El desafío de re­cu­pe­rar la con­fian­za en la de­mo­cra­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La opi­nión pú­bli­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na es ca­da vez más es­cép­ti­ca y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta hos­til con los va­lo­res de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Es­to se es­tá vien­do en el au­ge de mo­vi­mien­tos y par­ti­dos po­pu­lis­tas en las úl­ti­mas elec­cio­nes en paí­ses co­mo Bra­sil, Mé­xi­co o Pe­rú. An­te es­ta si­tua­ción, la so­cie­dad ci­vil de­be dar un pa­so ade­lan­te y bus­car so­lu­cio­nes, por­que lo que es­tá en jue­go es el pro­gre­so so­cial y eco­nó­mi­co que, en las úl­ti­mas dé­ca­das, ha cam­bia­do a me­jor de for­ma de­ci­si­va la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el con­ti­nen­te. Es­te ha si­do el prin­ci­pal te­ma de de­ba­te en la pri­me­ra de las dos jor­na­das de la 19ª edi­ción del Fo­ro Ibe­roa­mé­ri­ca, abier­to ayer en Ma­drid con un dis­cur­so del pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez.

La úl­ti­ma edi­ción del La­ti­no­ba­ró­me­tro, pu­bli­ca­da ayer, in­di­ca que so­lo un 48% de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos con­si­de­ra que la de­mo­cra­cia es la for­ma pre­fe­ri­ble de Go­bierno, la peor cifra des­de 2001 y que igua­la la peor mar­ca des­de que hay son­deos. “Hay una cri­sis de go­ber­nan­za en la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va”, apun­ta­ba el ex­pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Fe­li­pe Gon­zá­lez. “Es­ta­mos a un tris de per­der lo que tan­to nos ha cos­ta­do”, se­ña­ló Ri­car­do Lagos, que fue pre­si­den­te de Chi­le en­tre 2000 y 2006. “Hay una cre­cien­te des­con­fian­za ha­cia la po­lí­ti­ca que con­si­de­ra­mos tre­men­da­men­te pe­li­gro­sa”, aña­dió Mar­ta Lui­sa Ra­mí­rez, vi­ce­pre­si­den­ta de Co­lom­bia.

¿A qué se de­be es­te des­cré­di­to? La inseguridad, la co­rrup­ción y las cri­sis eco­nó­mi­cas son fac­to­res que pue­den te­ner su in­fluen­cia, pe­ro, pa­ra el so­ció­lo­go y ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, hay ex­pli­ca­cio­nes más es­truc­tu­ra­les. “Nos es­ta­mos des­pla­zan­do de una vie­ja a una nue­va so­cie­dad y las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas no sa­ben a qué ate­ner­se”, apun­tó Car­do­so, que ade­más es co­pre­si­den­te del Fo­ro, un even­to pa­tro­ci­na­do por em­pre­sas es­pa­ño­las con pre­sen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na, en­tre ellas PRI­SA, so­cie­dad edi­to­ra de EL PAÍS. “Hay que con­si­de­rar el im­pac­to de la glo­ba­li­za­ción y la su­pra­na­cio­na­li­dad”, in­di­có Fe­li­pe Gon­zá­lez. “La per­cep­ción es que hay po­de­res que no se con­tro­lan”.

“El ciu­da­dano elec­tor se ha con­ver­ti­do en una in­cóg­ni­ta”, se­ña­ló el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res es­pa­ñol, Jo­sep Bo­rrell. “De la di­vi­sión en­tre iz­quier­da y de­re­cha, a la que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos, nos he­mos pa­sa­do a otras bre­chas, co­mo, por ejem­plo, la que hay en­tre cos­mo­po­li­tas y se­den­ta­rios, y otras, cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas”. El pe­so re­li­gio­so, el “nue­vo cle­ri­ca­lis­mo”, en pa­la­bras del ex­pre­si­den­te uru­gua­yo Ju­lioMa­ría San­gui­net­ti, es fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der al­gu­nos o es­tu­vo muy acer­ta­da Me­la­nia Trump en su vi­si­ta a Ke­nia en oc­tu­bre al co­ro­nar su atuen­do de ex­plo­ra­do­ra con un sa­la­cot. Po­si­ble­men­te, la pri­me­ra da­ma de EE UU no sa­bía que ese som­bre­ro fue el pre­fe­ri­do de los ex­plo­ra­do­res en Áfri­ca, an­tes de convertirse en sím­bo­lo de opre­sión. En Eu­ro­pa, sin em­bar­go, con­ser­va­mos un ves­ti­gio co­lo­nial más im­por­tan­te que sue­le pa­sar inad­ver­ti­do pa­ra los me­dios in­ter­na­cio­na­les: el fran­co CFA, la úl­ti­ma di­vi­sa co­lo­nial. Des­de 1945, Fran­cia tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la mo­ne­da que usan 155 mi­llo­nes de per­so­nas.

