Bol­so­na­ro lan­za la ba­ta­lla pa­ra “desideo­lo­gi­zar” la Edu­ca­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­vi­sar la dic­ta­du­ra

“Du­ran­te mu­cho tiem­po nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de en­se­ñan­za fue­ron to­ma­das por ideo­lo­gías no­ci­vas, por la in­ver­sión de los va­lo­res y por per­so­nas que odian nues­tros co­lo­res e himno”, es­cri­bió el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro días des­pués de ser ele­gi­do pre­si­den­te de Bra­sil, el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre. La de­cla­ra­ción en Twit­ter vino acom­pa­ña­da de su apo­yo ex­plí­ci­to a un me­ca­nis­mo de vi­gi­lan­cia ideo­ló­gi­ca, co­no­ci­do co­mo Es­cue­la sin par­ti­do, en el que los alum­nos fil­man a sus pro­fe­so­res pa­ra de­nun­ciar el su­pues­to “adoc­tri­na­mien­to iz­quier­dis­ta” y la “se­xua­li­za­ción” de los ni­ños en las au­las que, se­gún el pre­si­den­te elec­to y sus se­gui­do­res, im­ple­men­tó el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res du­ran­te sus Go­bier­nos (2003-2016). Es­ta prác­ti­ca ha lle­ga­do con el mis­mo nom­bre al Par­la­men­to en for­ma de un pro­yec­to de ley pa­ra ve­tar el uso en las au­las de la pa­la­bra “gé­ne­ro” y la ex­pre­sión “orien­ta­ción se­xual”, en­tre otras co­sas.

“Ese te­ma no es so­lo del Par­la­men­to. Es un te­ma de Bra­sil”, afir­ma el dipu­tado Mar­cos Ro­gé­rio, que pre­si­de la co­mi­sión es­pe­cial de la Cá­ma­ra de Dipu­tados en la que es­tá pre­vis­to que se dis­cu­ta el pro­yec­to.

En el sur de Bra­sil, la dipu­tada elec­ta por el Es­ta­do de San­ta Ca­ta­ri­na, Ana Ca­ro­li­ne Cam­pag­no­lo, del mis­mo par­ti­do de Bol­so­na­ro (PSL), creó un día des­pués de los co­mi­cios un ca­nal pa­ra que los alum­nos de­nun­cien, de for­ma anó­ni­ma, a los edu­ca­do­res que ha­gan “ma­ni­fes­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas” con crí­ti­cas al man­da­ta­rio elec­to. Se tra­ta de se­ña­les inequí­vo­cas de que la edu­ca­ción se­rá una trin­che­ra es­tra­té­gi­ca del nue­vo Go­bierno, den­tro de la ofen­si­va con­ser­va­do­ra que ha im­pul­sa­do su vic­to­ria en las ur­nas.

La fis­ca­lía lo­cal ha prohi­bi­do la ini­cia­ti­va de Cam­pag­no­lo y los jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma ya se han ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te con­tra los prin­ci­pios de Es­cue­la sin par­ti­do. Pe­ro los fre­nos le­ga­les pue­den no ser suficientes pa­ra con­te­ner los efec­tos de una ba­ta­lla que aun­que, se ha in­ten­si­fi­ca­do aho­ra, ya es­ta­ba ins­ta­la­da des­de ha­ce un par de años de la mano de gru­pos con­ser­va­do­res, prin­ci­pal­men­te los evan­gé­li­cos.

En la ciu­dad de For­ta­le­za, en el no­res­te del país, el pro­fe­sor de His­to­ria Jam Sil­va San­tos fue acu­sa­do ha­ce dos se­ma­nas de “adoc­tri­na­mien­to” des­pués de ex­hi­bir an­te sus es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria en un co­le­gio pri­va­do de cla­se me­dia-al­ta la pe­lí­cu­la Ba­tis­mo de San­gue (Bau­tis­mo de San­gre), ba­sa­da en un li­bro del re­li­gio­so e in­te­lec­tual iz­quier­dis­ta Frei Bet­to so­bre la dic­ta­du­ra bra­si­le­ña (1964-1985). Un alumno gra­bó una par­te de la pe­lí­cu­la y fue di­fun­di­da en las re­des so­cia­les, don­de el pro­fe­sor fue du­ra­men­te ata­ca­do por su­pues­ta­men­te ha­cer una crí­ti­ca ve­la­da a Bol­so­na­ro, de­fen­sor de­cla­ra­do del ré­gi­men mi­li­tar. San­tos ex­hi­be la pe­lí­cu­la en sus au­las des­de ha­ce cin­co años y nun­ca ha­bía te­ni­do pro­ble­mas.

