El PDeCAT bus­ca re­pro­bar a Fe­li­pe VI en el Con­gre­so

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

s una bro­ma re­cu­rren­te y agra­de­ci­da alu­dir al sa­cri­fi­cio de Ma­ría Dolores de Cos­pe­dal co­mo un des­pi­do en di­fe­ri­do, pe­ro el jue­go de­fi­ne con bas­tan­te pre­ci­sión la ma­tan­za pós­tu­ma que se ha or­ga­ni­za­do en el PP con la mu­ni­ción de las psi­co­fo­nías de Vi­lla­re­jo, con­fi­den­te de la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do y ver­du­go cir­cuns­tan­cial, ac­ci­den­tal, en la fai­da de Gé­no­va 13.

Ha si­do una eje­cu­ción ex­tem­po­rá­nea o tem­po­ri­za­da, se­gún se mi­re, pre­ci­sa­men­te por­que la cri­sis sor­pren­de a Cos­pe­dal cuan­do ya es­tá amortizada po­lí­ti­ca­men­te, y por­que hu­bie­ra la­mi­na­do al PP de ha­ber­se pre­ci­pi­ta­do ha­ce unos me­ses, pe­ro el pro­pio di­fe­ri­mien­to so­bren­tien­de que el ori­gen de la cons­pi­ra­ción hay que bus­car­la den­tro del par­ti­do.

Ima­gi­ne­mos que So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría se ha va­li­do de sus in­for­ma­cio­nes del CNI pa­ra des­ca­rri­lar a su enemi­ga mi­ni­mi­zan­do el im­pac­to en la repu­tación del par­ti­do. Hu­bie­ra si­do no­ci­vo ha­cer­lo en los tiem­pos de ma­ria­nis­mo. Y ha­bría si­do muy sos­pe­cho­so ai­rear las gra­ba­cio­nes com­pro­me­te­do­ras cuan­do pug­na­ban por el car­go pre­si­den­cial.

Su­bes­ti­ma­ron am­bas la sor­pre­sa de Ca­sa­do, cons­tre­ñi­do aho­ra a con­du­cir has­ta el ca­dal­so el es­pec­tro de Cos­pe­dal, por mu­cho que la ex mi­nis­tra de De­fen­sa se mo­vi­li­za­ra a su fa­vor en la fi­nal de las pri­ma­rias.

Se afe­rra­ba Cos­pe­dal al es­ca­ño co­mo su úl­ti­mo es­pa­cio de re­sis­ten­cia y co­mo el sím­bo­lo re­si­dual de su po­der ex­tin­to. Tan­to man­da­ba, tan­to, que ci­ta­ba en su despacho a Vi­lla­re­jo pa­ra or­ga­ni­zar el es­pio­na­je de sus ri­va­les en las PP. Se su­po­ne que a es­pal­das de Ma­riano Ra­joy. Y con la con­ni­ven­cia de los mi­nis­tros de In­te­rior más alle­ga­dos (Fer­nán­dez Díaz, Zoi­do).

La tra­ma fra­tri­ci­da so­bren­tien­de no ya un cho­que sub­ma­rino en­tre Cos­pe­dal y So­ra­ya, sino un con­flic­to en­tre la “pa­ra­po­li­cía” y los ser­vi­cios se­cre­tos a pro­pó­si­to de los in­tere­ses y re­qui­si­tos de las di­vas. Una gue­rra su­cia que aflo­ra años y me­ses des­pués pa­ra neu­tra­li­zar qui­rúr­gi- El PDeCAT lle­va­rá al Con­gre­so de los Dipu­tados una pro­po­si­ción no de ley que pi­de re­pro­bar a Fe­li­pe VI por su dis­cur­so tras el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O y tam­bién apues­ta por la abo­li­ción de la monarquía. Se tra­ta de un tex­to idén­ti­co al que ya se ha so­me­ti­do a vo­ta­ción tan­to en el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na co­mo en Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, a ins­tan­cias de los co­muns. El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ac­tuó le­gal­men­te so­bre la re­so­lu­ción adop­ta­da en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na en la vís­pe­ra del 12 de oc­tu­bre pa­sa­do.

El PDeCAT y el pre­si­den­te ca­ta­lán Quim To­rra ha­bían acor­da­do bus­car ma­ne­ras pa­ra lle­var al Con­gre­so ini­cia­ti­vas re­la­cio­na­das con los gran­des con­sen­sos que, se­gún el Go­vern, hay en Ca­ta­lu­ña: la re­pro­ba­ción a la Monarquía (un 80% de los catalanes la re­cha­za, se­gún una en­cues­ta del Cen­tro de Es­tu­dios de Opi­nión de la Ge­ne­ra­li­tat), el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción y “la re­pre­sión” con­tra el in­de­pen­den­tis­mo.

Des­de el par­ti­do no con­fir­ma­ron si el tex­to ya es­tá re­gis­tra­do o no. El digital El Na­cio­nal, sin em­bar­go, pu­bli­có ayer un tex­to, sin se­llo del re­gis­tro, en el que se ven las fir­mas de la vi­ce­pre­si­den­ta del PDeCAT, Mí­riam No­gue­ras, y del por­ta­voz del gru­po mix­to, Joan Bal­do­ví (Com­pro­mís). No­gue­ras es la ca­be­za vi­si­ble del gru­po del par­ti­do más ali­nea­do con el ex­pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont.

La Me­sa del Con­gre­so ten­drá que de­ci­dir si acep­ta o no la pro­po­si­ción, de cua­tro pun­tos. En uno di­ce que la Cá­ma­ra “re­cha­za y con­de­na el po­si­cio­na­mien­to del rey Fe­li­pe VI y su in­ter­ven­ción en el con­flic­to ca­ta­lán y su jus­ti­fi­ca­ción de la vio­len­cia por par­te de los cuer­pos po­li­cia­les el 1 de oc­tu­bre”. En otro pi­de la abo­li­ción de la monarquía por ser una ins­ti­tu­ción “an­ti­de­mo­crá­ti­ca y ca­du­ca”. ca­men­te a la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral. No de­bía so­por­tar So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría —con­je­tu­ra­mos— que su ma­yor enemi­ga do­més­ti­ca pre­ten­die­ra so­bre­vi­vir al due­lo. Y no ha­ce fal­ta de­ma­sia­da ima­gi­na­ción pa­ra ob­ser­var­la sa­tis­fe­cha con el sa­cri­fi­cio y la so­le­dad de su enemi­ga, en­tre otras ra­zo­nes por­que ella mis­ma, su­po­ne­mos, ha si­do quien lo ha in­du­ci­do con el man­do a dis­tan­cia.

Tras­la­da la ma­tan­za pós­tu­ma un escándalo cu­ya gra­ve­dad se ha con­te­ni­do por la tras­la­ción es­pa­cio-tem­po­ral y por la fal­ta de cre­di­bi­li­dad de Vi­lla­re­jo, aun­que las gra­ba­cio­nes, el es­pio­na­je y el con­tra­es­pio­na­je ubi­can a Ma­riano Ra­joy en la clá­si­ca po­si­ción de la X.

¿Co­no­cía o no co­no­cía lo que su­ce­día en el despacho ale­da­ño? So­lo pue­de con­cluir­se una res­pues­ta afir­ma­ti­va, pe­ro ob­je­ta­rá el ex­pre­si­den­te del Go­bierno que su tra­ba­jo co­mo re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad no le per­mi­te ocu­par­se del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.