Tras los acuer­dos de Bret­ton Woods se es­ta­ble­ció que el fran­co CFA se­ría la mo­ne­da co­mún de 14 paí­ses sub­saha­ria­nos (Be­nin, Bur­ki­na Fa­so, Cos­ta de Mar­fil, Gui­nea Bis­sau, Ma­lí, Ní­ger, Se­ne­gal, To­go, Gui­nea Ecua­to­rial, Ga­bón, Ca­me­rún, Re­pú­bli­ca del Con­go, Chad y Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na) y de las Is­las Co­mo­res. Pri­me­ro li­ga­do al fran­co fran­cés, hoy el CFA man­tie­ne la pa­ri­dad con el eu­ro (1 eu­ro equi­va­le a 655 fran­cos CFA). Es­to le da una es­ta­bi­li­dad que no tie­nen otras di­vi­sas ve­ci­nas: su con­ver­ti­bi­li­dad la ga­ran­ti­za el Es­ta­do fran­cés (no la Unión Eu­ro­pea); la in­fla­ción se man­tie­ne a ra­ya. A cam­bio, esos 15 te­rri­to­rios tie­nen la obli­ga­ción de de­po­si­tar la mi­tad de sus re­ser­vas en el Te­so­ro ga­lo.

Na­tu­ral­men­te, en Áfri­ca exis­ten po­si­cio­nes dis­pa­res so­bre lo que sim­bo­li­za esa­mo­ne­da que ni si­quie­ra se im­pri­me allí, sino en la Au­ver­nia, en pleno cen­tro de Fran­cia. Sus ma­yo­res de­trac­to­res lo lla­man “na­zis­mo mo­ne­ta­rio”. Acu­san a los go­ber­nan­tes afri­ca­nos de ser­vi­les; de ser me­ras éli­tes mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Otro fac­tor que se se­ña­la­ba ayer co­mo una de las cau­sas de es­ta des­con­fian­za es el au­ge de las re­des so­cia­les, una teo­ría re­for­za­da por la vic­to­ria en Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro, un can­di­da­to que, du­ran­te la cam­pa­ña, tu­vo es­ca­sos se­gun­dos de tiem­po le­gal en te­le­vi­sión, pe­ro que lle­gó a las elec­cio­nes con 20 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Fa­ce­book. “He­mos de­ja­do de com­par­tir uni­ver­so po­lí­ti­co”, apun­tó Bo­rrell. “La gen­te pue­de te­ner una idea sin nin­gún con­tac­to con la reali­dad”.

Pe­ro el pa­pel po­si­ti­vo de las re­des no pue­de des­car­tar­se. “Las ex­trac­ti­vas que no quie­ren des­li­gar­se de la me­tró­po­li pa­ra ama­sar di­ne­ro y po­der com­prar­se pi­sos en Pa­rís gra­cias a la li­bre con­ver­ti­bi­li­dad y la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les. El ve­rano pa­sa­do diez ra­pe­ros de sie­te paí­ses se unie­ron pa­ra can­tar en in­glés, en fran­cés, en wo­lof y en bam­ba­ra Sie­te mi­nu­tos con­tra CFA. El ví­deo ha si­do un éxi­to en In­ter­net. El eco­no­mis­ta to­go­lés Ka­ko Nu­buk­po cree que es el mo­men­to de crear una di­vi­sa afri­ca­na y de­jar atrás “la de pa­pá”. El se­ne­ga­lés Ab­dou­la­ye Ndia­ye pien­sa que ha pro­mo­vi­do la es­ta­bi­li­dad pe­ro ne­ce­si­ta un re­plan­tea­mien­to pa­ra dar­le más so­be­ra­nía­mo­ne­ta­ria a los Es­ta­dos afri­ca­nos.