Se­gún el Sin­di­ca­to de Pro­fe­so­res de Cea­rá, las de­nun­cias por su­pues­to “adoc­tri­na­mien­to ideo­ló­gi­co” han au­men­ta­do en ese Es­ta­do en 2018. Des­de enero, al me­nos seis pro­fe­so­res han si­do blan­co de de­nun­cias en las re­des so­cia­les. En uno de es­tos ca­sos, una dis­cu­sión en­tre un alumno bol­so­na­ris­ta y Eu­cli­des de Agre­la, pro­fe­sor de His­to­ria y So­cio­lo­gía de una es­cue­la es­ta­tal de For­ta­le­za, fue fil­ma­da y re­pli­ca­da en pá­gi­nas de apo­yo a Bol­so­na­ro, que vin­cu­la­ron la pe­lea a la afi­lia­ción del pro­fe­sor al par­ti­do iz­quier­dis­ta PSOL. “Tu­ve que sa­lir de ca­sa por al­gu­nos días. [Vi­ví] un cli­ma de te­rror”, con­tó Agre­la, que ha re­ci­bi­do ame­na­zas de muer­te por el ví­deo.

El vi­ce­pre­si­den­te del sin­di­ca­to de do­cen­tes, Fran­cis­co Re­gi­nal­do Pin­hei­ro, afir­ma que la en­ti­dad ha crea­do un ca­nal pa­ra pres­tar apo­yo a edu­ca­do­res víc­ti­mas de in­ti­mi­da­ción en las es­cue­las. “De­fen­de­mos la li­ber­tad de en­se­ñan­za. Exis­ten es­pa­cios ade­cua­dos pa­ra de­jar cons­tan­cia de las que­jas de pa­dres y alum­nos. Ex­po­ner al pro­fe­sor en las re­des so­cia­les es pe­li­gro­so”, di­ce Pin­hei­ro. alumno en ese mo­de­lo tri­pli­ca al de la es­cue­la pú­bli­ca. Ade­más de la in­ver­sión, los re­sul­ta­dos de los co­le­gios mi­li­ta­res sue­len es­tar in­fla­dos por­que se­lec­cio­nan a los es­tu­dian­tes.

Cum­plir la pro­me­sa ten­dría po­co im­pac­to en el con­tex­to de los pro­ble­mas com­ple­jos de la edu­ca­ción na­cio­nal. “Bra­sil tie­ne más de 40 mi­llo­nes de alum­nos y ca­re­ce de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra re­sol­ver las di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so y per­ma­nen­cia en las es­cue­las, es­pe­cial­men­te en­tre la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble. Los co­le­gios mi­li­ta­res aca­ban be­ne­fi­cian­do a los es­tu­dian­tes de me­jor con­di­ción”, afir­ma An­na He­le­na Al­ten­fel­der, pre­si­den­te del Cen­tro de Es­tu­dios y Pes­qui­sas en Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y Ac­ción Co­mu­ni­ta­ria (Cen­pec). Sou­to tam­bién pre­di­ca una re­vi­sión del pe­rio­do dic­ta­to­rial en las cla­ses de His­to­ria y exi­ge que se cuen­te “la ver­dad” so­bre el ré­gi­men. “Per­ci­ben cual­quier pensamiento di­fe­ren­te del de ellos co­mo un ries­go que de­be ser com­ba­ti­do con dis­ci­pli­na y re­pre­sión. Y, al com­ba­tir una po­si­ble ideo­lo­gía con la im­po­si­ción de sus creen­cias, aca­ban ca­yen­do en la con­tra­dic­ción de pro­mo­ver adoc­tri­na­mien­to al re­vés. Es un re­tro­ce­so”, cri­ti­ca Luiz Car­los de Frei­tas, in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor ju­bi­la­do de la Uni­ver­si­dad de Cam­pi­nas. Al con­tra­rio del ma­te­rial di­dác­ti­co que usan los co­le­gios mi­li­ta­res en Bra­sil, que se re­fie­ren al gol­pe co­mo “re­vo­lu­ción de 1964”, los li­bros de­lMi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de­fi­nen el ré­gi­men co­mo una dic­ta­du­ra.

Pre­vi­si­ble­men­te, cuan­do in­ten­te im­ple­men­tar su plan edu­ca­ti­vo, Bol­so­na­ro cho­ca­rá el pró­xi­mo año con el Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción, un ór­gano in­de­pen­dien­te que acom­pa­ña las de­ci­sio­nes del Mi­nis­te­rio. Co­mo los man­da­tos de los con­se­je­ros fue­ron re­no­va­dos por el ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, Bol­so­na­ro ten­dría que es­pe­rar al me­nos dos años pa­ra cam­biar par­te del ór­gano di­rec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.