Trump res­trin­ge aún más los cri­te­rios de asi­lo an­te el avan­ce de la ca­ra­va­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pe­ti­cio­nes acu­mu­la­das

El de­re­cho al asi­lo, na­ci­do en 1951 de la bar­ba­rie de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­tá ba­jo cre­cien­te pre­sión. La de­ci­sión de EE UU de re­cha­zar las pe­ti­cio­nes de asi­lo de prác­ti­ca­men­te to­do el que en­tre ile­gal­men­te en su te­rri­to­rio es so­lo la úl­ti­ma res­tric­ción al de­re­cho a la pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal de los per­se­gui­dos por su ra­za, na­cio­na­li­dad, re­li­gión... Ac­nur emi­tió un me­di­do co­mu­ni­ca­do en el que re­cal­ca que to­dos los paí- ses, in­clui­do EE UU, “de­ben dar pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal sin obs­truc­ción ni di­la­ción”. Afir­ma que “en un mun­do ideal los so­li­ci­tan­tes de asi­lo de­be­rían cru­zar las fronteras le­gal­men­te”, pe­ro aña­de que “la in­su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de los pues­tos fron­te­ri­zos el sur de EEUU­fuer­za a per­so­nas de­ses­pe­ra­das a cru­zar ile­gal­men­te”.

Mien­tras, di­ver­sas ONG es­pe­cia­li­za­das en asi­lo coin­ci­den en que la de­ci­sión es ile­gal. La Unión Es­ta­dou­ni­den­se pa­ra las Li­ber­ta- des Ci­vi­les (ACLU, por sus si­glas en in­glés), que li­de­ró la lu­cha en los tri­bu­na­les con­tra el ve­to mi­gra­to­rio con el que Trump es­tre­nó su man­da­to, ha re­cal­ca­do que “la le­gis­la­ción es­ta­dou­ni­den­se per­mi­te a los in­di­vi­duos so­li­ci­tar asi­lo es­tén o no en un pues­to de en­tra­da (fron­te­ri­zo). Elu­dir eso por de­cre­to es ile­gal”.

Pa­ra el In­ter­na­cio­nal Res­cue Com­mit­tee (IRC) el cam­bio nor­ma­ti­vo “vio­la la le­gis­la­ción na­cio­nal (de EE UU) e in­ter­na­cio­nal”, ade­más de su­po­ner “un ve­to to­tal a fa­mi­lias vul­ne­ra­bles que hu­yen de la vio­len­cia y per­se­cu­ción en bus­ca de se­gu­ri­dad en EE UU”.

La nue­va nor­ma “vio­la di­rec­ta­men­te el ar­tícu­lo 31 de la Con­ven­ción de los re­fu­gia­dos de 1951, que prohí­be a los Es­ta­dos pe­na­li­zar a los re­fu­gia­dos por en­trar ile­gal­men­te”, di­ceMi­nos Mou­zou­ra­kis, coor­di­na­dor de la ba­se de da­tos so­bre asi­lo del Eu­ro­pean Coun­cil on Re­fu­gees and Exi­les (ECRE). Pe­ro hay pre­ce­den­tes. “Hun­gría de­vuel­ve sis­te­má­ti­ca­men­te a cual­quier so­li­ci­tan­te de asi­lo que en­tra ile­gal­men­te a tra­vés de la va­lla y les obli­ga a en­trar a tra­vés de zo­nas de trán­si­to (le­ga­les) don­de, de nue­vo, son ile­gal­men­te de­te­ni­dos”, ex­pli­ca.

En sus dos pri­me­ros años de man­da­to, Trump se ha es­for­za­do por res­trin­gir el de­re­cho de asi­lo Des­de 2014, las so­li­ci­tu­des de asi­lo en la fron­te­ra se han cua­dru­pli­ca­do, lo que se su­ma a una acu­mu­la­ción de más de 750.000 ca­sos pen­dien­tes en los tri­bu­na­les de in­mi­gra­ción del país. “Nues­tro sis­te­ma de asi­lo es­tá so­bre­car­ga­do con de­ma­sia­das pe­ti­cio­nes in­jus­ti­fi­ca­das de ex­tran­je­ros que su­po­nen una tre­men­da car­ga pa­ra nues­tros re­cur­sos”, se­ña­la­ron la se­cre­ta­ria del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Kirst­jen Niel­sen, y el fis­cal Whi­ta­ker en un co­mu­ni­ca­do con­jun­to. Co­mo al­ter­na­ti­va, los in­mi­gran­tes po­drán so­li­ci­tar otros dos pro­gra­mas me­no­res que ofre­cen mu­chas me­nos pro­ba­bi­li­da­des de per­mi­tir­les per­ma­ne­cer en Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­ce años que el por­cen­ta­je de per­so­nas que ob­tie­ne asi­lo fluc­túa en torno al 20%. Lo que ha in­ten­ta­do Trump des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca es ele­var las exi­gen­cias, pa­ra que me­nos in­mi­gran­tes pasen el pri­mer fil­tro y así po­der de­por­tar­los rá­pi­da­men­te, an­tes de que aca­ben en los tri­bu­na­les. La ci­ta ju­di­cial pa­ra re­vi­sar el ca­so pue­de tar­dar has­ta un año. Trump de­fien­de que las la­gu­nas le­ga­les per­mi­ten que mu­chos in­mi­gran­tes no acu­dan a la vis­ta y se que­den a vi­vir de for­ma irre­gu­lar.

En el pri­mer se­mes­tre del año fue­ron des­es­ti­ma­das el do­ble de pe­ti­cio­nes que en los úl­ti­mos seis me­ses de 2017. Los tri­bu­na­les de­ter­mi­na­ron que so­lo un 14,7% su­pe­ra­ba el um­bral de “mie­do creí­ble”, se­gún cifras ofi­cia­les ob­te­ni­das por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa. Así se de­no­mi­na a la pri­me­ra eta­pa en la pe­ti­ción, cuan­do las au­to­ri­da­des en­tre­vis­tan al so­li­ci­tan­te pa­ra de­ter­mi­nar si tie­ne “mie­do creí­ble de per­se­cu­ción”. y li­mi­tar la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, un pun­tal cla­ve de la for­ma­ción del país que pre­si­de es­te des­cen­dien­te de ale­ma­nes. Ade­más de im­po­ner un ve­to mi­gra­to­rio a los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na (ava­la­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo), es­ta Ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na ha ido acep­tan­do ca­da año me­nos re­fu­gia­dos —ca­si 79.000 en 2016, ca­si 25.000 en 2017, se­gún Ac­nur— y ha ido re­du­cien­do la cuo­ta anual. En sep­tiem­bre anun­ció que re­du­ci­ría a 30.000 el má­xi­mo de los ad­mi­ti­dos pa­ra el pró­xi­mo año des­de ter­ce­ros paí­ses. Es el um­bral más ba­jo im­pues­to por Wa­shing­ton des­de 1980 y su­po­ne un gran re­cor­te res­pec­to al lí­mi­te de 45.000 pa­ra el año en cur­so. EE UU ha si­do his­tó­ri­ca­men­te, jun­to a Ca­na­dá, Aus­tra­lia o Reino Uni­do, uno de los paí­ses más ge­ne­ro­sos con los re­fu­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.