Las em­pre­sas fran­ce­sas en zo­na CFA pue­den re­pa­triar li­bre­men­te su di­ne­ro. Pe­ro esa con­ver­ti­bi­li­dad no se re­fie­re a los in­ter­cam­bios en­tre las tres zo­nas del sis­te- La nue­va eco­no­mía ya es­tá dan­do un vuel­co al pla­ne­ta. “La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca no es al­go in­cier­to; to­do lo con­tra­rio, es al­go cier­to”, di­jo Fe­li­pe Gon­zá­lez. “Lo in­cier­to es có­mo se va a go­ber­nar”. “Da­do que la tec­no­lo­gía va a ve­nir, no hay que cen­trar­se en la tec­no­lo­gía sino en el hu­ma­nis­mo”, apun­tó el pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez-Pa­lle­te. En ese sen­ti­do, la edu­ca­ción es cla­ve. Y de­be mo­der­ni­zar­se. “Lo que uno es­tu­dia hoy ape­nas re­pre­sen­ta un 30% de lo que uno ne­ce­si­ta pa­ra to­da su ca­rre­ra ”, se­ña­ló la se­cre­ta­ria ge­ne­ral Ibe­roa­me­ri­ca­na, Re­be­ca Gryns­pan. re­des so­cia­les son un re­fle­jo de una gen­te que quie­re par­ti­ci­par”, con­si­de­ró Ra­mí­rez. “Ha­cen fal­ta nue­vas ins­ti­tu­cio­nes, tan­to pa­ra es­cu­char co­mo pa­ra ser es­cu­cha­dos”, in­di­có Lagos. Y las re­des no son el úni­co desafío; ni si­quie­ra el más im­por­tan­te. El cam­bio cli­má­ti­co es el ma­yor re­to de la Hu­ma­ni­dad pa­ra es­te si­glo. “El mun­do no ha en­ten­di­do lo su­fi­cien­te el pe­li­gro que re­pre­sen­ta”, apun­tó el ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia, Jo­sé Ma­nuel San­tos. “Si du­ran­te el si­glo XX la ren­ta por ha­bi­tan­te fue la me­di­da de la pros­pe­ri­dad de un país, en los pró­xi­mos 20 o 30 años la me­di­da va a ser cuán­tos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro se emi­te pa­ra lo­grar esa ren­ta”, se­ña­ló Lagos.

Y en es­te en­torno, la re­la­ción en­tre Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na se vuel­ve im­por­tan­tí­si­ma. “La in­te­gra­ción eu­ro­pea fue un gran ejem­plo pa­ra no­so­tros”, se­ña­ló Lagos. “Te­ne­mos un es­pa­cio de co­nec­ti­vi­dad”. Un es­pa­cio de co­nec­ti­vi­dad que Pe­dro Sán­chez se­ña­ló co­mo una de las prio­ri­da­des de su Eje­cu­ti­vo. “Es­pa­ña te­nía que vol­ver”, con­si­de­ró el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol. “Sa­le de los víncu­los, yo di­ría emo­cio­na­les, que te­ne­mos”. ma CFA. Es de­cir, que se fa­ci­li­ta la in­ver­sión fran­ce­sa en Áfri­ca, la re­pa­tria­ción de ca­pi­tal y la im­por­ta­ción de ma­te­rias pri­mas por par­te de Fran­cia, pe­ro se blo­quea el co­mer­cio in­ter­afri­cano.

En Fran­cia es un de­ba­te re­cu­rren­te: a ca­da pre­si­den­te que lle­ga al Elí­seo se le pre­gun­ta por el CFA. Re­co­no­cen que es un ves­ti­gio co­lo­nial, pe­ro ale­gan que los go­bier­nos afri­ca­nos lo quie­ren. Em­ma­nuel Ma­cron ha di­cho que Fran­cia apo­ya­rá lo que eli­jan los di­ri­gen­tes afri­ca­nos. Ni­co­las Sar­kozy di­rec­ta­men­te afir­mó que era im­pen­sa­ble ter­mi­nar con el CFA por la sa­lud de las eco­no­mías afri­ca­nas y por­que des­en­ca­de­na­ría una ca­tás­tro­fe pa­ra el Te­so­ro ga­lo. “Po­dría lle­var a Fran­cia al pues­to nú­me­ro 20 de las eco­no­mías del mun­do”, di­jo. Es un cor­dón um­bi­li­cal de unos 17.000 mi­llo­nes de eu­ros en re­ser­vas del Te­so­ro fran­cés. Qui­zás, co­mo se­ña­ló el pre­si­den­te de Chad, Idriss Déby, en una de las po­cas crí­ti­cas de un di­ri­gen­te lo­cal, ese di­ne­ro se­ría más útil en Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.