­fras ofi­cia­les, sin em­bar­go, por­que la ley del país no dis­tin­gue en­tre los crí­me­nes de odio con­tra la co­mu­ni­dad LGTBI y las vio­la­cio­nes o ase­si­na­tos co­mu­nes.

Las les­bia­nas y las mu­je­res tran­se­xua­les ne­gras son el co­lec­ti­vo más vul­ne­ra­ble: “Ha ha­bi­do mu­chos ase­si­na­tos en los towns­hips —ba­rria­das ne­gras— y no se es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te”, di­ce Mpa­se­ka Steve Let­si­ke, ac­ti­vis­ta y co­pre­si­den­ta del Na­tio­nal Task Team, un or­ga­nis­mo gu­ber­na­men­tal crea­do en 2011 tras la alarma so­cial por los de­li­tos de odio. “Es una ver­güen­za que en 2018 ha­ya igle­sias fun­da­men­ta­lis­tas que dis­cri­mi­nan a los cu­ras que levantan la voz por la in­clu­sión”, di­ce Let­si­ke. “Pe­ro es­te no es el pri­mer ca­so, ha ha­bi­do mu­chos”.

Klaas for­ma par­te de una ge­ne­ra­ción de re­li­gio­sos cris­tia­nos for­ma­dos du­ran­te el apart­heid, jó­ve­nes se­mi­na­ris­tas que vie­ron sus es­tu­dios atra­ve­sa­dos por la lu­cha so­cial: “Cre­cí ex­pues­to a la de­sigual­dad, así que mien­tras es­tu­dia­ba iba a mu­chas pro­tes­tas”. Cuen­ta que el mo­vi­mien­to con­tra la opre­sión ra­cial fue la “gé­ne­sis” de su com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad LGTBI: “Si la Cons­ti­tu­ción fa­vo­re­ce la no dis­cri­mi­na­ción, ¿cuál es el lla­ma­do de las igle­sias que re­cha­zan a las per­so­nas de­bi­do a su iden­ti­dad, gé­ne­ro u orien­ta­ción se­xual?”. Du­ran­te años, Klaas es­tu­vo vin­cu­la­do al Ins­ti­tu­to de Teo­lo­gía Con­tex­tual y di­ri­gió cam­pa­ñas de pre­ven­ción de la vio­len­cia. “Las igle­sias sud­afri­ca­nas fue­ron ca­pa­ces de leer la Bi­blia des­de una pers­pec­ti­va de li­be­ra­ción, ¿por qué aho­ra no exis­te el mis­mo es­pí­ri­tu?”, cues­tio­na.

El 80% de los sud­afri­ca­nos se iden­ti­fi­can co­mo cris­tia­nos, y aun­que en el país exis­ten 65 afi­lia­cio­nes re­li­gio­sas, la ma­yo­ría son dis­tin­tas ra­mas del cris­tia­nis­mo. Du­ran­te el úl­ti­mo año, Igle­sias co­mo la me­to­dis­ta, la an­gli­ca­na o la ho­lan­de­sa es­tán vi­vien­do in­ten­sos de­ba­tes en re­la­ción al co­lec­ti­vo LGTBI. “Se es­tán lle­van­do a ca­bo dis­cu­sio­nes muy se­rias. La na­ción ar­coí­ris de Man­de­la ne­ce­si­ta una igle­sia ar­coí­ris”, di­ce Klaas, que se mues­tra afli­gi­do. “Mi co­mu­ni­dad es­tá des­tro­za­da. Re­ci­bo mu­chos men­sa­jes de apo­yo de mis fie­les, pe­ro el cle­ro se man­tie­ne en el si­len­cio ab­so­lu­to. Me he con­ver­ti­do en un es­tig­ma”.

Klaas no po­drá su­bir al púl­pi­to du­ran­te al me­nos un año, pe­ro se siente con fuer­za pa­ra de­nun­ciar y ape­lar la sen­ten­cia: “El pro­ble­ma de la Igle­sia es que so­lo se mue­ve cuan­do hay cri­sis. Yo he si­do sus­pen­di­do pe­ro mu­chos es­ta­mos lu­chan­do por la di­ver­si­dad que exis­te en las fa­mi­lias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.